Con la exportación al gigante asiático, la provincia se consolida cada vez más en el rubro. De forma anual en Río Negro se producen 420 hectáreas de cerezas.
Tamaño letra:

 

Por Mariano Herrera
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Decir que hay un boom de la cereza en la provincia suena a frase trillada pero realmente es así. Porque si bien a Río Negro se la conoce por sus manzanas, existen otros productos que se van consolidando y de manera muy fuerte en algunos casos.


Ya hemos hablados en estas páginas de los frutos secos, nos hemos referido a la exportación de carne a China y ahora también vale la pena hacer hincapié en las cerezas.
Este año arrancó con todo en el rubro. A mediados de enero salieron para el gigante asiático, 1300 kilos de la variedad Sweet Heart de la empresa Cerezas Argentinas.


Desde el gobierno se destacó que en la provincia se producen 420 hectáreas de forma anual, generando gran cantidad de mano de obra lo cual consolida a Río Negro como la principal exportadora de la Patagonia.


Alberto Diomedi es ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Río Negro y habló con Noticias de la Costa del trabajo que se está haciendo en la provincia para lograr las exportaciones al tiempo que coincidió que se trata de un boom de las cerezas “Sí, es un boom porque se mediatizó con los acuerdos internacionales con China, con la carga de las primeras 160 toneladas que se mandaron vía barco a China que ya están próximas a llegar. Los otros días vía aérea desde Ezeiza otra tanda importante. Entonces estas son actividades que veníamos trabajando hace muchísimo tiempo y esto tiene el inicio en el momento en que se decidió hacer implantaciones hace 25 años atrás en la zona de Chimpay”.


Chimpay, dijo el funcionario, solo era conocida por el turismo religioso y los devotos de Ceferino pero aparecieron inversores rionegrinos que pusieron más de 400 hectáreas de cerezas con última generación.


“Esto hizo que fuéramos cubriendo las distintas ventanas de producción que tiene la República Argentina porque se empieza por San Juan, luego pasamos por Mendoza, pasamos por el Alto Valle de Río Negro y Neuquén porque también hay que involucrar a Neuquén con la producción de Cereza, luego vamos a Chubut y terminamos y cerramos con el valle de Los Antiguos en Santa Cruz que es la producción de cerezas más austral que tenemos en el mundo”.


De esta manera se apuntaba solamente al mercado interno y eso trajo muchos problemas por ser una oferta concentrada. Por ende caían los precios, se generaba mucha competencia y demás.


“Se empezó a trabajar hace siete años en los protocolos internacionales para exportar a distintos lugares del mundo. Uno de ellos China por su potencial, por lo que comprende China misma en el consumo. Autoridades nacionales del Ministerio de Agricultura junto con la gente de Senasa empezaron a hacer los trámites de lo que se llama Protocolo Sanitarios. Después están los protocolos comerciales y demás pero puntualmente lo que corresponde a las áreas de los ministerios de Agricultura son fundamentalmente protocolos sanitarios”.

 


Un mercado muy exigente
Diomedi explicó que en noviembre del año pasado, llegaron inspectores chinos con los antecedentes de visitas anteriores para certificar que la provincia estaba en condiciones de exportar a China


“Así se hizo en noviembre, se hizo los primeros días de enero con la carga de los primeros ocho contenedores vía barco por el puerto de Valparaiso y China porque es el recorrido más corto para ir en barco. Así empezamos y esto es una movida interesante porque tenemos que cumplir con un mercado que es extremadamente exigente. Para estar en ese mercado primero tenemos que cumplir las normas sanitarias y segundo los estándares de calidad”.


En cuanto a las características del consumidor chino, Diomedi fue claro: si el producto le gusta, lo hace desaparecer en minutos por su forma de consumo “Ahora, si no le gusta y a las dos horas no se vendió, no se vende más. Son las particularidades que tiene el mercado, entonces es toda una etapa de muchísimos años para tener las plantas, las 450 hectáreas, ahora viene la etapa de concientización nuestra de que ahí las cosas van muy en serio y si esto lo seguimos haciendo de esta manera, no tenemos techo para poner cerezas en China”.


El ministro recordó que esto se da con el año nuevo chino donde se consume muchísimo y también con una sociedad de consumo que va subiendo su poder adquisitivo “Entonces las demandas son diferentes, entre ellas por suerte las cerezas. Pero atrás de esto también vienen nuestras carnes porque también hicimos acuerdos por carne, carne vacuna, ovina y porcina. Es un gran desafío y una gran oportunidad para la provincia de Río Negro saberlo aprovechar”.


Trabajar a conciencia
Consultado sobre el lugar que ocupan las cerezas en la economía rionegrina, Diomedi manifestó que si bien cuando se habla de fruticultura, estamos acostumbrados a referirnos a manzanas y peras, en el ámbito frutícola también hay que hablar de cerezas, duraznos, pelones y ciruelas.


“Muy lentamente fuimos metiendo a todos en la misma gama porque son todos productores frutícolas con diversas producciones y variedades y en esto se ha logrado dar líneas de financiamiento para que hagan implantaciones nuevas, compras de equipamiento de última generación de tecnología y demás”.


En ese sentido agregó que también se está incentivando a apostar a la modernización.


“El mercado que tenemos es muy amplio y estamos atrás de un mercado como el de India que es otro de los dos grandes mercados del mundo que son extremadamente demandantes de todos estos productos. Una cereza de aquí a China cuesta cuatro dólares transportarla, entonces del otro lado tiene que haber un consumidor, un receptor que esté dispuesto a pagar el costo de producción, el flete, etc”.

 


Por eso, indicó, las producciones deben ir a la par de la tecnología para proteger a las mismas “Las producciones en el mundo están resguardadas con sistemas de mallas anti granizo, lo que estamos haciendo es ofrecer líneas de financiamiento a los productores para que coloquen la malla anti granizo”.

 

Muchas veces las inclemencias climáticas como el granizo, la lluvia, un viento, una helada pueden hacer que la producción decaiga o no se cuente con ella porque el granizo la destruyó “Con esto lo que estoy haciendo es asegurar la producción y asegurar que el productor no se desmotive, que no se desmotiven sus colaboradores de la chacra, del campo. La otra parte es que se está asegurando así continuidad en el mercado. Si no tuviera esta seguridad de por ejemplo una malla anti granizo, cuando tengo un fenómeno climático de esta naturaleza u otro, lamentablemente no vamos a poder entregar cerezas”.


Diomedi comentó que en el Alto Valle de las 40 mil hectáreas ya hay casi cuatro mil con malla anti granizo.


“La ventaja de esto es asegurar el mercado, al gran consumidor lo tengo que mimar, lo tengo que cuidar, estar presente y hacer todo lo que sea necesario para que me siga comprando y tenerlo enamorado de nuestra fruta”.


Diferente a todo el mundo
Siguiendo la misma línea, el ministro recordó que Río Negro cuenta con condiciones para la producción que son diferentes al resto del mundo “Estamos en una zona extremadamente seca, semi árida, nuestros índices de lluvia en época normal, los promedios que se toman cada diez años, son de 200 milímetros, 220. No tenemos problemas de humedad, no tenemos problemas de plagas. El sol que da en la Patagonia con estas condiciones de humedad y demás, hacen que sean más dulces, más crocantes, más ricas. La misma variedad de cereza producida en otro lugar del mundo, tiene un sabor diferente a la nuestra que es mucho más dulce y más crocante. Estas son las condiciones climáticas que tenemos para producir. Entonces hay que ser rápidos de cintura y aprovechar las bondades que son gratuitas”.


Aprovechando dichas bondades, concluyó Diomedi, se puede continuar desarrollando un gran año para el sector “Es un buen año y lo que hay que hacer es que todos los años sean buenos años. Entonces no hay que dejarse embeleser por esto y que somos los mejores. Tenemos mucho para mejorar, mucho para hacer y muchas cosas para negociar con ellos”.

 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas