Tamaño letra:

La sufren chicos y grandes, especialmente en los días calurosos que se vienen, con exposiciones al sol, al aire acondicionado y también a las piletas.
Se trata de la conjuntivitis, una molesta enfermedad en la que se inflama la conjuntiva, es decir, la membrana que cubre la parte interior de los párpados y la parte blanca del ojo.


"La conjuntiva es la piel que recubre al ojo por fuera. Se trata de un tejido con numerosos vasos sanguíneos, razón por la cual cuando se inflama se pone rojo. Por definición, la conjuntivitis es la inflamación de este tejido", explicó el doctor Rogelio Ribes Escudero, médico oftalmólogo, especialista en córnea y superficie ocular.


Según el experto, la conjuntivitis infecciosa más común es la producida por el adenovirus, que es el mismo virus de la gripe. Esta puede afectar solo los ojos o estar acompañada de un cuadro inflamatorio en la vía aérea superior. Puede ser uni o bilateral y, en general, produce una tumoración y dolor por delante de la oreja debido a la inflación de los ganglios preauriculares. Es un cuadro muy contagioso, principalmente, a través de las secreciones oculares.


"Por eso, es importante que los pacientes con conjuntivitis se aíslen socialmente hasta que el cuadro infeccioso se resuelva y que realicen una correcta higiene de manos con jabón y alcohol para evitar diseminar la infección", recomendó Ribes Escudero, miembro de la Sociedad Argentina de Superficie Ocular.


El cuadro puede durar entre 2 a 4 semanas y los síntomas comienzan con ojo rojo y sensación de cuerpo extraño. Luego aparece el edema palpebral y aumenta la congestión ocular con abundante secreción, especialmente, por las mañanas. Algunos pacientes pueden presentar visión borrosa debido a una inflamación en la córnea.

 

Síntomas

 

Sus principales síntomas son:
Inflamación del ojo.
Incremento de lagrimeo.
Irritación del ojo.
Sensación de cuerpo extraño.
Picazón.
Secreción de mucosa.
Formación de costra en las pestañas por la mañana.

 

Dura varias semanas y también puede derivar en una faringitis u otitis ya que están estrechamente vinculadas. Expertos recomiendan no compartir medicación con los miembros de la familia que la tengan ya que es una de las principales vías de contagio.


"Una de las consecuencias es una queratitis, que no sólo se afecta a la conjuntiva sino también a la córnea. La formación de membranas en la conjuntiva impide o retrasa la curación y el acceso de la medicación, por lo que puede dejar cicatrices conjuntivales e inclusive, ojo seco como efecto secundario", agregó Wainberg.


En la mayoría de los casos, es un cuadro que se resuelve con el tiempo y es frecuente que el paciente cambie de oftalmólogo o de centro buscando un tratamiento que lo cure rápidamente. Esto genera una sobreindicación de gotas con cambios frecuentes de antibióticos, corticoides y uso desmedido de lágrimas artificiales que, en la mayoría de los casos, empeora el cuadro, generando efectos tóxicos por polimedicación.


"Cuando el cuadro está resuelto, es normal que la sensación de cuerpo extraño y visión borrosa, que se debe a un ojo seco que persiste 2 a 3 meses tras la conjuntivitis. En algunos puede mantenerse la visión borrosa durante varios meses debido a un cuadro inflamatorio denominado queratitis numular, producida por el propio organismo, que ataca a la córnea, estimulada por las cicatrices que dejó el virus", puntualizó Ribes Escudero.

 

Conjuntivitis alérgica

 

La conjuntivitis alérgica, en tanto, es una inflamación de la conjuntiva producida por alérgenos, partículas presentes en el ambiente y que a la mayoría de las personas no le generan problemas. Sin embargo, en pacientes alérgicos producen una respuesta inflamatoria. Los ojos son mucosas expuestas al medioambiente durante todo el tiempo, razón por la cual son frecuentes las conjuntivitis alérgicas. Afectan a los niños entre 4 y 12 años y a los mayores a 60 años.


El principal síntoma es picazón o prurito, acompañada de ojos rojos y edema palpebral. Tiene mayor prevalencia en los meses de primavera por la mayor cantidad de alérgenos producto de la floración de las plantas. Es importante su correcto diagnóstico mediante estudios de sangre, de laboratorio ocular y un correcto examen oftalmológico.


Su principal problema es que es muy difícil evitar la exposición frente al alérgeno ambiental. Por lo tanto, la terapia se basa en inmunoterapia, es decir, en tratar de disminuir la respuesta inflamatoria del propio cuerpo frente a la exposición del alérgeno.

 

Fuente: Infobae
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas