La transexualidad fue retirada esta semana de la lista de enfermedades mentales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Tamaño letra:

 

Después de más de tres décadas de no actualizar la Clasificación Internacional de Enfermedades, la Organización Mundial de la Salud consideró que la transexualidad, que es considerada un desorden de la identidad de género, debe salir del apartado de enfermedades mentales y entrar en el de los comportamientos sexuales.


De muchas luchas que debe enfrentar la población transexual, la batalla que ganaron esta semana es una que les da mucha esperanza.


Esto se da luego de tres décadas de que no existiera actualización alguna del CIE, un listado que contiene todas las enfermedades reconocidas, más de 55.000, utilizado para el diagnóstico médico en todo el mundo.


La decisión fue resultado de 11 años de trabajo y pone fin a un antiguo reclamo del colectivo LGBT a nivel mundial.


Sin embargo, la transexualidad continuará considerándose un "desorden" del comportamiento sexual.


Esto responde a una estrategia: que las personas transgénero puedan obtener ayuda médica cuando la necesiten, ya que en muchos países el sistema de salud no otorga atención si lo que será tratado no está incluido en la lista de la Clasificación Internacional de Enfermedades de la OMS.


"Queremos que las personas que padecen estas condiciones puedan obtener la ayuda sanitaria cuando la necesiten", explicó hoy a la prensa Sheknar Saxena, director del departamento de Salud Mental y Abuso de Sustancias de la OMS.


La nueva versión del manual será presentada en la próxima Asamblea General de la OMS y será adoptada a partir de 2022.


"Este documento -afirmó Thedros Ghebreseyus, director general de la OMS- nos permite comprender mejor qué hace que las personas enfermen o mueran y tomar las iniciativas necesarias para prevenir sus sufrimientos y salvar la mayor cantidad de vidas posibles".


"Décadas de lucha"


En tanto, el Movimiento por la Integración y Liberación Homosexual de Chile (Movilh) aplaudió hoy la decisión de la OMS de sacar a la transexualidad de la lista de enfermedades. "Tras décadas de lucha de los movimientos de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersex (LGBTI) en todo el mundo, hoy por fin la OMS se ha puesto a la altura de los estándares internacionales de derechos humanos, dando fin a un estigma que solo provocó daño a la salud de quienes tienen una identidad de género distinta a la mayoritaria", sostuvo el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez.


Recordó que en 1991, la OMS sacó de la misma lista a la homosexualidad y auguró que este paso sea positivo para otro reclamo pendiente del colectivo LGBTI de Chile: la sanción de una ley de Identidad de Género. Ante la discusión que se lleva a cabo en el Legislativo, el activista comentó que "todas las intenciones de patologizar la transexualidad o de solicitar exámenes para el cambio de nombre y sexo legal, debe ser erradicada de raíz de nuestro Congreso Nacional".


La película chilena Una mujer fantástica, ganadora este año del Oscar a la Mejor Película Extranjera, visibilizó el tema de los transexuales en el país sudamericano y le puso rostro a una población que debía permanecer oculta por la violencia que sufría.


La protagonista de la cinta, Daniela Vega, es una actriz transexual de 28 años, quien dio testimonio de las permanentes situaciones de discriminación que tuvo que soportar.

 

“No somos enfermos”

 

Así que el hecho de que la OMS le haya hecho entender al mundo que no se trata de una enfermedad ya es un logro enorme para esta población. “Esto puede permitir que muchas personas reconozcan que realmente no hay ninguna patología, ni enfermedad como siempre se nos ha dicho, o como el cuento que siempre nos han vendido: que estamos en un cuerpo equivocado. Estamos es en una sociedad equivocada que no sabe reconocer las diferencias”, apunta Laura Weinstein, directora ejecutiva de la Fundación Grupo de Acción y Apoyo a personas Trans (GAAT).

 

Sin embargo, no deja de generarle incertidumbre el nuevo escenario porque si se han sentido desprotegidos patologizados, no sabría qué puede suceder ahora que ya no lo serán más. Y su miedo radica en el hecho de que al no ser catalogados como enfermos, no se les respete de ninguna manera el acceso a los servicios de salud.

 

Para ella, no están hablando de nada diferente a poder acceder a la salud en condiciones dignas, ya que asegura que en la mayoría de ocasiones no existen los debidos protocolos de atención y los médicos no saben cómo acompañar los procedimientos. “Es importante reconocer que sí se necesita un acompañamiento no patologizante pero de personas idóneas que sepan y entiendan de todos estos temas”, afirma.

 

La Iglesia sobre homosexualidad y género

 

Los jóvenes expresaron al Vaticano en una encuesta su deseo de que la Iglesia discuta en concreto los problemas de homosexualidad y género.


La Santa Sede solicitó la opinión de los jóvenes, independientemente de su profesión religiosa, en sus preparativos para una reunión de obispos en Roma en octubre próximo. El objetivo del encuentro, previsto para durar un mes, es cómo atender pastoralmente a los jóvenes.


Los resultados, difundidos ayer, revelan que la Iglesia ha perdido credibilidad a los ojos de los jóvenes debido a los escándalos de abusos sexuales cometidos por sacerdotes pedófilos y su encubrimiento por la jerarquía, y los escándalos financieros.


Los jóvenes encuestados dijeron que la Iglesia debería “enfrentar de manera concreta asuntos controvertidos como la homosexualidad y los temas de género”, y discutirlos “sin tabúes”.


Una funcionaria desató una polémica en Francia al afirmar que las parejas homosexuales no son prioritarias a la hora de adoptar un niño.
Pascale Lemare, directora del Servicio de Adopción en la región de Sena Marítimo, dijo que es más probable que las parejas gay obtengan niños “atípicos” a la hora de adoptar.


Género neutro

 

En Holanda, las oficinas del registro civil contarán con una tercera opción para registrar a las personas. A los géneros masculino y femenino, se agrega el género neutro que incluye a los intersexuales.


La resolución proviene del fallo de un tribunal de Limburgo que le dio la razón a un demandante intersexual, según indica el diario El País.


La persona solicitante, de quien no trascendió el género, había sido inscripta en el registro como varón de acuerdo a los informes médicos preliminares. Sin embargo, no se había podido establecer el sexo con claridad y con el paso del tiempo la persona no se sintió representada por el género masculino. Fue así que, en 2001, pidió el cambio registral a femenino.


El Tribunal consideró que era necesario reconocer la posibilidad de un tercer género dada la evolución social y jurídica. No obstante, la normativa no incluye a toda la población holandesa sino que es válida en el ámbito de la intersexualidad.

 

Fuente: El País


 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas