Desde la empresa dijeron que faltan vehículos y personal para atender el servicio.
Tamaño letra:


La ola de calor que golpea desde hace días generó inconvenientes en el servicio eléctrico de Río Negro, por lo que desde EdERSA emitieron un comunicado en el que responsabilizan al Ente Provincial Regulador de la Energía (EPRE).


En ese sentido, el presidente de la empresa Matías Bourdieu, dijo que el EPRE “hizo una muy mala lectura al recortar de manera desmedida los recursos que EdERSA pidió en la Revisión Quinquenal”.


En los últimos días sucedieron una serie de reclamos de intendentes del Valle Medio, quienes exigen la apertura de un nuevo centro de gestión que llegue para reforzar la base existente en Choele Choel. Las principales quejas provienen por la duración de los cortes de energía, que según EdERSA los últimos tuvieron que ver con restricciones en el sistema nacional de transporte que maneja la empresa CAMMESA.


 Bourdieu aclaró que “en la revisión quinquenal de noviembre de 2016, EdERSA propuso no sólo la apertura de un centro de gestión en Chimpay, también en Ingeniero Huergo, Balsa Las Perlas, Treneta y Yaminué, entre otros. Para ello se incluyeron en la propuesta tarifaria los recursos necesarios para estas aperturas, necesarias y convenientes para proveer a los usuarios de mayores facilidades y que tengan que recorrer menores distancias para realizar sus trámites y disminuir los tiempos de atención ante reclamos operativos. Pero a contramano de las necesidades de los rionegrinos, las autoridades del EPRE reconocieron aún menos recursos que los que la empresa tiene actualmente para prestar el servicio, con lo cual evidentemente no se pueden abrir nuevas oficinas de atención”.

 

Además, el directivo de EdERSA responsabilizó al EPRE por buscar “intencionalmente perjudicar a la empresa, algo que indirectamente repercute en los 250.000 usuarios que tiene en Río Negro. Hay datos que no mienten: actualmente la distribuidora tiene 398 empleados y en la Revisión Quinquenal propusimos llegar a 428 con la apertura de nuevos centros de gestión. En cambio, el EPRE nos autorizó apenas 393. Es decir, un número menor a la planta que existe hoy, cuando estimativamente nuestros clientes aumentan en unos 6000 por año”.

 

Y agregó Bordieu: “Si hablamos de vehículos, EdERSA pidió en la Revisión tarifaria 147 (entre grúas, camiones y camionetas), alguno más de los 140 con que cuenta actualmente y el EPRE sólo reconoció una tarifa para una flota de 73 rodados, cifra insuficiente para cubrir todas las actividades de los sectores técnicos, comerciales, de apoyo y supervisión de la sede central, las 15 sucursales y los 23 centros de gestión”.


De acuerdo a este punto, apuntó: “Básicamente se podría decir que se trata de un promedio de poco más de dos vehículos por sucursal, cuando hay oficinas que atienden hasta siete municipios, con distancias entre los más alejados de aproximadamente 80 kilómetros. Por ejemplo determinan que se debe atender el servicio con solo 5 grúas en toda la provincia, cuando la empresa tiene a la fecha 26 en funcionamiento permanente”.

 

Por último, el presidente de EdERSA reconoció “entender el reclamo de los intendentes y usuarios”, pero también recordó que “las autoridades de EdERSA han sido las primeras en plantear ante el ente regulador la necesidades de nuevos y mayores recursos, pero nunca fuimos escuchados, la empresa ha tenido en 2016 una pérdida de 140 millones. Todo el personal y directivos de la compañía hacen el mayor esfuerzo”.

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas