Un edil fue mencionado en una presentación realizada ante la Asociación Trabajadores del Estado, por maltratar a una colaboradora del bloque, con un embarazo avanzado.  
Tamaño letra:

El Concejo Deliberante suele ser sede de constantes confrontaciones, varias de las cuales se suben de tono y llegan a las agresiones verbales. Hechos que merecen la reprobación, pero si es entre concejales, hasta puede ser entendible.

 

Ahora, que las reprobaciones subidas de tono sean de los concejales hacia los trabajadores, el análisis cambia.


No es la primera vez que cuestiones de esta índole se observan en el Parlamento local, con la actual representación.


Este martes, una trabajadora contratada por el Deliberante, se sumó al equipo de la concejal Silbana Cullumilla, proveniente del bloque Frente Progresista, que preside el edil de RIO Facundo Montecino Odarda.


Los tratos de Montecino Odarda hacia la trabajadora, con un embarazo avanzado, no eran de los mejores, y situaciones de maltrato laboral llegaron a oídos del gremio ATE, no siendo la primera vez que ocurren.


La trabajadora en cuestión, recibió el apoyo de la presidencia del Concejo, que la reubicó. Y ya presta funciones en el bloque del Frente para la Victoria, más precisamente en la oficina de la edil pichettista Silbana Cullumilla.


Pero no solo en el Frente Progresista ocurren estas situaciones. Hace poco más de un mes, la concejal Paoala Casadei, de la UCR, tuvo un entredicho verbal con una trabajadora de su propio bloque; y al inicio de la gestión, una colaboradora del concejal Diego Santos, del FPV, debió ser reubicada por una compleja relación con la persona que la había convocado.


Violencia laboral y de género, en tiempos en que el ejemplo lo tienen que dar quienes representan al total de la comunidad, y quienes, entre varias de sus manifestaciones públicas, figuran las marchas #NiUnaMenos.

Comentarios

Video del día

Lo + Leído