Acusa que los trabajadores están sufriendo una “persecución” y que existe “arbitrariedad y corrupción hospitalaria”.
Tamaño letra:

 

La Asociación de Trabajadores del Estado –ATE- denunció serias irregularidades en el Hospital de la Ciudad de Allen, “Dr. Ernesto Accame” que dijeron, si bien estaban presentes en la gestión anterior, se profundizaron a partir de que Miriam Morales asumiera como la nueva directora del nosocomio.


El gremio expuso que después de una auditoria “clandestina”, en la cual no formaron parte los sindicatos ni los trabajadores, “de manera arbitraria se cercenó una innumerable cantidad de guardias y horas extras en todos los servicios, deteriorando notablemente la atención que se brinda a la población y perjudicando de manera significativa el salario de los trabajadores”.


Asimismo, expresaron que “se rebajaron horas a los trabajadores administrativos del Fondo de Obras Sociales (FOS), áreas de Compras y sector Contable, Cocina, Farmacia y la Administración de Laboratorio, entre otros; frente al cuestionamiento y la resistencia de algunos sectores, se fue aplicando una flexibilización de estas decisiones o profundizándolas”.


Esterea González, secretaria general de la Seccional Allen de ATE, manifestó "Entre gallos y medianoche se recortaron las guardias y las horas extras en el hospital de Allen, pero sin hacer ninguna auditoría. Se quitaron horas a unos para dárselas a otros, según la conveniencia del poder de turno”.

Asimismo, apuntó que existe una “corrupción hospitalaria”, dado que se redujo “un importante número de guardias a las licenciadas en obstetricia que, lejos de significar un ahorro, fueron asignadas inmediatamente a un médico ginecólogo que, además, está fuertemente cuestionado y denunciado por trabajadoras y usuarios”.

 

González, afirmó que "este recorte significa una brutal rebaja salarial que, en algunos casos, va desde 6000 a los 20.000 pesos, lo que afecta el sustento mensual del trabajador y su familia. Desde la Dirección se asegura que se quiere hacer una gestión impecable, pero no lo van a lograr metiéndose con el bolsillo de los trabajadores".

 

La secretaria adjunta de la misma seccional, Carolina Suárez, completó que "la Asociación Obstétrica de Río Negro también repudió esta situación, indicando que es una violación gravísima de derechos laborales básicos. Derechos inherentes a las incumbencias del título habilitante y la legislación vigente. El rol de estas trabajadoras, dentro del equipo de Salud es claro y de vital importancia”.

 

Finalmente, añadió que a las empleadas “las hostigan y persiguen. Las llaman por teléfono para exigirles que abandonen la guardia. El nivel de persecución es terrible".

Video del día

Noticias Relacionadas