Recibieron una pena de dos años de prisión en suspenso e inhabilitación para desempeñar cargos en cualquier fuerza por el mismo período de tiempo.
Tamaño letra:

 

Terminó el juicio contra los policías Maximiliano Morales y Luis Irusta imputados por el allanamiento ilegal a la casa en la que vivía Lucas Muñoz, el efectivo policial asesinado en Bariloche.

 

Ambos fueron declarados culpables y recibieron una pena de dos años de prisión en suspenso e inhabilitación especial por mismo plazo para desempeñar cargos en cualquier fuerza.

 

Durante la lectura de la sentencia se remitió a la causa principal remarcando que “se ve pacto de silencio y cadena de encubrimiento”.

 

El oficial ayudante Maximiliano Morales (23) y el oficial subinspector Luis Irusta (31), fueron encontrados responsables por haber desplegado un procedimiento sin orden escrita y fundada y por fuera de las previsiones de la ley, manipulando documentación, revisando efectos personales del por entonces desaparecido Lucas Muñoz, para luego enviar fotografías tomadas con sus teléfonos celulares a su superior jerárquico, el jefe del Cuerpo de Seguridad Vial Almendro Paz, quien a su vez, luego las remitió al subjefe de la Unidad Regional Tercera de Policía, Manuel Poblete.

 

El hecho ocurrió en la noche del 14 de julio de 2016, el mismo día en que el agente Lucas Muñoz debía presentarse a tomar la guardia de la comisaría 42 en horas de la tarde.

Según informó El Cordillerano, el testimonio de quienes ocupaban cargos de jefes durante la desaparición y asesinato de Muñoz complicó a los condenados.

 

Durante el juicio el entonces jefe máximo de la Policía de Río Negro en Bariloche, Juan Ramón Fernández, admitió la conducta irregular desplegada por Luis Irusta y Maximiliano Morales, aunque él mismo, como jefe de la Unidad Regional Tercera había aceptado que desplieguen tareas de búsqueda a espaldas del resto de sus subordinados y presumiblemente también, de sus superiores.

 

“Han surgido consideraciones importantes para la causa madre"

En declaraciones publicadas por Bariloche 2000, el juez Marcelo Barrutia informó que el fallo se sustenta en los testimonios recabados y explicó que el objeto del juicio es exclusivamente si habían cometido o no el delito de allanamiento ilegal, "lo demás son temas que van a interesar a la fiscalía en la causa madre, en la que se investiga la desaparición y posterior homicidio de Lucas Muñoz".

 

Barrutia señaló que este fallo será contemplado en la causa madre y por eso ordenó que se agregue a la causa principal "porque han surgido consideraciones importantes para la causa madre". Agregó que "se ventilaron cosas que hacen pensar que hubo un gran pacto de silencio y cadena de encubrimientos respecto a la causa principal".

Consideró que se han dicho muchas cosas que servirán para investigar la desaparición y muerte de Muñoz.

 

Sostuvo que Irrutia se abstuvo de declarar y Morales dijo que había órdenes de la superioridad de buscarlos, pero señaló que esto no significa que se pueda cometer el delito de un allanamiento ilegal.

 

La abogada de la familia Muñoz, Karina Chueri dijo estar conforme con la sentencia del doctor Barrutia y su mirada amplia de que no se trata de un hecho aislado. Enfatizó que quedó muy claro "lo oscuro de cómo trabajó al policía de Río Negro en la búsqueda de Lucas" y se incorporarán nuevos testigos, dado que hasta ahora, según sostuvo sólo Poblete, aportó información en forma voluntaria.

 

A su vez  expresó el deseo de que se pueda romper el pacto de silencio y dijo tener una mirada particular en los dos agentes. "A mí me parece que Morales no tiene la injerencia que puede tener Irusta en lo posterior". Fundamentó esto en que Irusta evadió la justicia y se fue de Río Negro, además de realizar otras acciones para ocultar información. Sostuvo que la incorporación de los datos brindados por la jefatura "a nosotros nos sirve".

 

Agregó que "cada vez estoy más convencida que hay una parte de la policía involucrada en la desaparición y muerte de Lucas".
 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas