Por Facundo Andrés Brizuela.
Tamaño letra:

 

Nuevo año, nuevas expectativas e ilusiones, tanto para Deportivo Viedma como para Atenas.


La Fusión inició el 2018 disputando el Súper 4 en Sunchales y se cruzó con los cuatro mejores equipos hasta el momento de la Liga Argentina. Fue una prueba y una experiencia con un resultado más que positivo que generó confianza de cara al camino que resta transitar del torneo. Esto no solo fue para ver en dónde están parados con el resto de la zona, sino que también para reforzar la confianza interna de cada uno de los integrantes del plantel.


En cuanto a rendimientos, el venezolano Francisco Centeno jugó en muy buen nivel como nos tiene acostumbrados, en plenitud, y un Federico Mariani que nunca se rinde transmitiendo ese hambre dentro de la cancha que contagia. Creo que Deportivo viedma viene creciendo mucho en lo basquetbolístico y en carácter para cerrar los juegos. Se formó un equipo sólido para todo lo que resta de la competencia.


Si bien no pudieron en la final con el local en el Súper 4, Libertad venía de ganarle muy cómodamente a Platense, plantado en su cancha. Sin embargo la definición estuvo para cualquiera de los dos y fue un gran partido con todos los condimentos, necesarios para robarse la mirada de todo el básquet argentino. No es un tema menor jugar entre los cuatro mejores.


El conjunto de José Luis Pisani tuvo un desgaste físico grande debido a los viajes, sumado al clima adverso y lo difícil que es jugar en calidad de visitante. Debe ser un orgullo mutuo desde su cuerpo técnico y jugadores. Es la posición en la que todo entrenador sueña a esta altura de la competencia y ahora tendrá una tarea que no es menor: mantener el hambre de querer ganar siempre.

 


Por su parte, Atenas de Patagones tuvo que tomar decisiones con respecto a su plantel con el cambio de unos de sus extranjeros y decidió cortar a Joseph Efese, que promedió 10.3 puntos y 5.9 rebotes en 16 partidos. Tal vez se esperaba un poco más de presencia con respecto a los números, y por su lugar ahora es ocupado por el americano Taylor King. Podemos decir que mirando los resultados anteriores de la plantilla es un cambio con sabor a poco. "Somos hijos del rigor", es la frase cabecera de varios históricos, y el hecho de que muchos de los jugadores nacieron en la institución griega y la sienten su casa, permite cierta comodidad aún en momentos críticos donde dirigentes, equipo técnico e hinchada esperan que esa pasión por la camiseta venga de la mano del profesionalismo.


Salvo esta sensación de liviandad desde los nacidos y criados en el club maragato, rescato el debut de King apenas llegado sin rodaje con los compañeros. Pese a esto mostró ser un extranjero que está mucho más a la altura de lo que necesita Atenas para el futuro del torneo. Tiene presencia, buena visión de juego y poder de gol en sus manos. Espero que pueda conformar una buena dupla con Scott Cutley para poner al Griego en el lugar por el que tanto esfuerzo se hizo a principio de temporada.


Sobre los resultados de Atenas en la gira, no tuvo un buen comienzo de año, pero a pesar de esto tiene mucho material como para mirar hacia adelante, barajar y dar de nuevo, y seguir trabajando en cuanto a lo colectivo, tanto en lo defensivo como la parte ofensiva. La formación de Facundo Sucatzky no tuvo un buen comienzo de temporada y eso le costó mucho en la tabla de posiciones, en lo anímico y en los marcadores finales. Con malos cierres regaló varios partidos, sino hoy en día sería otra la historia para los maragatos en la Liga Argentina.


El Griego sabe que no podrá darse el lujo de equivocarse de nuevo de esa manera. Para esto deberá apelar a la experiencia de sus jugadores y su jerarquía, tratando de recordar el objetivo como equipo.

 

Comentarios

Video del día