Dependiendo de la sensibilidad del clítoris de tu pareja y de la cantidad de lubricación natural.
Tamaño letra:

Dependiendo de la sensibilidad del clítoris de tu pareja y de la cantidad de lubricación natural, puedes necesitar aplicar lubricación adicional antes de comenzar con el masaje. Prueba sin lubricante al comienzo, pero si ella te saca o te avisa que es muy sensible, o no siente nada, aplica una generosa capa de lubricación a toda su vulva. Usa sólo lubricantes de base acuosa. (El uso de lubricantes de base grasa como la vaselina pueden originar una infección.)

 

La primera vez que pruebas el masaje del clítoris ten lubricación a mano por si es necesaria. Casi nunca le toques su glande directamente sin lubricar tu(s) dedo(s) (esto nunca debe ser parte del masaje.) Puedes también considerar el uso de guantes de goma o látex. Esto hará a tus dedos muy resbaladizos, lo cual resultará conveniente si el clítoris de tu pareja es extremadamente sensible, o si tienes los dedos ásperos. Los guantes también son convenientes si insertas tu(s) dedo(s) en su vagina durante el masaje, porque las uñas pueden lastimar las paredes de la vagina. Casi todas las farmacias tienen guantes de goma o látex.


Un comentario sobre dar masajes, del clítoris o de cualquier otra clase. Siempre mantén el contacto físico con la persona que está recibiéndolo una vez comenzado. Es muy destructivo quebrar la unión que se genera si retiras ambas manos de su cuerpo a la vez, y colocarlas nuevamente puede ser algo chocante. Con práctica puedes advertir la energía sexual que fluye entre tú y tu pareja. Suena raro, pero es verdad. Tene todo lo que necesitas al alcance de tu otra mano. También es una buena idea tocar su rodilla, y después deslizar tu mano por la parte interior del muslo, hasta finalmente su vulva, como para no penetrar su espacio personal demasiado rápido. Colocar tu mano fría directamente sobre su vulva puede ser chocante y arruinar el clima. Entibia cualquier lubricante que puedas usar antes de aplicarlo a su vulva.


Le masajearás su clítoris usando 1, 2, o 3 dedos. El tamaño y prominencia de su clítoris determinará cuántos dedos debes usar. Si puedes ubicar y sentir su cuerpo clitoral con tus dedos, usa el pulgar y el índice. Si tiene un clítoris bien desarrollado puedes usar tu pulgar, tu índice, y el mayor. Si no puedes tomar el cuerpo y glande porque es pequeño o está oculto, usa sólo la punta de tu dedo índice.


Si puedes tomar su clítoris con dos o tres dedos harás lo siguiente. Muy suavemente toma el cuerpo del clítoris con tus dedos pulgar e índice. Desliza delicadamente el tejido flojo que lo cubre alrededor, primero hacia atrás y adelante, sintiendo la forma y firmeza de su clítoris. Determina cuánto se desliza el tejido a lo largo del cuerpo de su clítoris. Al principio en lo posible, no tomes su glande, si su clítoris es pequeño no podrás evitarlo. Al deslizar tus dedos hacia atrás y adelante, el capuchón también debe deslizarse hacia atrás y hacia adelante, estimulando su glande. Ve despacio, observa las indicaciones de tu pareja como si está disfrutando lo que haces. Intenta mantener el contacto visual con ella en lo posible, o tanto como sea posible. Si no puedes hablar por medio del cuerpo, entonces pregúntale si lo que haces se siente bien. Pregúntale si debes ir más lento o más rápido, o aplicar un toque más firme o más suave. Si ella no lo sabe, simplemente experimenten.


Si no puedes agarrar su clítoris, ubica la punta de tu dedo índice sobre la punta de su cuerpo clitoral o de su capuchón. La experiencia te dirá cuál es más sensible. Mueve suavemente el tejido debajo de tu dedo en pequeños círculos, o hacia atrás y adelante para estimular su clítoris.


También puedes variar la velocidad de tus caricias, muy lenta al comienzo, posiblemente más rápido al acercarse al orgasmo. Tus dedos siempre deben estar agarrando la piel floja que cubre al cuerpo del clítoris, haciendo que se deslice hacia atrás y adelante a lo largo del clítoris. Continúa hasta que llegue al orgasmo. Tan pronto como tenga el orgasmo cambia a un toque muy suave, por ser su clítoris (posiblemente) muy sensible. Después de un par de minutos puedes comenzar de nuevo o detenerte. Jamás detengas el masaje abruptamente al menos que ella te avise que es demasiado sensible al toque, en cuyo caso acaricia su vulva o labios menores por algunos minutos. La idea es mantener el contacto físico después de alcanzado el orgasmo. Cuidense y cuiden a su pareja siempre. Usen preservativo.

 

Dra g 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas