Por Facundo Andrés Brizuela.
Tamaño letra:

 

Como lo adelantamos en la columna anterior hoy vamos a poner el foco en la Zona Sur de la Liga Argentina, más cotidiana y conocida para nuestros dos equipos y para los que estamos fuera de la cancha.


Ya tenemos una idea de cuáles son los rivales fuertes en cuanto a nombres que, hasta ahora, en un período de juegos, a veces no tuvieron el peso específico en relación a triunfos, pero que a partir de esta instancia el nombre, la trayectoria y el cómo se llega empieza a inclinar la balanza.


En varias oportunidades y sin querer ser reiterativo hice hincapié en la forma en que se gana o pierde y en la gran diferencia que hay entre un enfrentamiento con el mismo rival. El desgaste y el estrés de ganar por poco a veces vence en la pulseada.


Hablamos también del fantasma de cada equipo de la Comarca y lo sostengo aún más hoy: para Deportivo Viedma el desgaste hace que sea más complejo ganar en el último segundo.


Para Atenas, la ansiedad y algunas torpezas hicieron que hoy tengamos un gran elenco donde todos pelean por el cartel principal. Quien se atribuya la cocarda de "voltear" a un entrenador será el que se lleve, para los que leemos el básquet, el peso del resultado del torneo. Las individualidades y el ego jugaron la peor de las pasadas. Esperemos que el que venga pueda sostenerse en semejante terreno fangoso.

 


Volviendo a la zona sur, en la tabla lideran Deportivo viedma y Platense, que lograron mantenerse en lo más alto, por su rendimiento y solidez de su juego tanto como su localía que cada vez que lo hacen mandan un mensaje de que no son fáciles en casa.


En este sentido, Deportivo Viedma ha mantenido el invicto en casa, con un poco de suerte en mucho de sus juegos, pero logró sobresalir de partidos muy duros que le han generado mucho desgaste a los largo de esta fase. Como hemos dicho en columnas anteriores, pudo salir airoso de todas las situaciones difíciles (lesiones, cambio de extranjero) y ponerse firmes como posible candidato con miras a los playoffs.


Con casi la clasificación asegurada, lo siguen Petrolero y Estudiantes de Olavarría, que vienen dando peleas duras en cada juego con el pelotón de abajo, que en su mayoría vienen acomodados en su juego e individualmente de sus plantillas, sumando puntos y amontonándose en la tabla del medio por tener un lugar entre los dos últimos lugares o quedar en lo más alto posible, llegar de la mejor manera de la cabeza.


Si hablamos de cuidar lo anímico no puedo dejar de volver a nombrar a los griegos, que hasta llegaron a desvincular a su entrenador, jugada arriesgada e incomprensible en esta instancia.


La actitud opuesta a todos los demás de querer estar cada vez mejor y escalando muy despacito, Atenas da señales de impotencia, donde da la sensación que no puede resolver sus problemas de ego dentro de su casa. El mundo del básquet es chico y nos conocemos todos.

 

 

Comentarios

Video del día