Tamaño letra:

Según la OMS, el promedio de esperanza de vida se incrementó seis años desde 1990. Sin embargo, el cuerpo sigue acusando el paso del tiempo a través de las décadas y los 40 son un momento clave para empezar a incorporar hábitos saludables.


Está claro que al mundo le falta mucho para convertirse en un lugar ideal. No obstante, al mismo tiempo se produjo un aumento en el promedio de esperanza de vida y también mejoró la calidad. Una tendencia que suena alentadora, pero que podría ser contraproducente si no se contempla el cuidado de la salud como una herramienta fundamental. Si bien es cierto que una persona de 40 actual parece el hijo de una símil de un siglo atrás, el tiempo sigue pasando para el cuerpo y es preciso dedicarle su debida atención. La prevención, el control y cambios en el estilo de vida son fundamentales para evitar problemas futuros.


‘La salud es un bien de un valor incalculable, por lo cual, su cuidado debe iniciarse lo más temprano posible instaurándose hábitos saludables.‘, explica el Dr Marcelo Serra, médico Internista y coordinador clínico de la Unidad VHL del Hospital Italiano de Buenos Aires. Y agrega: ‘ Sin embargo, luego de los 40, debe tenerse en cuenta que se incrementan algunos riesgos que van de la mano del estilo de vida y herencia.


Se recomienda la consulta clínica anual o cada dos años, tiempo que dependerá de si existe alguna patología preexistente. Asimismo, se debe controlar la presión arterial, el peso, los lunares, un examen físico completo acompañado de un laboratorio. En caso de existir otros síntomas, como urinarios o digestivos, se profundizará según el caso.


Por Pablo Seoane  

Video del día

Noticias Relacionadas