Por Facundo Andrés Brizuela.
Tamaño letra:

 

Comenzaron los playoffs de la Liga Argentina. Comenzó el “playoff de la dignidad”, como le dice al primer cruce el entrenador Gustavo Miravet. Nada de la fase regular tiene sentido si te vas en el primero. La mirada se agudiza en los números, la recaudación para pagar jugadores se dificulta, los sponsors cruzan de vereda y todos nos transformamos en el Gran DT.


Así, con esta presión real, arrancó la instancia más esperada por todos, aún mas por el equipo de Carmen de Patagones, que necesitaba hacerse fuertes de local.


Atenas aspira a superar este playoffs y demostrar lo que costó muchísimo en la fase regular, no solo por la irregularidad de su temporada sino también por la presión que ejerce saber que el plantel cuenta con nombres de jerarquía y peso, sumado a lo que ya hemos dicho: una de las duplas de americanos más cara de la categoría.


No es simple afrontar esta instancia desde un octavo puesto contando con un plantel preparado para pelear la mitad de la tabla al menos. Sin embargo, lo anímico se revirtió, y la gente acompañó. Lo pasado pisado, ahora a seguir la racha positiva.

 

 


Con el pie derecho, en cancha griega, enfrentaron y derrotaron en los dos primeros encuentros a un equipo en donde su entrenador, Guillermo Bogliacino, conoce a al perfección al plantel hoy dirigido por Manuel Gelpi. Sabe sus debilidades y su capacidad, detalle no menor a la hora de jugar un playoff al mejor de cinco juegos.


La Unión de Colón tampoco ha tenido una temporada favorable. La realidad es que Atenas comenzó esta etapa frente a un equipo, a priori y en los papeles, accesible, con un plantel austero, humilde pero que saben perfectamente a lo que juegan, bien ensamblados. Unión de Colón recibió a Bogliacino con más derrotas que victorias y logró balancear a un 50 por ciento las derrotas y triunfos, lo que lo llevó a estar en el noveno lugar, a solo un partido del Griego.


Pero en los playoffs gana los partidos el que está mejor de la cabeza y repara en los detalles. Lo defensivo fue clave en ambas victorias, porque Atenas funcionó y fue claro la mayoría de los 40 minutos con Scott Cutley como la vía de gol y a la hora de manejar los tiempos en la ofensiva seguido de King. El punto clave fue dejar la bola en manos de la dupla de americanos, mientras pasaba eso fueron superiores a la defensa de Unión.


Si bien la visita fue el peor equipo defensivo del torneo, reflejado en las estadísticas, y Atenas en fase regular superior en sus encuentros, en esta oportunidad el equipo de Bogliacino supo defender y mantener los dos juegos parejos para tratar de llevarse alguno de los dos puntos para Entre Ríos, objetivo que no pudo cumplir e intentará revertir en su cancha, forzando un quinto partido.


Mérito para el plantel entrerriano mantener parejos ambos tableros, sin embargo Atenas tuvo paciencia y control de las acciones.


Hay jugadores que esperan los playoffs como la hora de la verdad y, en este momento, aun sin saber la performance de los griegos de visitante, ha logrado cierta madurez a la hora de cada juego, cada pelota y sobretodo los roles dentro del equipo.


Se vienen los partidos de visitante para Atenas. A juego parejo el favorecido es el equipo maragato. La clave es darle la bola a Scott y King, enfriar la cabeza y utilizar a favor la desesperación entrerriana.

 

 

Mientras tanto, el Deportivo Viedma disfruta de su merecido y necesario descanso. Francisco Centeno y Federico Mariani, pilares en la fase regular toman este break como un tubo de oxígeno físico y mental. La llave se va a definir en estos días, y si no hay sorpresas y se cumple la regla que los de arriba de la tabla pasan la serie, los viedmenses se enfrentarían con Centro Español de Plottier, que también descansó por obra y gracia del destino, ya que el tribunal de disciplina desafilió a Témperley de la categoría.


Lo cierto es que el equipo de José Luis Pisani creció, se afianzó y en los últimos juegos pudieron respirar frente al crecimiento del banco. El desafío y la duda es el nuevo extranjero que aún no se ha lucido en la cancha, lo que hace que muchos ni siquiera se percaten de los cortes y reemplazos. Esperemos que se destape en los playoffs.


Estamos en pleno ruedo, los equipos están en la ruta o esperando en casa a su rival, pensando, armando estrategias, focalizados en superar nada más y nada menos que el playoffs de la dignidad. 

 

 

Comentarios

Video del día