El Frente para la Victoria creció más de ocho puntos respecto de las PASO, y consolidó sus expectativas para 2019. Cambiemos, en franco crecimiento, logró hacerse de la mayoría de los votos que dejó Juntos.
Tamaño letra:

María Emilia Soria ganó cómodamente las elecciones de ayer, y revalidó el cargo de diputada nacional por cuatro años más.


Sin embargo, el dato central lo aportó Lorena Matzen, de Cambiemos, quien asumirá junto con Soria la segunda banca que estaba en juego.


Muy atrás y sin ninguna chance, quedó Magdalena Odarda, quien pretendía absorber los votos cosechados por Juntos somos Río Negro en las PASO, pero que terminó con menor acompañamiento de votantes que en las elecciones de agosto.


No había dudas. El triunfo del Frente para la Victoria estaba garantizado desde el 13 de agosto pasado, cuando se celebraron en todo el país las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias.


En aquella oportunidad, la fórmula encabezada por la diputada nacional María Emilia Soria y precandidata a revalidar el cargo, obtuvo el 41.27 por ciento contra el 19,54 por ciento de la alianza Cambiemos de Lorena Matzen.


De repetirse ese resultado en la generales de ayer, las dos bancas en juego quedaban en manos del FPV, pero la buena performance de Cambiemos en las PASO y la salida de Juntos Somos Río Negro de la contienda electoral, abrieron la posibilidad de conocer otro resultado, bastante diferente del de agosto y con varios elementos a analizar.


El Frente para la Victoria consolidó su apuesta política de recuperar el gobierno provincial en 2019, con el liderazgo de Martín Soria como referente partidario del principal sostén de la alianza, el Partido Justicialista.


Logró casi el 50 por ciento de los votos, con triunfos contundentes en ciudades como Bariloche, San Antonio, General Roca y Viedma; además de varias de las localidades de la Línea Sur; y aumentó en más de ocho puntos los votos obtenidos en las PASO.


El crecimiento de Cambiemos fue mayor aún, respecto de las PASO. Obtuvo el 32 por ciento de los votos, 13 puntos más que en agosto, y accedió a la preciada banca.

 

El crecimiento también se observó en las ciudades, aunque siempre por debajo del Frente para la Victoria.

 

Muy mala la elección de Odarda. El ARI alcanzó el 11,20 por ciento, más de un punto menos que en agosto.


Los tres frentes de izquierda sumaron el 7.5 por ciento de los votos.

Comentarios

Video del día