Compleja relación con sus pares. “Siempre hemos tenido diferencias y he tratado de mantenerlas puertas adentro del bloque, por eso no puedo entender la actitud de Rousiot y Cullumilla de salir a atacarme”, agregó.
Tamaño letra:

El concejal Diego Santos aguarda la autorización del presidente del Concejo Deliberante Mario Franccioni, de habilitar la creación de un nuevo bloque, unipersonal, tras la decisión de escindirse del Frente para la Victoria. 

 

Ambos mantuvieron una reunión, pero la respuesta al requerimiento del edil no se dio en los tiempos esperados.


Santos sabe de las dificultades que tendrá, a diferencia de Sabbatella, de escindirse del bloque por el cual llegó al Concejo Deliberante.


Por más que la apelación que el legislador presentó en la Justicia para habilitar su participación en las PASO le sea favorable, y que no se le autorice a Santos a habilitar un nuevo bloque; la relación con sus dos compañeras de bancada está profundamente desgastada.

 

Santos entendió esto ayer al escuchar declaraciones tanto de Rousiot como de Cullumilla, que a su entender, pretendían comparar la situación con la vivida por el ex concejal Lorenzo Córdoba, quien estando en el Frente para la Victoria pidió separarse, uy no le fue autorizado.


“Acá no hay cuestiones ideológicas de por medio, sino el acto de proscripción que hace el partido de nuestro movimiento”, dijo Santos.


“Siempre hemos tenido diferencias y he tratado de mantenerlas puertas adentro del bloque, por eso no puedo entender la actitud de Rousiot y Cullumilla de salir a atacarme”, agregó.

 

Franccioni tiene un antecedente que lo obliga a actuar de la misma manera. Autorizó muy a pesar de los cuestionamientos, la escisión del concejal Leandro Massaccesi del bloque de la Unión Cívica Radical por el cual había llegado electoralmente, para constituir el unipersonal Cambiemos, que no había participado de las elecciones.

 

Pero la situación de Santos presenta otros obstáculos. De lograr la difícil separación para mantener su banca, se verá imposibilitado de contar con un secretario de bloque, debido a que los cupos de puestos políticos está completo en el Concejo Deliberante, parlamento que a raíz de esta situación no cuenta con un asesor legal y técnico nombrado por el presidente.

 

La permanencia en el parlamento local de personas afines a Mario Sabbatella siempre fue costosa.

 

El antecedente inmediato es la renuncia del entonces secretario parlamentario Guillermo Campano, quién hizo pública la queja por la autorización de su bloque a la designación de un secretario para el unipersonal Cambiemos, con el cual se superaría el cupo de funcionarios.

 

Votaron en contra las concejales del radicalismo y el edil del Ari Facundo Montecino Odarda. Santos, a diferencia de sus compañeros de bloque, también votó en contra.

Tiempo después Campano renunció y habilitó el cupo, y su cargo fue ocupado por quien ejercía la asesoría legal. 

Comentarios

Video del día