Si hay algo que faltó en estos pocos días del mes de enero, son los días de calor, para poder observar en sus extensas playas la multitud de veraneantes que realzan las características del balneario.
Tamaño letra:

Por Silvano Eric Rosso

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Acercándose la culminación de la primera quincena del mes de enero, la temporada de verano en el balneario El Cóndor muestra un esperado nivel de ocupación de sus distintas plazas de alojamiento, y expectativas para que antes del 15, se logre la ocupación total.


Pero si hay algo que faltó en estos pocos días del mes de enero, son los días de calor, para poder observar en sus extensas playas la multitud de veraneantes que realzan las características del balneario.


Sin embargo, las previsiones que desde las áreas turísticas mantenían en la previa a la temporada, se fueron cumpliendo.


Ejemplo de ello es que las plazas hoteleras se mantienen en una ocupación que oscila entre el 65 y el 80 por ciento, con recambios permanentes a partir de un comportamiento general que indica que un alto porcentaje de los visitantes, suele pernoctar tan solo un par de noches en el balneario para seguir viaje a otros centros turísticos de mayor infraestructura del sur del país.


Siguen siendo turistas provenientes de Capital Federal y Gran Buenos Aires quienes más eligen a El Cóndor, no como lugar final de destino, sino como parte de un viaje que incluye otros destinos patagónicos.

 

Por más contradictorio que sea, la aplicabilidad de la crisis al éxito de la temporada es un hecho, y en El Cóndor es un fenómeno que se reitera desde hace tiempo

Las casas de alojamientos dispuestas para los turistas suelen no ser parte de las estadísticas, pero el listado oficial muestra que han sido muy requeridas, a punto tal de presentar un alto nivel de ocupación, y con vacantes aun para las próximas semanas.


Y otro dato a tener en cuenta son los camping, que en la actualidad presentan un aceptable nivel de ocupación y con varias plazas a disposición para ocuparse en los subsiguientes días.


De todas formas, y con números muy recientes que impiden hacer balances aun, esta temporada presenta menor movimiento en estos días que los registrados en la primera quincena del mes de enero de 2018, movimiento que para nada afecta los objetivos planteados.


Es más: si hay un objetivo en el corto plazo es lograr este fin de semana que está en marcha, el total de la ocupación de las plazas dispuestas, y mantener durante la semana que viene un alto nivel de visitantes, más hacia el viernes que es cuando empieza el movimiento fuerte de la Fiesta nacional del Mar y el Acampante.


Fenómeno que va cambiando
Desde hace un par de años, El Cóndor se presenta muy activo en temporada de verano: la situación de crisis económica que afrontan gran cantidad de vecinos de la ciudad, hace que el destino predilecto para el descanso sea su propio entorno.


Pero es más: la misma crisis que padecen otros ciudadanos que acostumbraban a veranear en costas más destacadas por su infraestructura, ahora lo hacen en balnearios en vías del desarrollo, como la villa marítima apenas 30 kilómetros distante de la capital de los rionegrinos.

 


Sin dudas, una oportunidad única para mostrar encantos que no se reducen solamente a las playas y a la recreación en el agua, sino a muchas otras ofertas que forman parte de las propuestas para esta temporada.


Otro fenómeno que va cambiando, es la aplicabilidad de las estadísticas.


Por más que las mediciones sean quincenales, lo que aplica El Cóndor, al igual que otros destinos turísticos de Argentina, es que ya no se puede hablar de quincena, porque son cada vez más usuales las escapadas de fin de semana o máximo siete días.


El resto

En el análisis general no pueden quedar afuera el resto de los poblados costeros que han sido anexados al ejido de la ciudad de Viedma, principalmente La Lobería y Bahía Creek.


En estos pocos días del mes de enero, las visitas han sido asiduas, pero tal vez no como se lo esperaba.


El tiempo ha hecho de las suyas.


Las jornadas ventosas que se han registrado en estos pocos días del año 2019, han generado que mucha arena se depositara sobre el Camino de la Costa, a punto tal de dificultar el paso hacia otros lugares encantadores que los lugareños conocen bien, tal es el caso de Pozo Salado o Calera de los Loros.


Respecto a La Lobería, se espera el repunte a partir de este lunes, momento en que quedará habilitado el Centro de interpretación de Punta Bermeja, donde es observable una de las colonias de lobos marinos más grande del mundo.


Además, este lunes se inaugurarán las obras en el camping, permitiendo un centro de alojamiento para turistas que deseen hallar en la costa una tranquilidad aun mayor.
 

Comentarios

Video del día