Marinha Villalobos, actriz y directora de teatro llegas a Musas de la mano de una obra de teatro en la que la protagonista es de La Comarca.
Tamaño letra:

Queremos saber todo acerca de vos, de tu trayectoria de tu pasión.

Contanos en qué momento de tu vida sentiste que la actuación era tu deseo
Tuve la suerte de ser muy estimulada desde chica, no miraba televisión, jugaba mucho, inventaba historias con muñecas, cantaba mucho en el espejo. Creo que esa etapa de la infancia es súper importante, se absorbe mucha información. A los 6 años ya estaba muy canchera en inventarme vidas paralelas y en el post del almuerzo familiar me disfracé en la habitación de mi tía Ani y cuando salí a escena mis tíos me presentaron como “Marinha Soledad”, yo después hice mi perfo y venían los aplausos y le seguía la torta y el regalo de otra muñeca. Eran domingos felices. Más tarde y ya de adolescente, en una clase de teatro hice un ejercicio sobre recuerdos de la infancia y llevé justamente esta imagen del almuerzo. Ahí volvió aparecer mi alter ego “Marinha” y se quedó. Ese nombre fantasy ya está instalado. Creo que la fantasía, la ficción y la posibilidad de otros mundos me sostienen. Después existieron otros hitos vinculados con el actuar como cuando mi mamá me inscribió en el IVA (Instituto Vocacional de Arte), una escuela de arte donde me nutrí de un tipo de educación muy diferente a la formal con otro vínculo con los docentes, con la libertad de expresión. Ahí aprendí a pensar el arte como una forma de ser en el mundo divirtiéndome con las clases de instrumentos autóctonos, pintura, fotografía, teatro, literatura, hasta que tuve que elegir una orientación para los dos últimos años y elegí actuación. Ahí creo que se definió un poco todo.

¿Dónde te formaste? ¿Cuáles son tus referentes en la actuación?
Además del IVA, fui al IUNA unos años y tomé clases con diferentes docentes que admiro muchísimo. Incluso llegué a trabajar con ellos como con Andrea Garrote, que es una gran actriz. Igualmente creo que mi formación tiene más que ver con la observación, no tengo un maestro único, ni vengo de la escuela de tal. Soy muy ecléctica, cambio bastante. Voy siguiendo mi deseo y en mi formación soy bastante autodidacta. Escribo, soy periodista, trabajo en comunicación, producción, estudié cine, soy actriz. Me gusta la labor de estar delante y detrás de escena, porque todo es información valiosa, es un backup muy estimulante.

Trabajaste en cine y teatro. Como actriz, en área de dirección y producción. ¿Cómo se hace para hacer todo?
Probando. Cada trabajo que me ofrecieron, en general me pasa que no siento que estoy muy preparada para eso y después en el quehacer real lo suelo llevar bien. Con equivocaciones obvias, preguntando, pero laburando con esa humildad desde la que quiero trabajar siempre. Vinculándome con el otro, tratando de dejar los egos y las competencias lógicas de los artistas de lado. Es una enorme tarea, pero creo haber logrado muchísimo este 2017 eso. Escucho mucho, pregunto, investigo y me divierte vivir experiencias, me da adrenalina. Me parecen desafíos que si aparecen es porque por ahí tengo que ir. Suena un poco místico, pero así me muevo y creo que decidí bien. Pero también sé que en ciertos momentos la parte negativa al saber cómo es un proceso creativo de principio a fin, me cuesta despegarme y delegar, pero sigo aprendiendo y está buenísimo.

Hablemos de Caito, una película escrita y dirigida por tu amigo Guillermo Pfening, también director de Juego de Rol, la obra que mencionamos al principio. ¿Como es trabajar con tu mejor amigo?
Trabajar con Guille es diversión infinita. Nos entendemos mucho trabajando y tenemos una confianza de hermanos. Con Guille nos conocimos de muy chicos. Yo tenía 20 años y estaba haciendo una obra de teatro donde necesitábamos un reemplazo de actor y apareció Guille. Ese mañana nos encontramos en Parque La Heras, yo estaba trasnochada, él también y fui con llena de prejuicios de porteña actriz. En esos momentos pensaba que la gente que laburaba en tele o que había hecho la peli del Potro, Rodrigo, como Guille en esos momentos era hueca. Hoy, estoy ansiosa por estar en esos lugares. Cuesta mucho mantenerse en esta profesión, de hecho dejé de actuar por cinco años, pero Guille me llamó y me dijo: Estoy escribiendo un personaje inspirado en vos en mi primera peli. Yo no tenía nada de experiencia en cine, no había hecho ni un cortometraje en mi vida, mi única experiencia era la cámara de mi papá que es reportero gráfico y Guille me dijo: Dale, dale, vos podés. Así fue mi primera experiencia en cine, donde además de actuar, produje, edité la peli, hice prensa. Fue un trabajo de casi diez años donde nos sorprendimos paso a paso, los viajes, festivales, la respuesta de la gente al tratar un tema tan personal de Guille y su hermano. Fue una experiencia familiar hermosa. Con Guille laburamos siempre teniendo en cuenta lo que queremos contar en el momento, sublimamos mucho con lo que hacemos y somos muy respetuosos del trabajo del otro. Eso se da pocas veces y Guille además de amigo, hermano, es una persona super valiente y en eso me identifico mucho.

Hablemos de Suzuki, tu personaje explosivo en Caito…
La Suzuki está inspirado muchísimo en mí, es una mujer fuerte y desprejuiciada que le gustan los desafíos. Los tres personajes de la película muy outsider, Caito por tener una distrofia muscular que lo imposibilita de hacer ciertas cosas y con un deseo muy fuerte de ser padre, Anita una nena muy humilde que es maltratada por sus padres y la Suzuki un gato de pueblo que baila en los boliches los fines de semana.
La Suzuki se inspiró también en la Coca Sarli, en mujeres 100% argentas, fue súper divertido todo el proceso y pude explorar la sensualidad femenina a full. Me divertí mucho, aprendí haciendo cine, soy muy afortunada por eso.

Hagamos un paréntesis en la entrevista y hablemos de Marinha, una mujer que juega cada instante con su sensualidad, que se mete en mundos distintos para conocerlos, que se arriesga y que tiene sueños como mujer… ¿Qué dirías de vos?

Yo no tengo mucho registro de mi sensualidad, no me considero el estereotipo de mujer sensual, pero está bueno que los otros lo ven y puedo jugar con eso. Si es cierto que soy súper curiosa y social, que tengo una alma de periodista nato y eso que no se quiere hablar, o los tabúes en general ,me interesan investigar en general. Eso que no se quiere hablar o cuesta, me interesa ponerlo en valor.

¿Qué pasa con el amor, con las relaciones humanas, con el instante en que uno decide mirar hacia fuera y conocer gente… con qué nos encontramos hoy?
Las formas de comunicación, de encuentro cambiaron. Hoy se mira desde el teléfono celular, todo está mediado por el chat, por un audio, por una foto. Vivimos para hacer registro fotográfico de cada instante vivido, lo subimos a nuestras redes y ahí queda. Me da un like el chico que me gusta en una foto y es un montón. Y no es nada. Hoy la gente para conocerse usa aplicaciones o las mismas redes sociales. Todo se maneja con los dedos. Eso trae también un montón de neurosis que ocasionan distorsiones de la realidad. Todo está mucho más medido y lleno de filtros y recortamos las imágenes para vernos bien. Pareciera que la realidad cuesta bastante, más allá del contexto. A mí me interesa mucho este tema y cómo los lenguajes van variando, cómo es la conquista hoy y lo maravilloso que tiene el acercamiento a través del mundo virtual y lo tremendo que es.

Hoy tenés en cartel otra obra que tuvo mucha repercusión, una obra actual que pone el foco en las relaciones y las nuevas formas de conocer gente: #citatextual. Contanos.
#citatextual se gestó hace cinco años cuando una amiga me llamó y me dijo: “¿Conocés Tinder? entremos ya!!” A partir de ahí empecé a conocer mundos paralelos. Me obsesioné con los perfiles de hombres, lo que describían de sí mismos, cómo se presentaban. En definitiva, me interesaba cómo elegían presentarse en el espacio de 500 caracteres que te da la aplicación para conquistar a una chica. Cada perfil, las fotos seleccionadas eran un mundo para mí. Así empecé a coleccionar print de pantallas de perfiles de hombres y pedir a amigos que me pasen sus perfiles favoritos e intercambiar figuritas. Después empecé a recolectar chats que tenía con algunos, anécdotas de amigos. Siempre era un tema de conversación. Hice una investigación sobre estas redes sociales como Tinder, Happn, Grindr y empecé a darle forma a las veladas que de música y texto que hablan sobre cómo es la conquista amorosa en tiempos de virtualidad. Para eso sumé la música en vivo del trío TinderCats con algunos de mis temas favoritos de Sandro, Cerati, Virus, Los tres, Miguel Bosé. Todos temas que hablan del amor y sumé a mis amigos y actores favoritos para que lean chats en vivo, poesía, canten, bailen y a un fotógrafo, Joaquín Soler, que hace retratos en formato medio y sin retoques, ni filtros. Hay una frase de una de las canciones que interpretamos, de Cerati que me parece que sintetiza muy bien de lo que habla #citatextual “Si el lenguaje es otra piel, toquémonos más”. En definitiva el amor es comunicación y estamos, hoy, mediados por el celular en todo momento. Esos dos grandes temas me interesan muchísimo.

¿Cómo llegas a Juego de Rol?
Llego a través de Guille, que me propuso escribir y co-dirigir. Al momento de pensar la obra, y como siempre, pensamos en hablar de algo real, inspirarnos hablar desde nosotros mismos y el amor es algo de lo que hablamos mucho. Nos gusta hablar de temas que no se hablan mucho, o que siempre hay un tabú al respecto. En Caito tocamos un tema bastante particular al hablar de su hermano que padece una enfermedad rara, un tipo de Distrofia Muscular que le va atrofiando lentamente los músculos. Hablar de un chico con este tipo de dificultad motriz y no victimizar a nadie, verlo en el cine hace el amor con la Suzuki, tener ganas de ser padre, equivocarse como cualquiera, fue un acierto. Siempre decimos con Guille que ante la verdad, nada. Y así seguimos, hablando un poco de nuestra mirada a cerca de ciertos prejuicios en función de la sexualidad y el contacto amoroso con otro. Después conocí a Caro Fernández, a Juan Pablo Mirabelli y a Francisco Andrade. Todos actores increíbles elegidos especialmente para interpretar una comedia que habla de temas que a veces cuesta, incluso, hablar en pareja.

¿Podes adelantarnos de qué se trata?
Se trata de una pareja que tiene años de relación. Clara tiene 42 años y Lucas 32 y hace un tiempo que no tienen deseo sexual por el otro. Estos son temas que son recurrentes y muy complejos de tratar en la pareja. Todos tenemos fantasías sexuales y ellos se animan una noche a bajar Tinder y Happn (aplicaciones para conocer gente) y elegir cada uno, su pareja para hacer un intercambio. Va a llegar primero Salvador, el hombre maduro que eligió Clara, y la propuesta que se inició como sexual, va a cambiar abruptamente. Es una comedia donde podemos relajarnos y pensarnos en esas situaciones, poder pensar en ciertos tabúes, prejuicios que se tienen en función de la mirada ajena, la imagen que tienen de uno los otros y animarse a vivir como nos guste vivir.

Cómo describirías a Francisco Andrade, Carolina Fernández y Juan Pablo Mirabelli como actores y hablemos de sus personajes.
Son actores super profesionales, Caro es un actriz con mucha verdad, muy arriesgada y super inteligente en escena. Su trabajo de productora, la ayuda a tener conciencia de todo el proceso. Me encanta lo que está haciendo, es complejo generar situaciones de tensión sexual y con Francisco Andrade, quien hace de su pareja son una bomba!. El personaje de Carolina es una mujer que está en un momento de cambios, queriendo en lo personal cambiar ciertas reglas de juego impuestas y es la que más está dispuesta a probar un intercambio de parejas. Ama mucho a su pareja, pero está trabado esto y de alguna forma es quien motoriza y hace que la nueva experiencia sexual se lleve a cabo. Me encantan la pareja que hacen con Francisco, quien interpreta a Lucas. Como actor es muy talentoso, propone sin prejuicios, se anima al juego libremente al igual que Juan Pablo Mirabelli que tiene mucha trayectoria en el medio y se nos facilitó mucho la tarea con tanta buena predisposición a un trabajo súper intenso y que requiere mucha entrega.

Hablemos de tu presente y de tus sueños. ¿Qué esperas de tus dos obras y que soñas como actriz?
Hoy estoy super focalizada en estas dos obras que me tienen muy feliz. Como actriz me encantaría que llegue más cine y algún personaje teatral cautivador, distinto. Está buenísimo dirigir y fue algo que nunca pensé que sería capaz de hacerlo. No era un deseo, pero me di cuenta que se me hace sencillo, que siempre estuvo ahí. Así que estoy súper contenta de esta hermosa sorpresa.

 

Comentarios

Video del día