Delante de dos psicólogos, el hombre le advirtió que la iba a matar a ella y al vecino. Después, aseguró que iba a comprar un revólver.
Tamaño letra:

 

El Superior Tribunal de Justicia confirmó la decisión de un juez de Cipolletti que le denegó beneficios procesales a un hombre imputado por el delito de “amenazas simples”.


El 1 de septiembre de 2015 la víctima se acercó a la sede de Ruca Quimei, el servicio municipal de violencia familiar, con la intención de pedir ayuda ya que su marido la golpeaba. El acusado llegó después y, delante de dos psicólogos, la amenazó: “La voy a matar a cuchilladas a ella y al vecino, voy a comprar un revólver y los voy a matar”.


La defensa pública del acusado había solicitado la suspensión del juicio a prueba para evitar el proceso. Sin embargo, el magistrado le denegó esa posibilidad. La defensa, entonces, interpuso un recurso de casación y luego una queja ante el STJ.


Pero el STJ dijo: “Nos encontramos ante una conducta que ha causado sufrimiento psicológico a la mujer víctima, en razón de su fundado temor por las amenazas que le fueron dirigidas por su marido, en un contexto de violencia previa por el cual aquella ya estaba procurando ayuda ante un servicio de asistencia especializado en la temática. Tampoco podemos soslayar que el causante desplegó tal temeraria conducta ante los profesionales de dicho servicio, lo que hace evidente la contumacia de la actitud del agresor y la alta probabilidad de que Ésta se habrá de mantener e incluso agravar con el tiempo. Por ende, no merece reproche alguno el dictamen del fiscal de Cámara”.
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas