Discutió adentro de un bar y disparó contra la pared del local y un automóvil.
Tamaño letra:

 

Este miércoles, la Unidad Fiscal de Admisión y Análisis de Casos solicitó dos años y cuatro meses de prisión condicional para un hombre acusado de abuso de armas, ocurrido en junio en un bar de Sierra Grande.


Según la acusación, efectuada por la fiscal Paula de Luque, el hombre discutió con otras personas adentro de un bar y en el exterior del local disparó contra la pared y un auto estacionado.


Por esos hechos se le imputó la portación de arma de guerra sin la debida autorización legal y el daño al vehículo, aunque la propietaria del mismo desestimó la denuncia por este último hecho, habiendo pactado los arreglos en forma privada con el imputado.


La pena solicitada impondría además -de ser homologada- pautas de conductas entre las que se destaca la prohibición de abusar de bebidas alcohólicas y estupefacientes, además de fijar domicilio y someterse al control del Instituto de Presos y Liberados. De incumplir alguna de estas pautas se perdería la condicionalidad de la condena.

 

Todo ello fue aceptado por el hombre quien reconoció en la audiencia haber cometido el hecho y aceptó la pena prevista.


La acusación se sustenta en testimonios de dos mujeres (la dueña del local y otra que se encontraba en su interior), de quienes habían compartido instantes previos con el imputado y de policías que participaron en el operativo en que se lo detuvo.


Además se valoró el acta de procedimiento policial y croquis, actuaciones y fotografías realizadas por el Gabinete de Criminalística.

 

El juez Carlos Reussi resolverá la situación procesal dentro de tres días.

Comentarios

Video del día