Rodríguez estuvo en el estudio de Radio Noticias y contó sobre la experiencia de ser un nadador de aguas heladas.
Tamaño letra:

 

Sebastián Rodríguez es un deportista de la Comarca que empezó hace unos años a incursionar en un deporte tan raro como extremo, la natación en aguas heladas. El atleta habló con En el Ángulo en la previa de un desafío importante que tendrá como objetivo cruzar el canal de Beagle.

 

En primer lugar contó cómo fue que empezó en este deporte.


“Es una actividad que me llamó poderosamente la atención y es algo que se viene desarrollando, en países europeos. La idea era experimentar lo que se siente y por eso me estoy tirando en natación de aguas heladas”, dijo.
“Yo nado sin traje de neoprene, solo antiparras, gorrito y tapones para los oídos que es para protección porque se pierde mucha temperatura a través de los oídos”, agregó.


“Es ver hasta dónde uno puede llevar los límites del cuerpo, eso es lo que me atrapa. La sensación que genera en el cuerpo el agua helada es hermosa y cuando salís del agua también. Lo que sí que por ahí se sienten un poco los pinchazos típicos del agua fría, pero es cuestión de cinco minutos hasta que el cuerpo se acostumbra”, expresó.


Luego se refirió al evento en Tierra del Fuego.


“En este caso, el día 20 de mayo voy a viajar a Ushuaia por un desafío personal que es el cruce del Beagle por el tramo más angosto del canal,que son más o menos 1.800 metros. Para esa fecha la temperatura del agua ronda entre cuatro y cinco grados, la temperatura ambiental está en los cero grados por lo que estuve consultando”, contó.


En cuanto a la preparación explicó que “se llega con mucho entrenamiento, yo vengo nadando desde que terminó el verano el año pasado. Hice una aclimatación gradual, desde que empieza a descender la temperatura del agua, cuando llega el invierno se siente pero se estiran los plazos de nado. Los primeros días de mayo estuve nadando entre 10 y 15 minutos con una temperatura de 12 grados, llegando a julio la temperatura llega a seis grados y he conseguido estirar los plazos a 40 o 50 minutos de nado”.
Finalmente, habló de los objetivos a largo plazo.


“En enero febrero del 2018 se hacen los mundiales en Estonia y Rusia, la ideas es llegar allá. En esos lugares las condiciones climáticas son mucho más extremas, se cortan los lagos congelados y ahí se realizan las competencias. Esas son competencias, ahora a los que estoy asistiendo son eventos”, finalizó.

Video del día