Tamaño letra:

 

Investigaciones han demostrado la acción antiinflamatoria de algunos alimentos que hay que incorporar definitivamente en la dieta, como así también tratar de disminuir otros y eliminar algunos.

 

Por muchos años se ha dicho que ciertos alimentos ayudan a reducir el dolor y la inflamación de la artritis. Los investigadores siguen indagando si la dieta realmente desempeña una función en el alivio del dolor y de ser así, cómo lo hace.

 

Según la especialista en nutrición Ruth Frechman, simplemente se trata de apegarse una dieta saludable a base de frutas, verduras, cereales integrales, nueces y semillas.

 

Las frutas, las verduras y los cereales integrales combaten naturalmente la inflamación y además ayudan a controlar el peso. Es importante mantener el peso ideal para descargar algo de la presión en las articulaciones. Por cada medio kilo de peso que pierde, se reduce la carga de la rodilla hasta en un kilogramo.

 

Alimentos recomendados
 

Aunque no hay un alimento “mágico”, la evidencia crecientemente sugiere que una dieta saludable más la adición de especias y alimentos específicos puede ayudar a combatir la inflamación y el dolor articular.

 

Brócoli, coles de Bruselas y repollo(col). Estas verduras forman parte de la familia de los crucíferos y están repletas de un compuesto llamado sulforafano, que ayuda a retrasar el daño al cartílago en las articulaciones con osteoartritis, según un estudio con ratones del 2013. Aunque los resultados no son contundentes, comer verduras siempre es una buena opción. Trate de agregar estos crucíferos a sus ensaladas y sofritos de verduras. Otros alimentos ricos en sulforafano son la col rizada (berza) y la coliflor.

Ajo. El ajo es miembro de la familia alliaceae, que incluye a cebollas y puerros. Estos contienen un compuesto llamado disulfuro de dialilo que auxilia en diversos trastornos, incluyendo artritis. Se piensa que el disulfuro de dialilo limita el daño de las enzimas que destruyen el cartílago.

Cerezas agrias.Algunas personas con artritis han encontrado alivio a partir de productos hechos con cerezas agrias. La sustancia que ayuda con los malestares de las articulaciones es el mismo que le da a la fruta su color rojo: antocianina.

Cúrcuma. Una de las especias más investigadas por sus propiedades antiinflamatorias es la cúrcuma, la cual parece bastante prometedora. El compuesto que contiene, llamado curcumina, puede ser útil para el manejo de enfermedades articulares inflamatorias crónicas, según un artículo de International Journal of Molecular Sciences del 2012, pero los autores advierten que faltan muchos datos sobre seguridad y efectos adversos. No obstante, este ingrediente se ha usado por siglos en la India para detener trastornos inflamatorios. Si le gusta, hallará esta especie amarilla en la cocina hindú, especialmente en platillos de curry, aunque también se lo puede añadir a los propios.

Vitamina C. Los antioxidantes de la vitamina C pueden retrasar el progreso de la OA. Así lo señala un estudio de la Universidad de Florida del 2011 en que los sujetos que tomaron suplementos de vitamina C mostraron un 11% menos probabilidades de desarrollar OA en la rodilla que aquellos que no los tomaron. La vitamina C se encuentra de forma natural en frutas tales como fresa, kiwi, piña o melón.

Té verde. Esta excelente y tradicional bebida medicinal es rica en antioxidantes y flavonoices, que ayudan a reducir la inflamación.
Potenciaremos sus efectos antiinflamatorios si lo combinamos con un poco de jengibre en polvo y lo endulzamos con estevia.
Recomendamos tomarlo fuera de las comidas, especialmente si sufrimos anemia, ya que dificulta la asimilación del hierro que contienen los alimentos.
También deberíamos elegir un té verde de calidad, a ser posible ecológico.
 

Alimentos que evitar

 

Algunos individuos encuentran que ciertos alimentos agravan su artritis. Por ejemplo, se dice que verduras como berenjena, tomate, papas y muchos chiles aumentan el dolor, pero esto no se ha confirmado en los estudios clínicos. Cuando se trata de la dieta, consuma lo que le sienta mejor. Si usted cree que un alimento en particular le hace mal, elimínelo de su dieta y observe si afecta su artritis.

 

Debe omitir los alimentos ricos en grasas saturadas y trans que se hallan en la carne, frituras y harinas, presentes en muchos productos empacados. En general se trata de alimentos chatarra y pueden resultar en aumento de peso, lo cual empeora los síntomas de la artritis. Si tiende a acompañar sus comidas con refrescos, conténgase. Un estudio del 2013 reveló que la OA de rodilla se agravó en los hombres que consumían estas bebidas con mucha frecuencia.

 

http://espanol.arthritis.org/ 

 

  

Video del día

Noticias Relacionadas