Se hizo una denuncia penal y la agente se halla en estado de reposo. También se repudió desde la comuna la invasión sonora que impidió el normal funcionamiento de las actividades.
Tamaño letra:

 

El Ejecutivo municipal repudió la agresión sufrida por una trabajadora municipal, en momentos en que se realizaba una protesta por parte del gremio Soyem.


Se realizó una denuncia penal por parte de la agente municipal, que se encuentra bajo reposo por recomendación de la ART.


A su vez, está bajo sesiones de kinesiología, debido a fuertes dolores musculares y se recomendó una consulta de un profesional psicólogo.


El Ejecutivo manifestó el compromiso con el derecho de cada agente de manifestarse libremente, pero rechazó enérgicamente "este tipo de episodios violentos que atentan contra aquellos trabajadores que no optaron por acatar las medidas de fuerzas y concurrir a sus lugares de trabajo".


En este sentido, se informa que se iniciaron las actuaciones administrativas correspondientes al inicio del sumario a quienes participaron de los hechos.


En tanto, se repudió la invasión sonora que se produjo en las oficinas de calle Roca (bocinas ininterrumpidas), que generaron molestias a los agentes municipales que se encontraban en el interior del edificio.


La misma se llevó a cabo en forma ininterrumpida de 7:30 a 10:30, durante la retención se servicio del día miércoles 3 de abril, y de 7:30 a 14 :00 los días jueves 4 y viernes 5 , impidiendo también el uso de la Terminal de Autoconsulta del sistema Sube.


Durante esos días, Vialidad Nacional presentó una nota al Municipio en la que se pidió que se arbitren las medidas para el cese del ruido, ya que también afectó a los empleados de ese organismo en sus tareas diarias.


Mediante una misiva se requirió al gremio la culminación de la invasión sonora, pero se ignoró lo solicitado.
 

Comentarios