Tamaño letra:

 

Son distintas las escaleras flotantes que es posible diseñar. Hay muchas variantes en el concepto de una escalera flotante.


Son fáciles de hacer las escaleras flotantes típicas que no tienen plataforma visible y no cuenta con ajustes decorativos de ningún tipo.


Hay algunas que tienen escalones plegables y solamente están anclados al muro por un lado, es algo que da la impresión casi mágica de un elemento en el aire sin soporte aparente.


En el mercado se empezaron a comercializar los escalones que suelen estar hechos de madera, aunque algunos se fabrican de vidrio transparente o de material plástico, también hay de piedra y de concreto, por supuesto el metal es material apropiado para hacerlas.


Una de las mayores ventajas de adquirir una escalera flotante es que con ella usted puede conseguir una declaración visual y de estilo. Comúnmente estas escaleras son tratadas como piezas de escultura, objetos de arte, algunas muestran gran valor estético.


El tipo más básico y minimalista de la escalera flotante es simplemente una serie de escalones conectados a la pared.


Es muy importante que los escalones y los accesorios empleados para anclarlos al muro sean muy resistentes.


El montaje a la pared debe ser probadamente resistente, en muchos casos puede requerir de soportes dobles. Los escalones pueden quedar fijados a la propia pared, o colocados allí mediante un soporte que va por debajo, y puede quedar oculto en el muro.


En los proyectos del tipo Hágalo Usted Mismo, la madera es el material más fácil para trabajar y construir estas escaleras, ya que es posible perforar los escalones y así ocultar los soportes.


En algunos mercados hay kits de escaleras que facilitan la autoconstrucción.


El pasamanos de las escaleras flotantes es una pieza clave, hace a la seguridad, tanto si está como si no se lo instala.


Para lograr un verdadero aspecto minimalista es recomendable que la escalera no tenga pasamanos, sin embargo esto hace que sea una escalera peligrosa.


Los pasamanos, usualmente, son instalados a los lados de la escalera, y en algunos casos en el lado opuesto a la pared donde se colocan amurados los escalones.


Si usted usa postes o cables afirmados al techo es posible hacer una segunda barandilla opuesta a la pared, de esta forma parecerá como si la escalera estuviese flotando.


Otra buena opción es colocar el pasamanos en la parte superior de unas láminas de vidrio o de material plástico que hacen de barandillas a lo largo de ambos lados de la escalera, porque también crean un aspecto de estructura flotante además de brindar mayor seguridad al contar con dos pasamanos.

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas