El Gobierno quiere enfriarlo para evitar su uso político en el contexto electoral.
Tamaño letra:

 

Por Silvano Eric Rosso
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Fotos (Miguel Basterra)

 

El debate por la instalación de una planta nuclear ya toma ribetes políticos, más allá de la postura acérrima de muchos ciudadanos de evitarla a como dé lugar.
En tiempos electorales, hay quienes pretenden hacer un uso de la discusión para provecho propio, y otros que prefieren dejarla en el olvido, al menos por ahora, argumentando que de concretarse, recién en 2020 comenzará a construirse.


Y prueba de ello es la concurrencia de muchos dirigentes de la política provincial y local a las asambleas organizadas por vecinos autoconvocados.


Ya se han hecho dos en la Catedral, y contó con la presencia masiva de vecinos y entre ellos, legisladores, concejales y dirigentes partidarios.


La discusión no perdió vigencia muy a pesar que hace varias semanas ya del anuncio.


Y muy lejos está esto de suceder ya que, quienes participan de las asambleas populares, organizan para el 9 de agosto próximo una manifestación que aspira a ser masiva.


Además, en el camino hacia esa jornada, en la que se conmemora un nuevo aniversario de los bombardeos nucleares en Hiroshima y Nagasaki, continuarán los encuentros en la Catedral y se trasladará la discusión a las organizaciones de base que trabajan en los barrios.


Como efecto contagiante, las localidades de San Antonio y de Sierra Grande presentan también reparos a la posibilidad que la planta nuclear se instale cerca de sus estructuras urbanas.


La vigencia del tema en la opinión pública, ya sea a través de los tradicionales medios de comunicación, como de las redes sociales, le genera más que un dolor de cabeza al Gobierno, que pretende enfriar la discusión en estos meses electorales.


El gobernador Alberto Weretilneck ensayó todo tipo de defensas a la edificación de la planta termonuclear en territorio rionegrino.


Aseguró que se trata de una energía limpia y no contaminante, que las normas de seguridad son muy celosas y las establecen parámetros internacionales, que en la historia de la energía nuclear que ya lleva más de 70 años solo se registraron dos accidentes graves, que la generación de energía a partir de la fusión de los átomos permitirá hacer un uso medido y cuidado de los recursos naturales; y tantos argumentos más que no alcanzaron para generar tranquilidad en varios de los habitantes.


Para apaciguar los ánimos y lograr el objetivo de quitar el tema de la opinión pública en tiempos electorales, hasta habilitó la posibilidad de realizar una consulta popular en la zona en cuestión; pero tampoco tuvo éxito.


La marcha está en camino y se hará efectiva tan solo cuatro días antes de la concurrencia a las urnas en las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias.


El intendente José Luis Foulkes avivó la polémica. Sabida es su postura neutral en torno al tema y no ha hecho defensas acérrimas sobre la utilización de la energía nuclear.


Prefirió no hacer conjeturas sin antes nutrirse del conocimiento de los expertos en materia atómica, pero pretendió que todos actúen como él y criticó las asambleas realizadas en la Catedral de la ciudad de Viedma.


“No veo que se junten para aprender, se reúnen para tomar posicionamiento en contra de la instalación de la planta nuclear”, dijo el jefe comunal a la emisora radial FM de la Costa. Admitió que “los riesgos están, pero sí queremos que un país crezca debemos cambiar la actitud”. 


“Hay mucha gente que por un lado dice que necesita información y por otro lado toma posicionamiento, y no me parece bien que sea en un ámbito como el eclesiástico, porque creo que está cargado por una credibilidad diferente, por la cercanía que uno tiene con lo espiritual”, remarcó.


Varios cuestionamientos tuvo la afirmación del intendente y entre ellos una respuesta, la del sacerdote Luis García, responsable de habilitar el templo católico para la realización de las asambleas. García dijo que la Iglesia debe “abrir las puertas a los problemas comunes y no podemos quedarnos con la significancia de que estos lugares son sagrados y están separados de la realidad”.


“Los templos tienen que convertirse en un lugar de encuentro entre la gente, en donde puedan llevar sus problemas y compartir sus anhelos y esperanzas. La planta nuclear es un tema que está preocupando mucho a la gente”, dijo en FM de la Costa.


Las expresiones siguen. Pancartas con leyendas alusivas al reclamo comienzan a colocarse en varios puntos de la ciudad y también del balneario El Cóndor.
Integrantes de la asamblea reparten planillas para juntar firmas donde quiénes se oponen a la instalación de la planta pueden participar. Estás firmas serán entregadas en la Legislatura y se sumarán a las recolectadas en otros puntos de la provincia.


Acciones inmediatas
La asamblea popular adelantó la agenda e informó que el miércoles 21 de junio a las 20 se realizará la proyección del Documental No Nuclear en el Cine Gama, en tanto el sábado 24 de junio a las 16 se llevará a cabo la tercera asamblea no nuclear en la Catedral de Viedma.


Por último, al menos en estas acciones inmediatas, se conoció que el miércoles 9 de agosto se realizará la marcha nacional No Nuclear qué incluirá a allegados de otros puntos de la provincia y del país.

 

Las asambleas

Respecto a las dos asambleas realizadas hasta el momento, vale decir que fueron multitudinarias y de constante recambio de presentes.  Es decir mientras el debate duró, a la Catedral seguían entrando personas y pocos eran los que abandonaban el templo.


Fueron muchos también los que hicieron uso de la palabra, en su mayoría voces críticas al proyecto del gobierno nacional, pero también quienes en sintonía con el pensamiento de algunos sectores, reclaman al Gobierno de la Provincia mayor e inmediata información.


Docentes que también hablaron solicitaron organizar en los barrios distintas charlas para descentralizar la acción de la asamblea.


La mayoría también de los que usaron el micrófono para expresarse, valoraron las primeras iniciativas políticas sobre la posibilidad de recurrir a la consulta obligatoria para autorizar o no al Gobierno para otorgar a los capitales chinos el terreno donde se edificaría la planta.
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas