Ocurrió hace un año cuando Prefectura Naval Argentina ingresó a la comunidad mapuche y reprimió en la zona del Lago Mascardi.
Tamaño letra:

Ayer se cumplió exactamente un año del crimen de Rafael Nahuel en manos del grupo Albatros de la Prefectura Naval Argentina cuyos efectivos habían ingresado por orden del juez Gustavo Villanueva a la comunidad mapuche Lof Lafken Winkul Mapu, en la zona del Lago Mascardi.


‘Rafa fue fusilado por la espalda por la Prefectura Naval Argentina durante la brutal represión a Lof Lafken Winkul Mapu en lago Mascardi‘, expresaron en un comunicado de la Multisectorial bariloche.


‘El grupo Albatros como El Jungla en Chile con las mismas prácticas asesinas contra el pueblo mapuche. Aquí y allá. El juez federal Villanueva no dictaminó detener a Pintos y aún hoy continúa en libertad. Pero sí en cambio dispuso la orden de captura para los compañeros que atendieron a Rafita mortalmente herido y lo bajaron de la montaña‘, expresaron de la agrupación.


‘Cosas que pasan en esta justicia tan injusta. Una ‘justicia‘ en la que el juez persigue a las víctimas y protege a los victimarios. Una ‘justicia‘ en la que una fiscal, la fiscal Litle, dicta disposiciones por las que puede de manera absolutamente arbitraria y caprichosa amenazar a las madres de la comunidad con encarcelarlas y quitarles sus hijxs‘, detallaron en el mismo comunicado.


Desde la CTA Autónoma también se exigió justicia y se remarcó: ‘El feroz y violento accionar de las fuerzas represivas que terminaron con la vida de Rafael Nahuel constituyen hasta ahora la única respuesta que vienen desplegando las fuerzas de seguridad a cargo de la ministra Patricia Bullrich a los conflictos por la recuperación de territorios ancestrales de los pueblos originarios, y cada vez que el pueblo demanda condiciones para una vida digna‘.


Desde la Central se repudió el accionar del Juez Federal subrogante de Bariloche, Gustavo Villanueva, ‘quien pidió una nueva pericia sobre la bala que mató a Rafael Nahuel. A pedido de los uniformados, el magistrado pone en duda el resultado de la pericia realizada por expertos, la cual determinó que la bala que mató a Nahuel salió del subfusil MP5 del Cabo Primero Pintos‘.


‘Hasta ahora la Justicia, lejos de perseguir a los culpables, se ha encargado de proteger a los implicados. Es así que a un año del crimen impune, la CTA exige cárcel y castigo para los responsables materiales e intelectuales del fusilamiento‘, cierra un comunicado de la CTA.

Comentarios

Video del día