La boca refleja síntomas de salud y de enfermedad, e incluso algunas patologías que afectan al organismo en su conjunto pueden tener su primera manifestación en la cavidad oral. Consejos para una limpieza correcta.
Tamaño letra:

 

La higiene de los dientes suele relacionarse con la prevención de caries y la estética bucal en general. Pero va más allá: en la boca pueden verse algunas lesiones que alerten sobre carencias vitamínicas, falta de minerales o estados nutricionales deficitarios.


Es que en la boca se reflejan síntomas de salud y de enfermedad, de ahí que los especialistas insisten en destacar que "la higiene bucal es fundamental para la salud general". Además, los dientes sanos permiten que una persona pueda hablar y alimentarse apropiadamente y ayudan a dar un mejor aspecto estético.


"Es fundamental mantener los dientes sanos ya que están preparados para durar toda la vida. Un diente bien cuidado, puede durar muchísimos años. Una buena dentadura, con una buena mordida, una buena masticación, hace que el procesamiento de los alimentos se dé correctamente. La mala higiene hace que se pierdan las piezas y que por ende esto no suceda". Lo explicó a Infobae el odontólogo Gustavo Telo (MN 30.058).

 

Tres veces al día

 

Según el especialista en implantes dentales y estética dental, "para comenzar, es fundamental cepillarse los dientes al menos tres veces por día, siendo el cepillado de la noche el principal y más importante, porque ayuda a eliminar las bacterias generadas a lo largo de todo el día". Además, "es importante usar un cepillo simple y es recomendable usar hilo dental todos los días, para lograr una limpieza más profunda", amplió.


El cuidado diario también puede incluir el uso de un elemento de limpieza entre los dientes, como son los cepillos interproximales que ayudan a mantenerlos higienizados, así como los buches con flúor para prevenir las caries.


El director de Dental DAS, clínica de estética dental, recomendó, además, "agrupar los momentos de consumo de alimentos con azúcares". Esto se debe a que "parte del proceso digestivo, lo que ocurre en la boca cuando se introducen alimentos, es que el Ph de la saliva baja, se vuelve más ácido para empezar a facilitar la disolución de los alimentos", explicó Telo, quien agregó: "Este Ph es bueno porque ayuda, pero es por momentos acotados. Si uno tiene caramelos o azúcares todo el tiempo, la boca se mantiene en un Ph ácido que favorece el crecimiento de las bacterias que generan las caries, por eso es importante agrupar los momentos de ingesta, para neutralizar y hacer más difícil a la bacteria crecer y reproducirse".


Por otro lado, sugirió que "si después de una comida se sabe que no será posible lavar los dientes, se puede comer un chicle sin azúcar que estimula la producción de saliva y ayuda a la limpieza de éstos".

 

Control

 

Una buena higiene bucal requiere de control. Para esto, es fundamental visitar el odontólogo al menos una vez al año aunque no haya dolor ni molestias a la vista. "La detección temprana de caries y enfermedades de la boca permitirá un mejor tratamiento de éstas".


Asimismo, "en la visita de control se trabaja desde la prevención, detectando a tiempo problemas como la gingivitis y evitando así males mayores".


"Una caries gigante comenzó siendo una caries pequeña, o un diente que se mueve porque tiene enfermedad periodontal empezó con un poco de sarro. Todo esto, trabajándolo a tiempo, hace que el tratamiento sea simple y el pronóstico mejore bastante", insistió Telo, quien aconsejó que "la primera visita de un niño debe ser cuando comienzan a aparecer los primeros dientes, alrededor del primer año, sobre todo para inculcarle buenos hábitos".

 

Desde primera infancia

 

Mientras que a la mayoría de los bebés no les salen los dientes hasta los seis meses de edad, el cuidado dental infantil es importante desde el principio. Muchos odontólogos recomiendan una visita inicial antes del primer cumpleaños del niño para asegurarse de que los dientes y encías están siendo correctamente cuidadas y limpiadas.


Es una buena idea tomar el hábito de limpiar las encías de su bebé inmediatamente después del nacimiento. Aunque puede quejarse un poco al principio, el bebé se acostumbrará a tener la boca limpia, al igual que otras partes del cuerpo. Muchos niños crecen para disfrutar del cepillado como parte de su rutina diaria.


Durante el primer año de su bebé, hay algunas condiciones a tener en cuenta:


Dentición: Entre los 3 y 9 meses, los dientes de su bebé comenzarán a salir (erupcionar) en la boca. La dentición puede hacer a su niño irritable o quisquilloso y puede causar agitación, babeo o pérdida del apetito. Sin embargo, no se ha demostrado que cause cualquier otro síntoma de la infancia.


Caries dental por el biberón: Caries dental por el biberón, también llamada "caries dental de la primera infancia", es uno de los temas más importantes en la atención dental infantil. Esta condición es causada por la exposición frecuente, con el tiempo, a los líquidos azucarados, que pueden dañar los dientes y salud general oral del bebé.

 

También durante el embarazo

 

Hay un número creciente de pruebas que sugiere que las mujeres embarazadas que tienen enfermedades periodontales pueden ser más propensas a tener un bebé que nazca demasiado pronto y demasiado pequeño. Mientras es necesaria más investigación, parece que las enfermedades periodontales provocan un aumento en los niveles de fluidos biológicos que pueden inducir el trabajo de parto. Los datos también sugieren que cuando una enfermedad periodontal empeora durante el embarazo, existe un mayor riesgo de tener un bebé con nacimiento prematuro y bajo peso al nacer.


Para ayudar a minimizar los riesgos durante el embarazo, aquí le damos algunos consejos generales y algunas condiciones comunes en la búsqueda de:
Las mujeres que estén considerando el embarazo deben visitar a su dentista para una revisión y tratar cualquier problema de cuidado oral antes de quedar embarazadas.


Durante el embarazo, los dientes y las encías necesitan atención especial. Cepillarse los dientes regularmente mínimo dos veces al día, usar hilo dental una vez al día, comer una dieta balanceada y visitar al dentista regularmente le ayudará a reducir problemas dentales que acompañan el embarazo.


Para algunas mujeres, las náuseas matutinas son un importante síntoma de embarazo. Junto con las náuseas viene un ácido adicional que, si se deja en la boca, puede erosionar los dientes. Asegúrese de enjuagar la boca con agua o con un enjuague con flúor para mantener bajo control el nivel de ácido.


La sequedad bucal puede poner a las mujeres embarazadas en un mayor riesgo de problemas como caries e infecciones. Beba bastante agua para mantenerse hidratado y mastique chicle sin azúcar para aumentar la producción de saliva.

 

Fuente: Infobae
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas