La estatua que recuerda al “Enfermero santo de la Patagonia” se levantaba en esa esquina desde 1956, apenas cinco años después del fallecimiento de Don Zatti.
Tamaño letra:

Con un emotivo y esperado acto, quedó ayer formalmente inaugurada la restauración realizada sobre el monumento a Artémides Zatti, que luce en la histórica esquina de Rivadavia y Guido desde hace más de 60 años, en el hospital que con absoluta justicia lleva su nombre.


El acto coincidió con los festejos de un nuevo aniversario de la localidad de Viedma, ciudad que durante décadas recorrió a pie y en bicicleta el enfermero santo de la Patagonia, llevando salud a quienes lo necesitaban y una palabra de ánimo.


Don Zatti falleció en 1951 y a los pocos años, se erigió el monumento en la esquina del nuevo hospital, inaugurado apenas unos años antes de su partida.


Desde entonces allí se mantuvo, y por iniciativa del periodista Carlos Espinosa, aceptada por el vicegobernador Pedro Pesatti, comenzaron las gestiones para su puesta en valor.


Del acto ayer participaron el vicegobernador Pesatti y el periodista Espinosa, además del intendente José Luis Foulkes y varias de las autoridades nacionales, provinciales y municipales. También miembros históricos de la Cooperadora del Hospital y admiradores del beato de la Patagonia.

 

El monumento
La estatua que recuerda al “Enfermero santo de la Patagonia” se levantaba en esa esquina desde 1956, apenas cinco años después del fallecimiento de Don Zatti.


Ese monumento fue inaugurado frente al hospital viedmense el 19 de mayo de 1956, y es una obra del escultor argentino Luis Perlotti.


El objetivo en 2016 era recuperar esas tres piezas de la escultura, para darle mayor valor y presencia, a partir de la creación de un pasaje y un descanso que permita admirar aun en lo profundo, la obra de Don Zatti.


Cabe recordar que fue el Colegio de Arquitectos la entidad que promovió conjuntamente con la Legislatura rionegrina la restauración del homenaje, con la intervención del arquitecto Gerardo Mayer y su equipo.


“La obra (monumento a Zatti a restaurar) tiene tres partes: el busto que muestra al enfermero con su beatífica sonrisa, sosteniendo un crucifijo en la mano izquierda y extendiendo la derecha en actitud de dar; acompañado por dos bajos relieves, que lo muestran en actitudes comunes de su vida, la atención de un paciente y la recorrida por un barrio, con su infaltable bicicleta”, dice Carlos Espinosa en una de sus crónicas de Perfiles y Postales.


Preciosamente fue el periodista e historiador, admirador también de Zatti y de su obra, Carlos Espinosa, el encargado de requerirle al vicegobernador Pedro Pesatti, la posibilidad de encarar el proceso de recuperación del monumento.

Comentarios

Video del día