El 10 de mayo se recuerda el Día Mundial de la lucha contra el Lupus, patología crónica, reumática y sin cura hasta el momento.
Tamaño letra:

 

¿Qué es el lupus?

 

El lupus afecta e es una enfermedad que afecta al sistema inmunológico, los músculos y las articulaciones. Puede dañar igualmente la piel, los riñones, pulmones y otros órganos.


Esta enfermedad mayoritariamente se registra en mujeres. Puede aparecer a cualquier edad. La detección precoz y su diagnóstico son claves para aumentar la supervivencia y la calidad de vida del afectado.


¿Cuántos tipos de lupus existen?

 

Algunas manifestaciones de esta enfermedad afectan sólo la piel; pero este término se emplea, generalmente, para describir un tipo más severo de la condición: lupus eritematoso discoide (LED): mal crónico y recidivante caracterizado por manchas redondas rojas de bordes bien definidos sobre la piel.


El segundo es el lupus eritematoso sistémico (LES): es una enfermedad autoinmune con episodios de inflamación en las articulaciones, los tendones y otros tejidos conectivos y muy diversos órganos.

 

¿Cuáles son los síntomas?

 

Síntomas: Muchas personas pueden tener lupus por largo tiempo sin saberlo.


Cansancio
Entre el 50 y el 90 % de las personas que padecen lupus identifican el cansancio como uno de los síntomas principales. Aparentemente, son muchos los factores que provocan el cansancio intenso asociado al lupus, entre ellos, la evolución de la enfermedad, los trastornos de ansiedad o del sueño, la carencia de vitamina D y la falta de actividad física. Los científicos difieren respecto de si existe, además, una relación entre el cansancio y la enfermedad en sí misma o los tratamientos utilizados para tratarla.
Independientemente de la causa, es evidente que el cansancio puede afectar de manera considerable la calidad de vida del paciente, lo que incluye una disminución de la capacidad de funcionamiento en el hogar y el trabajo. Dos estudios realizados mediante una red de ensayos clínicos establecida por la Alianza para la Investigación del Lupus (Lupus Research Alliance) buscan identificar mejores métodos para medir el cansancio de forma objetiva.


Erupción malar
Alrededor de la mitad de las personas con lupus experimenta una erupción “malar” roja característica o un cambio en la coloración con forma de mariposa que puede producirse en las mejillas y el puente nasal. La erupción puede permanecer durante días o semanas y suele ser dolorosa o pruriginosa. Las erupciones también pueden aparecer en el rostro y las orejas, la parte superior de los brazos, los hombros, el pecho y las manos, así como en otras áreas cuando se exponen a la luz solar.
Dado que muchas personas con lupus presentan sensibilidad a la luz solar (denominada fotosensibilidad), las erupciones de la piel suelen desarrollarse o empeorarse al exponerse a ella. Algunas personas señalan que la aparición de una erupción en forma de mariposa es una señal de que sufrirán un brote de la enfermedad.


Dolor e inflamación de articulaciones
Hasta el 90 % de las personas que padecen lupus desarrollarán artritis, que se define como la inflamación o hinchazón del revestimiento de las articulaciones. Los síntomas más comunes de la artritis son la rigidez y el dolor articular, generalmente en las manos y las muñecas. Los síntomas de la artritis pueden aparecer y desaparecer, así como pasar de una articulación a otra. El dolor y la rigidez suelen ser peores por la mañana y mejorar progresivamente durante el día. Los enfermos de lupus también pueden sufrir dolor en las articulaciones sin presentar inflamación ni sensibilidad, lo que se conoce como artralgia.


Fiebre
La mayoría de las personas con lupus eritematoso sistémico (LES) tiene fiebre sin causa aparente (temperatura de más de 37,8 °C [100 °F]). Los médicos normalmente recomiendan medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) (p. ej., naproxeno o ibuprofeno) o paracetamol.
Sin embargo, los síntomas pueden ser similares a otras condiciones médicas más comunes por lo que es difícil de diagnosticar.
En algunas circunstancias, el lupus puede generar complicaciones como infecciones, ataques cardíacos o derrames cerebrales.

 

¿Qué causa el lupus?

 

En la forma más severa de esta enfermedad, el sistema inmune comienza a atacar e inflamar las células sanas, tejidos y órganos.


Aunque aún se desconoce la causa del lupus, existe evidencia concreta de la influencia de la genética, la epigenética (cambios en los cromosomas que afectan la actividad genética), los factores ambientales, los virus y las infecciones. Se espera que los próximos estudios de estas variables nos ayuden a entender mejor las causas de la enfermedad, lo que debería llevar a un mejor diagnóstico, pronóstico, prevención y tratamiento.

 

Tratamiento

 

Es posible que necesite consultar con diferentes médicos para tratar los diversos síntomas del lupus. Después de recibir el diagnóstico, el médico de atención primaria para tratar el lupus suele ser un reumatólogo (especialista en artritis y otras enfermedades que causan inflamación en las articulaciones).

 

El reumatólogo puede derivarlo a un inmunólogo clínico para tratar las afecciones del sistema inmunitario, a un nefrólogo para la enfermedad renal, a un hematólogo para atender los trastornos de la sangre, a un demartólogo para las enfermedades de la piel, a un neurólogo para el sistema nervioso, a un cardiólogo para tratar los problemas del corazón y vasos sanguíneos y a un endocrinólogo para controlar las glándulas y hormonas.


Objetivos de un plan de tratamiento:
-Prevenir o tratar los brotes de la enfermedad
-Prevenir o reducir el daño a los órganos y a las articulaciones
-Reducir la inflamación y el dolor
-Ayudar al sistema inmunitario
-Equilibrar las hormonas

 

¿Hay esperanzas de cura?

 

Los investigadores han logrado un progreso importante al identificar a las personas con riesgo de padecer lupus y a los marcadores moleculares (un signo en las células que puede predecir los brotes de lupus) que aparecen antes de que comiencen los síntomas.


A partir de estos avances, los científicos esperan generar estrategias de intervención temprana o incluso de prevención de la enfermedad.


Para las personas con diagnóstico certero de lupus, las investigaciones se centran en diseñar nuevos ensayos clínicos que prueben candidatos de medicamentos que, si tienen buenos resultados, podrían combinarse con las terapias actuales.


La Alianza para la Investigación del Lupus financia la investigación más innovadora del mundo con la esperanza de encontrar diagnósticos más certeros, un mejor tratamiento y, a la larga, una cura para la enfermedad.

 

Fuente: www.lupusresearch.org

 

 

Comentarios

Video del día

Lo + Leído

Noticias Relacionadas