Virginia García Beaudoux pasó por Viedma y presentó su libro“¿Quién teme el poder de las mujeres?” En una nota con Noticias brindó detalles interesantes de la temática.
Tamaño letra:

 

La doctora Virginia García Beaudoux cuenta con un interesante e importante currículum entre lo que se destaca por ejemplo el ser investigadora del Conicet, profesora de Piscología Política y Liderazgo en la Universidad de Belgrano, también profesora en programas de comunicación política e institucional en varias universidades españolas y consultora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo, entre otros puntos que resaltan su carrera.


Pero además García Beaudoux es autora de once libros entre los que podemos contar “Comunicación política y campañas electorales” “Propaganda gubernamental” y “¿Quien teme el poder de las mujeres?, bailar hacia atrás con tacones altos”.


Este último es el que vino a presentar a Viedma y un rato antes de ese lanzamiento, la escritora charló con Carolina Fernández en Selfie por Radio Noticias.
“El libro es producto de mi experiencia de trabajo con mujeres en la política, también mujeres en las empresas y lo que empecé a darme cuenta cuando trabajaba con ellas es que, yo soy mujer y desde hace tiempo que conozco la desigualdad y era consciente de eso, pero sufrí de una cierta ceguera de género”.


Sobre ello, García Beaudoux explicó que la ceguera se debía a no poder reconocer en su momento la cantidad de obstáculos que se presentaban “En ese sentido, recordé una vieja historieta, un dibujito, una tira cómica en la cual se ven a dos hombres que están admirando un póster de Fred Astaire, diciendo qué gran bailarín que era Fred Astaire y una mujer les dice es verdad pero Ginger Rogers, su compañera de baile, hacía exactamente lo mismo que él solo que bailando hacia atrás y con tacos altos”.


Esa imagen, reflexionó, describe muy bien la situación de las mujeres en la política y en las posiciones de liderazgo “porque es verdad que comparten los mismos escenarios, pero el problema es que bailan en condiciones completamente diferentes y juegan con la calle inclinada en contra. Entonces, por eso el título del libro tiene que ver con esta imagen que es lo que desarrollo en las páginas".


Un vacío diferente


Lo descripto sirve para saber con qué se puede encontrar uno en las páginas del libro. Profundizando más sobre ello, indicó "Lo que encontré es que hasta ahora se había hablado mucho de las causas políticas e institucionales que dificultan el acceso de las mujeres, por ejemplo el tema de las cuotas, el tema de la financiación de las campañas electorales de las mujeres, que les cuesta mucho más encontrar financiamiento porque se cree menos en el liderazgo femenino, en fin, una serie de obstáculos. Pero había un vacío y lo que encontré es que hay otro tipo de obstáculos, quizás porque yo soy psicóloga y a mi me interesaba desde esas perspectivas, que son igualmente importantes, que tiene que ver con nuestras concepciones de qué es lo masculino y qué es lo femenino, qué es ser hombre y qué es ser mujer”.

 


En el libro, contó García Beaudoux, se hace un planteo de la situación actual con cuestiones que rondan, por ejemplo, la cantidad de asientos de los Parlamentos del mundo “Cada cien asientos, solamente 22 están ocupados por mujeres. O en el mundo solamente el 17 por ciento de los ministros de gobierno son mujeres o por ejemplo en Europa los ministros sin hijos son el 9 por ciento pero las ministras sin hijos son el 45 por ciento. Entonces, en el primer capítulo cuento un poquito estos datos y luego no voy por el lado de las causas políticas e institucionales, sino que más que nada me planteo cuáles son los estereotipos que tenemos de liderazgo, cuáles son los estereotipos que tenemos acerca de qué es lo masculino y qué es lo femenino, cuáles son las barreras psicológicas más frecuentes que las mujeres encuentran porque las instituciones las ponen pero también porque ellas mismas se las ponen”.


La profesional citó otro punto interesante relacionado a lo que en psicología se conoce como “Techo de cemento”: “'Techo de cristal' es que las empresas o las organizaciones no te permiten avanzar, pero el 'Techo de cemento' tiene que ver con que muchas mujeres a veces rechazan posiciones de liderazgo porque tienen miedo de complicar su vida familiar o personal si las aceptan”


Allí es cuando entran a jugar los roles impuestos históricamente, las auto exigencias y las culpas de la propia mujer “cuando en realidad hay muchas formas de maternidades y hay muchas formas de paternidades y ojo también es interesante. Hablé con hombres por ejemplo en Holanda, donde muchas mujeres trabajan cuatro días a la semana y un día se quedan en sus casas con sus hijos. Eso es algo bastante frecuente, el 75 por ciento de las mujeres trabaja de esa manera part-time. Los hombres tienen el mismo derecho de hacerlo pero no lo han ejercido y ahora cuando un hombre empieza a pedir que quiere tener el mismo derecho, muchas veces en las empresas la primera reacción es '¿Pero estás bien? ¿Tu mujer está enferma? ¿Necesitas algo?' Porque les parece rarísimo que un hombre simplemente quiera pasar un día de la semana ocupándose de sus hijos”.

 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas