Sanz y Morales, los grandes protagonistas de esta hora son dos inescrupulosos hipócritas.
Tamaño letra:

Ante la decisión de la UCR a nivel nacional de expulsar de sus filas a los afiliados Leopoldo Moreau y Eduardo Santín entre otros correligionarios, expreso mi total y absoluto repudio a esta determinación que no hace más que demostrar que el partido más antiguo de la República Argentina está gobernado por traidores a la causa de Irigoyen y de Alem.


Es obvio que desde hace ya muchos años vienen usufructuando la digna insignia de nuestro partido en beneficio propio, de la forma más corrupta y acomodaticia. Siempre están y nadie, ni el peor de los de los aprovechadores conocidos, puede igualarlos.


Sanz y Morales, los grandes protagonistas de esta hora son dos inescrupulosos hipócritas, actores de reparto que llegan a ocupar cargos de máximo honor dentro del partido radical, interpretando personajes que parte de la ciudadanía compró y sigue consumiendo.


Tres horas de mi tiempo invertí para informarle al entonces presidente del partido Gerardo Morales el grado de corrupción que había en mi provincia de Rio Negro, gobernada por el radicalismo.


Le imploré a Morales que actuara frente a tanto abuso, siendo yo titular de uno de los Órganos de Control y él la máxima autoridad Nacional del Partido Radical. Tengo testigos de ese encuentro entre los que se encontraba el ex legislador Nano Chironi. No hizo nada para ayudar a torcer ese rumbo ni jamás volvió a contactarse conmigo.


Tuve también la desagradable oportunidad de enfrentarme en una Convención Nacional con su presidente Ernesto Sanz, quien en clara violación a nuestra Carta Orgánica proponía que gente sin antigüedad en la afiliación partidaria integrara la Mesa de Conducción del máximo cuerpo partidario. Uno de los beneficiados era el conocido Nito Artaza y de testigo de la confrontación ofrezco al hoy Legislador por el Ari, Jorge Ocampos.


Conozco mucho más de lo que puedo escribir en este comunicado, sé cosas que deshonraron las vidas de nuestros constructores partidarios. Hoy desacreditan al gobierno saliente, tres veces elegidos por el pueblo, me refiero a los K, cuando muchos de ellos, los expulsores, han hechos fortunas personales colaborando un sin número de veces con los gobiernos de turno y contribuyendo al derrocamiento o caída de gobiernos radicales que se reusaban a favorecerlos en sus demandas.


Es vergonzosa la relación promiscua que tienen con la derecha argentina, hoy luciendo sus mejores galas!. Pero el tiempo pasa y sin duda la historia juzgara sus acciones.


Nosotros queremos un debate, lo queremos a cielo abierto en una gran Convención Nacional donde cada uno pueda exponer sus razones! Porqué unos estamos aquí y otros están allá.


En nuestro caso sería glorioso poder transformar en palabras las razones que nos llevaron, de cara a la sociedad, con definiciones claras a actuar decididamente lejos de estos “dirigentes” durante estos años de nuestra vida política.


Acompaño a estos correligionarios con la convicción de que nuestra trayectoria partidaria es más sólida y firme que una decisión endeble dictada en nombre de una ética de la que carecen.


No somos empleados de una de sus empresas, no tenemos nada que revalidar frente a ustedes. En lo que a mí respecta solo quiero decirles que ni Leopoldo ni Eduardo jamás dejarán de ser radicales comprometidos y jamás dejaremos de decir y hacer lo que haga falta para defender los derechos del conjunto de los Argentinos.

 

Por: Ana Piccinini Legisladora- Mandato Cumplido

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas