Por Marcial Biageti. 
Tamaño letra:



El dicho popular criollo dice que según cómo es el lomo son los azotes, aunque el original es según cómo es el ‘culo‘ son los azotes. Por tratarse de una columna que cuida el lenguaje, preferimos lomo a culo.


 Cuando en un gobierno afloran las crisis o incidentes se muestran la calidad de sus integrantes, la jerarquía o estatura del equipo. El gobierno que preside Don Alberto Weretilneck atraviesa una crisis por la difusión de audios que describen de una manera chabacana y soez un disenso interno entre importantes funcionarios del gobierno rionegrino. El gobierno, como en el dicho popular, tiene la similar calificación que el perfil de su crisis.


 Tampoco conviene exagerar por un asado donde se suelta la lengua porque nadie puede imaginar que se esté grabando y la abundancia etílica ha hecho su tarea, pero por las características de los protagonistas y el nivel del elenco gobernante, el asado adquiere categoría de cuestión de Estado. Sin ideas y por ende sin proyecto, cobran otra dimensión los atributos sexuales y las eventuales acciones que en los audios se aconsejan y que tienen como destinatarios, con sus límites acotados a las partes extremas, del vice gobernador Pedro Pesatti.


 Al mismo nivel, como no podía ser de otra manera, quedan las aclaraciones del Gobernador que acudiendo una vez más a su ‘modo Alcalde de Santander‘ simplifica diciendo que estas situaciones ocurren en un partido grande como Juntos Somos Río Negro en un gobierno grande como el de esta provincia. No se trata, concluye, de un ejército donde la verticalidad es la manera de desenvolverse. Nos permitimos, una vez más, disentir. Si los principales implicados Félix San Martín y Pedro Pesatti vistieran uniforme tendrían acceso a similares prácticas a las que el primero describe con precisión sobre la humanidad del segundo, sin distinción de partido político o fuerzas armadas.


 Siguiendo la línea de las creencias populares los audios remiten al catorce de la quiniela casualmente en coincidencia con la novedosa aparición de un nuevo candidato que se suma a los trece ya enumerados por Domingolíticas. Esta vez trata de un tapado del gobierno, un funcionario que a ojos de Weretilneck ha venido de menor a mayor, acompañando la gestión desde los primeros tiempos.


 El catorce es Luis Fabián Zgaib, ministro de Salud y ex titular del IPROSS. De una familia tradicional peronista de Maquinchao, radicado en General Roca y especializado en los temas de gestión de salud con experiencia en el campo privado. Ordenó y encaminó el siempre conflictivo IPROSS, en los tiempos de buen financiamiento a su favor. Desde el Ministerio de Salud se ha ocupado de las ‘buenas noticias‘ a través de modernizar y equipar los hospitales, la falta de presupuesto ya no lo muestra tan ordenado ni eficiente como en su anterior cargo, creciendo la deuda y el reclamo de los proveedores hospitalarios. Este flanco puede ser su lado débil ya que algunos procedimientos lo colocarían a tiro de presiones y eventuales irregularidades.


 Es de trato amable y firme, accede directamente al Gobernador que es su único interlocutor. Su relación se extiende a las tribunas del estadio de Sol de Mayo, equipo del que no se pierde ningún encuentro, incluyendo algunos de visitante. Y ya que estamos en el fútbol, luego del Mundial de Rusia, Luis Fabián Zgaib sale a la cancha a disputar la gobernación de Río Negro, nada menos que desde General Roca, su ciudad y con el contundente respaldo de Weretilneck. Para secundarlo se piensa en Carlos Valeri, siempre que se lo ubique para que acepte la nominación. Está clara la decisión territorial electoral sobre el eje Alto Valle -Bariloche, que abarca mucho más allá de los dos tercios de los votantes.


 Queda el interrogante del Este de la provincia, específicamente Viedma, donde la decisión es cuidar la figura de Pedro Pesatti que siempre ha demostrado compromiso con el gobierno que integra, y que por estos días de audios y descalificaciones ha merecido por parte de Weretilneck la consideración por su lealtad e investidura de vicegobernador.


 Las turbulencias económicas repercuten en la política, Weretilneck salió a respaldar la decisión presidencial de reingresar al Fondo Monetario Internacional y Miguel Pichetto se apresta a aprobar el rechazo al cuadro tarifario que impulsó la oposición en Diputados. Dos definiciones que repercutirán en la política rionegrina y que traerán consecuencias especialmente dentro del peronismo. Otros efectos más domésticos y poco rescatables se vinculan al rechazo de los concejales del peronismo al proyecto de asfaltar Viedma con fondos del Plan Castello. La miopía de los rencores partidarios lleva al rechazo de obras con la excusa de un riesgoso y poco claro endeudamiento.

 

Calificar de riesgoso el endeudamiento con la provincia de un municipio saneado, por parte del peronismo que prohijó el dólar futuro, las tasas confiscatorias chavistas y la exacción de los fondos públicos con los sobreprecios conocidos, suena tragicómico. Decidir el futuro de los vecinos con los ojos puestos en la carrera política e intereses de dirigentes que no rinden cuenta a los viedmenses es salirse de las responsabilidades centrales y originarias. El socialismo, arismo, odardismo o Río no se cuanto, formando la mayoría que aborta la posibilidad de las obras hace de furgón de cola de un peronismo que no puede dejar atrás tres décadas, un tercio de siglo, de recurrentes fracasos.


 La Municipalidad de Viedma convocando apoyos y gestionando financiamientos alternativos una vez consumado el rechazo muestra un manejo de los tiempos poco adecuados a las demandas de los viedmenses que desde hace tiempo requieren estas obras en su trajinadas arterias urbanas, mucho antes de la aparición del Plan Castello y sus dólares.


 Bariloche se movilizó en contra del acuerdo con el FMI, en una clara muestra de la vigencia de los movimientos sociales que engendró el kirchnerismo. Río Negro sigue dando muestras de la potencialidad electoral del peronismo evidenciada en las últimas tres elecciones. Esto alienta a varios dirigentes peronistas rionegrinos a conformar otras alternativas a Martin Soria como la de Silvina García Larraburu desde Unidad Ciudadana. Queda un tercer gran sector que a partir de una muy concreta posibilidad de Pichetto presidente aliente al Peronismo Federal en Río Negro con representantes propios.


Ya se sabe que cocodrilo que se duerme es cartera.  

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas