Sin dudas, la caída del pelo es un tema que traspasa lo simplemente "estético" para tratarse de un tema de salud.
Tamaño letra:

 

Existen, como se sabe, innumerables tratamientos -algunos más efectivos que otros- para tratar esta problemática que afecta a alrededor del 50% de los hombres y entre el 5 y el 10% de las mujeres, en especial después de los 50 años. El porcentaje llega a un 95% de la población masculina mayor de 70 años. No obstante, la solución definitiva parece seguir estando lejos de hallarse.


Por eso, se entiende que por estos días haya un gran revuelo entre los expertos por el descubrimiento de un novedoso tratamiento, basado en un fármaco que ya se usa contra la epilepsia, que puede "curar" la calvicie.

 

¿Qué es la alopecia?


Todas las personas perdemos pelo, entre 70 y 100 cabellos por día y es completamente normal.


La alopecia es la pérdida anormal del cabello, es decir cuando una persona pierde más de 100 cabellos diarios se considera que sufre una alopecia o calvicie, ya que son sinónimos.


Lo habitual es que esa caída del cabello se produzca en la cabeza pero también puede afectar a las cejas, pestañas, barba, axilas y hasta a la región genital.


¿Por qué se produce la caída del pelo?


Fases del crecimiento del cabello:
Después de nacer, el cabello crece en una primera fase; después entra en fase de descanso (donde deja de crecer) y posteriormente entra en la etapa en que se cae: el cabello siempre pasa por estas tres fases.
El ciclo normal de crecimiento del pelo suele durar entre 2 y 6 años.
Durante la primera etapa conocida como fase anágena, cada cabello crece aproximadamente 1 centímetro por mes. El 90% del cabello que tenemos se encuentra en fase de crecimiento.
El restante 10% ha alcanzado ya la fase de descanso o fase catágena que dura 1 mes o bien se encuentra en la fase final de caída o fase telógena, en la que pasados 3 o 4 meses el cabello se cae y en su lugar crecerá nuevo pelo.


Pérdida de pelo excesiva


No siempre que se cae más cabello de lo normal tiene porqué deberse a una alopecia permanente, que es el miedo más habitual. Hay una serie de factores que pueden generar una caída excesiva como por ejemplo:

 

Estrés
Haber sufrido una enfermedad grave o una operación mayor puede causar que pasados varios meses se pierda mucho pelo repentinamente: normalmente es por estrés causado por esas razones y suele ser temporal.
También padecer de nervios de forma prolongada puede provocar una caída inusual, pero la solución aquí pasa por controlar mejor dichos nervios o atajar las situaciones que los provocan y de nuevo, lo habitual es recuperar el pelo pasado un tiempo.


Problemas hormonales
Las personas con problemas de tiroides pueden sufrir, ya que se producen desequilibrios en las hormonas masculinas o femeninas y estas a su vez afectan al crecimiento y salud capilar. Generalmente se solventan con un tratamiento adecuado de la enfermedad tiroidea.


Embarazo y al parto
Es muy frecuente que mujeres que acaban de dar a luz a su bebé manifiesten una pérdida de cabello aguda.
Durante el embarazo su cuerpo ha generado niveles altos de hormonas que hacen que el pelo que se debería caer no se caiga; por eso, al recuperar los niveles normales (3 meses después) ese cabello se cae y comienza el ciclo habitual del crecimiento capilar.


Medicamentos
Ciertas medicinas pueden provocar pérdida de pelo que se soluciona al terminar dicho tratamiento.
Los medicamentos que pueden afectar negativamente a nuestro pelo son los anticoagulantes, anticonceptivos, antidepresivos y aquellos usados para tratar la gota, problemas de corazón o presión arterial alta.


Enfermedades
La caída del cabello también puede deberse a enfermedades como el lupus o la diabetes y algunas infecciones poco comunes. En estos casos la alopecia temporal puede ser un síntoma más de la afección por lo que es conveniente diagnosticarla y tratarla adecuadamente.

 

¿Qué tipos de alopecia existen?


Hay diferentes clases y, en función de si somos mujer u hombre (entre otros aspectos), podemos tener más probabilidades de sufrir unas u otras. Estas son las diferentes alopecias que padecen las personas:


Androgenética: Es el tipo de alopecia más común en nuestra sociedad.
Areata: es una enfermedad que provoca zonas despobladas de cabello en forma circular.
Fibrosante: Consiste en la pérdida gradual del pelo de la zona frontal de la cabeza, lo que provoca que el cabello nazca cada vez más lejos de la frente
Difusa: Comienza con la pérdida de densidad del pelo, que se vuelve lacio y seco, y poco a poco va cayendo.
Cicatrizal: No sólo engloba varias enfermedades y trastornos relacionados con el cabello, como la foliculitis (inflamación de los folículos) sino que también reúne algunas enfermedades que no están relacionadas directamente con el cabello.
Universal: Es una enfermedad autoinmune, en la cual el mismo organismo produce anticuerpos contra una parte del folículo capilar.


¿Hay tratamientos para la alopecia?


Sí, existen tratamientos anticaída que ayudan a retrasar o prevenir el desarrollo de la alopecia como por ejemplo el Minoxidil. Pueden usarlo tanto hombres como mujeres y se aplica directamente en el cuero cabelludo mediante diferentes técnicas como la bioestimulación transdérmica o la bioestimulación capilar con Vita-X.
A día de hoy también existen tratamientos que pueden hasta regenerar cabellos nuevos y mejorar el grosor y calidad del pelo actual como son los tratamientos con PRP (Plasma Rico en Plaquetas) o el Láser capilar LLLT.


Hay otro componente llamado Finasterida que tiene resultados similares al Minoxidil, pero únicamente pueden utilizarlo los hombres. Estos fármacos consiguen resultados positivos en la mayoría de los casos y si se comienzan a aplicar antes o al principio de la alopecia pueden prevenir la caída y conservar nuestro pelo durante años.
Si tu alopecia no dispone de un tratamiento médico preventivo como en los casos anteriores, en IMD ofrecemos soluciones temporales como las pelucas de pelo natural para personas en tratamiento de quimioterapia, por ejemplo.


Como solución definitiva a la calvicie también existe la posibilidad de usar unas prótesis que hacemos a medida de cada paciente llamadas Sistemas de Integración o bien realizar un Injerto capilar si se reúnen las condiciones necesarias para poder llevar a cabo el trasplante de pelo.

 

Fuente: imdermatologico.com



 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas