Tamaño letra:

Hay mujeres que nacen sin vagina, y otras que nacen con una vagina doble. Se trata de los llamados tabiques vaginales que la dividen en dos, suele ser más común que aparezcan tabiques sagitales, o sea, de forma vertical, la cosa es más complicada en el caso de los tabiques transversales, aunque son casos menos habituales. Esta es una de las anomalías más raras del tracto reproductivo y se estima una frecuencia aproximada de 1 entre 70.000 pacientes ginecológicas.


La Dra. Laura Cámara, una especialista chilena aclara: ‘Si este tabique de tejido conjuntivo con fibras musculares, vasos sanguíneos, nervios, y epitelio por ambos lados, es completo y llega hasta la entrada de la vagina, es fácilmente reconocible, con lo que puede que se detecte a una edad temprana. Pero muchas de estas malformaciones que afectan a un nivel más profundo y menos evidente, puede que sean diagnosticadas por la sintomatología que ocasionan en la pubertad o en el inicio de las relaciones sexuales‘. En estos casos, los síntomas más usuales a los que hay que prestar atención son un fuerte dolor abdominal, amenorrea primaria (ausencia de menstruación) o dispareunia (dolor en la penetración), ‘de manera que es obligatorio realizar una exploración ginecológica y, en caso de ser detectados, un tratamiento quirúrgico‘.


Himen imperforado o vaginas taponadas
La falta de perforación del extremo inferior de la placa vaginal causa un himen imperforado y según lo explica con más detalle la Dra. Laura Cámara, ‘una malformación por la cual la vagina queda taponada, impidiendo la salida de flujos como la menstruación o la entrada del pene cuando se desean relaciones sexuales‘, al carecer de la apertura habitual. A veces, es posible ver la malformación a simple vista e incluso en las recién nacidas, pero de no ser así, la experta vuelve a detallar síntomas como ‘dolor genital y abdominal por acumulación de fluidos‘.


El tratamiento recomendado siempre es quirúrgico y, según sea el caso específico, no suele ser muy complicado: generalmente, una incisión o corte que permite el acceso del pene o la salida de fluidos. Según un estudio del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Ciudad de Jaén, luego de un examen exhaustivo y un asertivo diagnóstico, concluyen que el procedimiento es relativamente simple y está basado en una adecuada y cuidadosa exploración física, y pruebas de imagen como una ecografía especializada.


Usen preservativo siempre y cuiden a sus parejas.

 

Dra G

 

Video del día

Noticias Relacionadas