Por Facundo Andrés Brizuela.
Tamaño letra:

 

Ya prácticamente teniendo los playoffs encima, están casi definida la tabla de posiciones, con algunos peleando los últimos porotos para tratar de acomodarse en el pelotón de arriba y otros tratando de definirse como equipo en esta recta final, empieza el verdadero torneo como en el casi olvidado TNA.


Deportivo Viedma sufrió la pérdida del invicto de local con uno de los candidatos de la Sur, Estudiantes de Olavarría, que viene dando un mensaje contundente demostrando que está para más; no solo derrotando a la Fusión sino también a Atenas.


El equipo viedmense viene buscando equilibrio en su plantel para darle un poco de respiro a sus armas como Mariani y Centeno. Uno de los motivos del cambio fue la llegada del panameño Josimar Ayarza, que se tendrá que acoplar rápidamente para no sumar más derrotas que solo alimentan las dudas acerca del desgaste físico y estrés de cara a los cruces eliminatorios.


Estudiantes de Olavarría no solo vino por Viedma, también se llevó puesto al Griego en un claro triunfo, tras el corte del entrenador Facundo Sucatzky, después de su última gira de donde volvieron con tres derrotas a la Comarca.


Nada diferente se pudo ver en el último partido de local, yo diría que reaparecieron los miedos, las dudas y un juego de similares características: por momentos muestran un buen funcionamiento, pero la irregularidad sigue estando a la vista en Atenas.

 


Frente al corte del DT y la confirmación del asistente Manuel Gelpi, muchas son las preguntas que podemos hacernos, conjeturas a analizar y vaticinios para el futuro inmediato, pero prefiero citar a los que saben y centrarme en la ética profesional que trasciende a cualquier institución. La constitución que cada profesión tiene, el código para crecer y permanecer.


Un mensaje de Marcelo Richotti, DT de Liga A, fue contundente: "Hay diferentes motivos o circunstancias para que un asistente se quede cuando el entrenador fue expulsado. A mí me ha tocado vivir diferentes alternativas con asistentes que he tenido que han sido asistentes del lugar o que ya estaban en el club, yo les he pedido que se queden por cuestiones personales. En el caso donde un entrenador lleva a un asistente, a no ser que esté pactado de antemano entre ambos, estoy totalmente en contra que el asistente siga, me parece una falta de ética profesional muy grande, me parece que demuestra un poco la ambición de querer dirigir un equipo a cualquier costa, sin reparar en el entrenador que lo puso y le dio la posibilidad".


El profesor Magnano dice: "El entrenador tiene que ser un facilitador de éxitos, no se trata de las capacidades del entrenador sino de comprender que la función es potenciar a los demás".


La reflexión que propongo es más amplia y excede cualquier concepto ético: Esta temporada de la Liga Argentina está en la cuenta regresiva, no hay tiempo para procesos largos, entonces, ¿este cambio por Gelpi se vio reflejado en la cancha en el último partido? ¿Si Sucatzky no logró esto (al menos jugadores y dirigencia lo vieron así y definieron su salida), podrá su asistente hacerlo?

 

Comentarios

Video del día