El Banco Patagonia, la asociación civil Misiones Rurales Argentinas, la empresa social Proyecto Agua Segura y el conductor televisivo, Julián Weich, destinarán filtros de agua potable a una docena de escuelas rurales rionegrinas. 
Tamaño letra:

 

 

El Banco Patagonia, la empresa social Proyecto Agua Segura, la asociación civil Misiones Rurales Argentinas y el conductor de televisión, Julián Weich, destinarán filtros de agua potable a 12 escuelas de Río Negro.

 

Los primeros filtros microbiológicos LifeStraw® Community alcanzarán a más de 860 niños y docentes de una docena de establecimientos educativos situados en El Foyel, El Cuy, Sierra Colorada, El Bolsón, Fita Quiche, Ñorquinco, General Conesa, Lamarque, Naupa Huen, Laguna Blanca, Ing. Jacobacci y Clemente Onelli.

 

Julián Weich, en la presentación de la campaña, expuso "El problema del agua potable es terrible en el mundo, no solamente en Argentina, en el mundo muere un chico de diarrea cada 90 segundos. Si vos me decís 'Pero la diarrea no mata', es verdad, no mata cuando la atendés, cuando no la atendés termina siendo una deshidratación, una desnutrición y riesgo de vida".


En ese sentido, el animador televisivo comentó que en las escuelas rurales, en todo el país, los niños ingieren agua verde que sale de los aljibes y esa agua "no es potable", por lo que "nuestro proyecto Agua Segura trabaja en las escuelas rurales porque sentimos que es el lugar adecuado, primero para que los chicos tomen agua segura, segundo porque creemos que el agua segura es el primer escalón para evitar la desnutrición y tercero porque es el lugar donde los chicos van a aprender y cuando van los chicos a aprender, van los padres a aprender, así que nosotros no solamente le contamos lo que es el proyecto Agua Segura, sino que también les enseñamos a los chicos que el agua segura, o el agua potable, es un derecho".


Sobre este último punto, destacó que los pequeños deben saber que "el agua se las tienen que dar el Estado, un privado, la escuela, el vecino, pero tienen derecho a tener agua potable, así como tienen derecho a la educación, a jugar, a la salud, a todo lo que implican los derechos del niño, el agua potable es un derecho también".


Respecto a los filtros, Weich indicó que tienen una capacidad de 100 mil litros de filtrado y cuentan con la tecnología más alta en el mundo para filtrar agua, según lo determinó la Organización Mundial de la Salud -OMS-.


Los mismos tienen una vida útil de entre tres y cinco años, no necesitan energía solar ni eléctrica, no tienen recambio, son fáciles de usar y poseen pequeños agujeros que evitan el ingreso de baterías, virus, gérmenes, parásitos y microbios.

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas