Tamaño letra:

 

El arte sana, el arte nos ayuda a transitar la vida y nos hace personas integras sensibles y felices.
Por eso hoy reivindicamos el arte a través de una mujer que le busca la vuelta a la expresión e integra la fotografía y el arte. Hoy visitamos a Marcela Grandi.


Marcela me gustaría, antes de hablar de la fotografía y la actuación, que hablemos de tus afectos, de las relaciones humanas que te contienen y del papel que juega la soledad en la vida de una mujer creativa.


Llevo tantos años vividos en Viedma como en mi pueblo natal (Gral. Roca, CBA). Mi familia estaba lejos y pasé por extrañar mucho, por no verlos tan seguido, viví el desarraigo, aceptando la nostalgia, siendo realista sobre aquello que esperaba de esta nueva etapa en mi vida y fui conociendo gente y haciendo amigos, sintiéndome contenida.
Hoy tenemos muchas exigencias las mujeres, que hacen que olvidemos mirar nuestro interior, conectarnos con nuestro ser más profundo, nuestra alma, nuestras emociones. Muchas veces tendemos por nuestra propia naturaleza femenina, a satisfacer el deseo de los otros antes que el propio. Al olvidarnos de cuidarnos, nos salimos de nuestro eje, aquel que nos sostiene erguidas y fuertes. Esto produce una sensación de frustración y sentimiento de soledad aunque la mirada amorosa y aprobatoria debe venir de nuestro interior, de pensamientos positivos acerca de nosotras mismas. Celebrar nuestros logros, regalarnos paz, armonía, es lo que nos permite combatir ese sentimiento de soledad.Nos ayudan nuestra creatividad, la meditación, la conexión con nuestro cuerpo, la perseverancia en nuestra profunda relación con la maravilla de la vida.
¿Cuándo entraste al mundo de la actuación? ¿Cómo fue ese acercamiento?


En mi infancia ayudábamos a mi mamá a limpiar un cine –teatro, adiviná qué hacía. Subir al escenario a bailar, cantar, recorrer camarines e imaginar que algún día haría eso de verdad. Al finalizar el secundario tuve un ambicionado proyecto, irme a Buenos Aires a estudiar teatro, pero las posibilidades económicas de mi familia en ese momento no eran favorables. Y en esa búsqueda se me presentaron otras cosas, las elegí, las recibí y acepté, entre ellas ser maestra jardinera y de maternal. Luego con la llegada de mi hija, aprender a ser mamá disfrutándola todo el tiempo posible, sin dejar de trabajar en doble turno.
Pero el tiempo pasó y mi cuerpo me pedía teatro, salí entonces a buscar talleres de teatro en Viedma y en una conocida librería estaba la publicidad de talleres en Casa de la Cultura en Carmen de Patagones; y ahí a los 30 y pico entré a un taller de teatro y sentí que es ahí donde quería estar y que haría esto hasta el final. Empecé así a recorrer este maravilloso camino sin fin de la actuación.


Sos fotógrafa, das cursos y talleres. ¿Qué es lo que te atrae de la fotografía? ¿Qué te gusta captar con el lente?


Paralelo a esto tomé cursos de fotografía con profesionales de la Comarca y descubrí que más allá de las cámaras, los cursos y las súper lentes está la creatividad, el componer, investigar y la P.P.P (práctica, práctica, práctica). Solo me animé a realizar un taller de fotografía inicial, de la mano de Facundo Villani, otro excelente fotógrafo de Viedma. Sigo aprendiendo y capacitándome en este arte, porque me gusta captar con el lente los “momentos, las emociones inolvidables”. Con ideas y proyectos que a su tiempo me animaré a mostrar.
Hablemos de la actuación. ¿Estás tomando clases además de actuar?


Tomo clases desde que empecé en los talleres, siempre que tengo posibilidades con gente de Viedma, de la Escuela de Arte de Carmen de Patagones, y de otras provincias cuando puedo viajar o vienen a la Comarca. Actualmente estoy realizando el módulo II de un Laboratorio de Teatro. Creo que en el teatro hay que entrenar siempre, porque involucra al cuerpo en su conjunto; siempre que el cuerpo responda (Risas).


¿Qué es para vos la actuación? ¿Qué lugar ocupa el arte en tu vida? ¿Qué sentís cada vez que salís al escenario?


Y… La actuación es para mí un permanente descubrir, sentir con todo el cuerpo, es disfrute pleno, es volver a jugar con todos los sentidos, y jugar y jugar... es dejar salir la locura...(Risas). Alguna vez habrás escuchado que los actores estamos un poco locos...(Risas)
Salir al escenario es mágico, es atravesar el telón, sentir las luces y estar en diálogo directo con el público, uno siente la respuesta inmediata de la gente, los silencios tiene su significado, uno sabe si le gusta o no a la gente. Es una sensación única. En mi vida siempre estuvo y está presente el arte, la música, la pintura, la cerámica, el dibujo, la fotografía, el teatro… El arte!


Están por reestrenar una obra con tu grupo de teatro, hablemos de la amistad, el tiempo compartido en ensayos y la felicidad de disfrutar de salir a mostrar el trabajo.


Sí, ya se vienen las últimas funciones en Viedma de “Muerte en Navidad”, un trabajo muy lindo realizado con este grupo de amigos y compañeros talentosos, con quienes poner una obra en marcha es jugar, discutir. Un poco..., reírse mucho, y laburar con compromiso y dedicación. (Me cuesta no hacer chistes en esta entrevista y no contar las anécdotas que me hacen llorar de risa).
A ellos les estaré infinitamente agradecida porque cuando me llamaron para ser parte de “Te Ato con R”, venía de estar recuperándome de un accidente, y volver a actuar me dio más fuerzas aun para sentirme bien, salir adelante y volver a disfrutar de esta “mi pasión”.


¿Quiénes comparten escenario con vos?


En esta obra comparto escenario con Sergio Thef, Daniela Castro, y Rubén Vargas (los nombro por orden de”maldad escénica” jaja.) la dirección a cargo de Rosa Valsechi y Leda Cacho como asistente de dirección.


Cómo es la vida hoy de Marcela Grandi. Te pregunto esto porque muchísimas mujeres se sentirán identificadas con esta necesidad de búsqueda y disfrute, búsqueda hacia adentro, desde el silencio. ¿Verdad?


Mi vida hoy es como la de tantas mujeres que trabajan y acompañan a sus hijos para que terminen sus estudios, que luchan para concretar sus sueños, que deciden vivir haciendo lo que les gusta. Parte de mi vida y mis días son para hacer esto que me hace sentir plena.
 Yo me siento agradecida por el apoyo y los afectos que tengo, porque la vida siempre nos enseña, nos da señales por donde transitar, es hacer el ejercicio de hacer consciente aquello que nos preocupa y hacia dónde vamos.


Si hoy pudieras cerrar los ojos y pedir un deseo, ¿cuál sería?


Mi deseo sería que no haya desigualdades en la primera infancia. Ya que los niños son sujetos en crecimiento, en constitución y es allí donde se sientan las bases para lo que serán esos hombres y mujeres el día de mañana. Con políticas integrales que atienden el entorno de desigualdad en sus familias y la situación de la infancia, ocupando un lugar central en la intervención estatal para materializar los derechos de la primer infancia.
 

Video del día

Noticias Relacionadas