Tamaño letra:

El trigo burgol es una variedad de cereal integral obtenido a partir del trigo candeal (grano duro de trigo) y es uno de los ingredientes más utilizados en la cocina árabe, armenia y de medio oriente. Es una variedad de trigo comercializado partido, zarandeado, precocido y secado, que facilita la cocina para aquellos que están muy limitados por cuestiones laborales. El grueso es el mejor para los rellenos y el fino para las ensaladas.


¿Qué diferencia tiene con el cuscús? El cuscús es sémola de trigo, que también se utiliza en la cocina árabe. El trigo burgol se utilizó mucho en el Oriente hasta la llegada del arroz desde la India y Persia.


Contiene principalmente hidratos de carbono como fuente de energía y ayuda a que la glucosa se absorba lentamente en el torrente sanguíneo.


Debido al contenido de su cáscara aporta cantidades considerables de salvado de trigo, vitaminas del complejo B (B1 y B2) y minerales como calcio, hierro y fósforo, lo que lo diferencia de otros cereales no integrales. Aporta aproximadamente un 12% de proteínas y prácticamente no contiene grasas.


Presenta fibra, que facilita un adecuado funcionamiento intestinal. Su valor energético es inferior al de otros cereales no integrales (330 calorías cada 100 gramos de alimento).


Lo podés adquirir en casas dietéticas o en algunos supermercados, en bolsas o suelto. Para verificar su frescura, lo podrás comprobar en su olor a nuez.

 

¿Cómo se prepara?

Si es suelto, deberás hidratarlo 20 minutos y cocinarlo otros 20. Si lo comprás en bolsas, deberás lavarlo bien varias veces hasta comprobar que no exista polvillo o palitos. Una vez que ves el agua totalmente limpia, lo colocás sobre agua hirviendo tapando la superficie del trigo burgol para que se hidrate (que absorba agua) durante 20 minutos o hasta que los granos estén al dente, comprobando que adoptó el doble del volumen que pusiste en el agua. Luego retirás, escurrís y mezclás con los alimentos que desees.

 

Almacenamiento

 

En frascos de vidrios bien cerrados, en lugar fresco y seco, puede durar hasta 8 meses. Una manera de evitar la proliferación de insectos es llevarlo a la heladera o introduciendo una hoja de laurel.

 

Hamburguesas de lentejas y trigo burgol


Ingredientes para 4 porciones
Lentejas (ya hervidas): 1 taza de las de desayuno
Dientes de ajo: 2
Cebolla rallada: ½
Huevo: 1
Perejil picado: cantidad suficiente
Orégano: 1 cucharada de las de postre
Pimienta: cantidad suficiente
Sal: 1 pizca
Pimentón: 2 cucharadas de las de postre
Ají molido: 1 cucharadita de las de té
Trigo burgol hidratado: ½ taza de las de desayuno
Trigo burgol fino: cantidad suficiente


Preparación
Hacer puré las lentejas, agregar los ajos picados, la cebolla rallada, el huevo, el perejil y los condimentos. Amasar con las manos.
Hidratar el trigo burgol con agua o caldo hirviendo y esperar que se enfríe y agregar a la mezcla anterior. Agregar el burgol fino. Mezclar bien hasta que se logre una masa pastosa. Luego refrigerar como mínimo 2 horas para que se intensifiquen bien los sabores, tome textura y quede maleable para poder armar las hamburguesas.
Tomar porciones de la pasta y formar las hamburguesas o colocar en moldes de hamburguesas. Achatar para que queden uniformes y rebozar con burgol fino.
Una vez preparadas, cocinar de ambos lados sobre plancha previamente untada con 1 cucharadita de las de té de aceite. Se pueden acompañar de vegetales horneados o ensalada de todos los colores.

 

Fuente: Clarín/Buena Vida

 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas