Este domingo, cientos de viedmenses y turistas visitaron la villa marítima. Retomar a la ciudad fue una odisea.
Tamaño letra:


Las agradables temperaturas que coincidieron con el descanso dominical de ayer, hicieron que cientos de personas arribaran al balneario El Cóndor para disfrutar de la playa.


La Playa Central, la más escogida para pasar el día en la villa marítima, se vio repleta de sombrillas al son de los niños que jugaban en la arena y los adultos con sus mates en las reposeras.


Con una temperatura de 22 grados centigrados adentro del mar, muchos se animaron a pegarse un chapuzón, mientras que otros deleitaron el paisaje desde afuera.


Con la caída del sol, volver fue una odisea para los automovilistas, ya que el tránsito fue a paso de hombre entre la salida y la Caminera y se generó un importante embotellamiento.

Comentarios

Video del día