El otoño es excelente trasladar las plantas subtropicales en maceta dentro de casa si vives en zona con heladas , para plantar árboles ornamentales, árboles frutales, Coníferas, arbustos y rosales.
Tamaño letra:

Ya se pueden ir plantando los bulbos que florecerán en primavera: Tulipanes, Jacintos, Crocus, Narcisos, Ranúnculos, Anémonas, Escilas...
Cuando plantes árboles, limpia toda la maleza a su alrededor porque son competidores por el agua y los nutrientes del terreno y realiza un buen alcorque o poceta para almacenar el agua de lluvia.
Cubre los arbustos, rosales y demás plantas recién plantadas con una capa de hojas, mantillo, compost, estiércol u otro material orgánico. Esto evita que el suelo se seque, le aporta alimento y protege las raíces del frío.
Los riegos se van espaciando cada vez más en otoño y dependiendo de las lluvias caídas, se puede suprimir totalmente. Por ejemplo, el césped, 2 veces por semana y los arbustos cada 7 ó 10 días; Cactus y Crasas cada 20 ó 25 días.
Poda las flores marchitas y las hojas sobrantes y deposítalas en el montón de compost.
Ata los brotes nuevos de las Plantas trepadoras al soporte.
Recoge con frecuencia las hojas caídas, así como las flores marchitas, y utilízalas para hacer compost. No zarandees los árboles para provocar la caída de las hojas; esto deja heridas frescas en la inserción de las hojas por donde pueden entrar hongos y bacterias.
Los rosales pueden verse afectados en otoño por los hongos Oidio, Mildiu y la Mancha negra, enfermedades propias de la humedad y la temperatura suave. Emplea los fungicidas adecuados y recoge las hojas enfermas y quémalas.
El césped en otoño es propenso a las larvas de la Rosquilla negra, que corroen el cuello y raíces. Compra un producto a base de Piretrinas y úsalo al atardecer. Otra opción que va muy bien es usar productos que contengan la materia activa CLORPIRIFOS. Los tratamientos repítelos cada 10 ó 15 días.
Aplica un fungicida al césped en otoño, después de segar. Servirá para tratar o prevenir las enfermedades de hongos más comunes.
Recorta cerca del suelo a la Lavanda, Salvia y Santolina que ya florecieron durante el verano. Haz lo mismo con otras perennes de flor como Flox perenne, Astilbe, Aster, Achillea filipendulina, Coreopsis, Chrysanthemum, Delphinium, etc.
Saca de la tierra los bulbos estivales: Gladiolos, Dalias, Cañas indias, Begonias... Se dejan secar, se envuelven en papel de periódico y se guardan en una caja en un lugar libre de heladas.

Se desentierran y enmacetan el cebollino, el perejil y otras hierbas sensibles a las heladas y se llevan a la cocina.
Semilleros.En otoño se pueden hacer semilleros de Clavelinas, Pensamientos, Clarkias, Gazanias, Primaveras, Aquilegia, Arabis, Aubrietia, Dianthus plumarius, Iberis, Salvia,... Cubre las cajoneras con un vidrio para adelantar la germinación y proteger de las bajas temperaturas a las plántulas. El momento de plantarlas en el jardín es cuando ya tienen entre cuatro y seis hojas.
Desentierra las Plantas Vivaces que se hayan vuelto demasiado grandes, divídelas y plántalas de nuevo. División de mata: Hemerocallis, Agapanto, Chrysanthemun maximun, Gazania, Clivia, Achilea, Acanto, Ajuga, Lirios, etc.
Propaga por estaca o esquejes arbustos como Abutilón, Hibisco, Abelia, Spiraea, Berberis, Weigela, Plumbago capensis, Rosales, Deutzia, Forsythia, etc.
Recoge las semillas y frutos para plantarlas en primavera. Por ejemplo, Cotoneaster, Pyracantha o Acebos, se extraen las semillas de los frutos, se guardan en la zona de las verduras de la nevera y siembran en primavera (ideal es mantenerlas a + 4ºC). Hay arbustos de estos, como Acebos, que pueden tardar 1 año en germinar. Paciencia.
  

Comentarios

Video del día

Lo + Leído