Lo dijo la ministra de Educación, Mónica Silva en la sesión extraordinaria del Concejo Deliberante de Choele Choel.
Tamaño letra:

 

La ministra de Educación, Mónica Silva, participó hoy de la sesión extraordinaria en la que el Concejo Deliberante de Choele Choel aprobó la donación de un terreno para la construcción del edificio del CEAER y brindó precisiones sobre la Escuela Secundaria Río Negro (ESRN), a instrumentarse este año.

 

En declaraciones radiales, la Ministra Silva, respondió inquietudes respecto a los cambios que se vienen a partir de este año. Explicó que lo previsto será “un cambio importante”, basado en dos aspectos fundamentales: el nombramiento por cargo de los profesores y la forma de transitar la educación secundaria por parte de los estudiantes.

 

“La Escuela Secundaria Río Negro tendrá profesores nombrados por cargos; una aspiración que la docencia de Secundaria siempre ha tenido. Hasta ahora, estaban nombrados por horas cátedra. Eso impedía que pudiesen estar en una sola escuela durante un turno escolar; tenían que viajar de una a otra para sumar la cantidad de horas compatibles, que hoy son 36 y en la secundaria que estamos proponiendo pasarán a ser 37 y media”, sostuvo en FM Prisma, en Choele Choel.

 

Indicó que “los cargos serán de horas reloj: 25, 16 y 9 horas reloj. Esto es para que el profesor pueda estar todo el turno en la escuela y tenga horas pagas para el espacio y tiempo en el que da clases en el aula y, también, para orientar, acompañar, estimular a los estudiantes a generar su propio proyecto de vida y los aprendizajes necesarios para el siglo XXI".

 

Esa modalidad, subrayó, también brindará a los profesores “la posibilidad de generar su propio espacio para entender mejor diferentes cuestiones que hacen a su tarea cotidiana; los contenidos, la didáctica, las posibilidades de armar estrategias”.

 

“Otra gran diferencia –resaltó- es que el llamado régimen académico (el modo de transitar la Escuela Secundaria) también será diferente para los estudiantes. Es un modo que pone el acento, más que nada, en ellos; se basa en su trayectoria para aprender determinados contenidos”.

 

En cuanto a la nueva organización escolar, Silva puntualizó que “será por áreas curriculares: siete en el ciclo básico (1° y 2° año)” y que “cada una deberá ser aprobada con siete y la que se desapruebe se deberá volver a cursar”.

 

Para ampliar este aspecto, indicó que “el alumno recursará la materia en la que no alcance la nota de aprobación, no todo el año. Es un régimen que tiene similitud con la Educación Superior, en el que el alumno no tiene por qué demorarse en el recursado de lo que le fue bien”.

 

Luego de recordar que “el concepto de repitencia ha sido muy cuestionado por nosotros”, subrayó que “si bien el alumno recursará aquella materia en la que no le fue bien, hay una obligación de parte de los profesores de ofrecerle toda una batería nueva de estrategias, de posibilidades de aprender”. Sostuvo que “si de una manera al alumno ya le fue mal, se le deben ofrecer posibilidades de aprender de otras múltiples formas para que le vaya bien”.
 

Video del día

Noticias Relacionadas