Tamaño letra:

¿Qué mujer no necesitó un hombro masculino (preferiblemente musculoso) donde apoyarse en momentos de estrés y llanto? Todas. Pero, ¿qué pasa si no estamos en pareja y si los amigos varones están demasiado ocupados para efectuar ese consuelo? Alquilamos uno por un par de billetes.


Los Ikemeso (palabra derivada de ikemen, algo así como “guapos” y mesomes, “llorar”) son hombres lindos que desde hace unos días las japonesas pueden “alquilar” durante un rato para que las acompañen en un llanto de alivio por apenas 55 euros la hora.
El servicio de alquiler ofrece tres perfiles sociales distintos -“dentista”, “chico malo” o “viejo sabio intelectual”- y está pensado para mujeres japonesas y, por lo que podemos dilucidar, heterosexuales. 

Video del día

Noticias Relacionadas