El escape se produjo de las jaulas de una empresa noruega en el sur del país, frente de Puerto Montt.
Tamaño letra:

 

 “Hemos visto los cambios brutales que ha tenido nuestra actividad”, dijo el dirigente del sindicato que reúne a 94 socios y una flota de botes menores de sesenta embarcaciones.


En el mes de julio, 690.000 salmones del Atlántico escaparon desde el centro Punta Redonda de la empresa noruega Marine Harvest, ubicado en la isla Huar, justo en frente de Puerto Montt.


El impacto de la acuicultura industrial viene generando hace tiempo preocupación entre las organizaciones ambientalistas y los científicos. La mitad del pescado que se consume en el mundo proviene de granjas marinas y los salmones son el segundo producto de exportación de Chile, justo después del cobre.


“Nos destruye la carnada, la sardina, el pejerrey. Es una especie voraz”, dijo Luis Mayorga, un pescador artesanal que participó en la recaptura de los salmones fugados, un hecho que en su opinión se repite muy seguido. Como él, otros miembros del sindicato de pescadores fueron contratados para tratar de capturar, en un plazo de treinta días hábiles, al menos el 10 por ciento de los peces que escaparon de las jaulas de Marine Harvest, tal como lo estableció la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA). De lo contrario, la legislación chilena presume daño ambiental.


La empresa noruega consiguió ampliar la fecha por treinta días más. Sin embargo, el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) presentó una denuncia en contra de Marine Harvest “por posibles incumplimientos en el mantenimiento y seguridad de la infraestructura del centro Punta Redonda”.


El 15 de septiembre, día en que venció la prórroga, Sernapesca confirmó que la empresa había recapturado solo 38.286 ejemplares: es decir, el equivalente a un 5,54 por ciento.

 

Esta información contradice las cifras que figuran en el informe elaborado por la empresa noruega, en el que se afirma haber recapturado 187.949 peces, un 21,5 por ciento extra, gracias a las labores informales de pescadores artesanales que supuestamente vendieron o consumieron las especies.

 

Clarín
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas