Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

El Presidente Macri en sus evidentes esfuerzos para alentar un futuro optimista exclamó ante el Congreso en la Apertura de las Sesiones que ‘lo peor ya pasó‘. Podría haber dicho que se está viendo luz al final del túnel, una afirmación más adecuada si se tiene en cuenta que promedia su primer mandato y pretende la continuidad por un periodo más.


 En el caso de los fines de segundos mandatos sin re elección los últimos dos años son sencillamente túneles en los que la luz no aparece sino en el último trimestre. Como aquellos nadadores que al cruzar el río ven la orilla cercana, pero es tal su cansancio que se sienten tan lejos como al inicio de su cruce. Este parece ser el caso del Gobierno rionegrino, con el agravante que llegar al final del mandato con gobernabilidad le obliga a mantener la ilusión de la continuidad del proyecto más la obligación diaria de conducir el barco al puerto de la transmisión del mando.


 Una pregunta aún si respuesta es sí Alberto Weretilneck dejó definitivamente de lado sus deseos de un tercer mandato. Todo indica que es así, que se ha bajado definitivamente de cualquier estrategia destinada a la continuidad en un tercer periodo. Pero los que conocen su intimidad ponen una ficha muy fuerte a que pretende erigirse en el primer Gobernador de Río Negro en acceder a un tercer periodo. Es posible, cabe preguntarse, si se trata de un objetivo real o de una estrategia para mantener poder y gobernabilidad lo más cercano al fin de su segundo mandato.


 Hay un hecho más que evidente, que el Gobernador está solo en el escenario, mucho más si se tiene en cuenta que aparece como el único en condiciones de agrupar el no peronismo y derrotar la alternativa que encarna Martín Soria. Esto facilitaría los mecanismos institucionales y políticos para construir ese camino, como sería una enmienda constitucional más una interpretación judicial posterior. El temor que genera una eventual triunfo del roquense terminaría alineando a los sectores no peronistas hoy dispersos, sector donde la figura de Weretilneck emerge con marcada nitidez.


 Está claro que los terceros mandatos tienen escasa licencia social, no sería avalado por el macrismo que hace de las no reelecciones una bandera; pero ya se sabe que la necesidad tiene cara de hereje y cuando la conveniencia aparece, los principios retroceden.


 Las elecciones en Villa Regina y el Mundial de Fútbol actúan como hitos en el tiempo, un período de tres meses para aceitar decisiones y ejecutar las estrategias el segundo semestre. Las encuestas provinciales ratifican al Frente para la Victoria superando los treinta puntos, a Juntos del gobierno estacionado en quince, a Cambiemos apenas superando los diez, y el resto indeciso. Un panorama donde los que van adelante no pueden distraerse y los que van detrás pueden mejorar, todos en un escenario muy cambiante y fluido.


 Los veinte meses de mandato que le quedan a Weretilneck se acortan por las elecciones que serán casi un semestre antes. Por eso endurece y acelera. Endurece con los gremios, con el sorismo, presiona a los aliados y pone distancia con el macrismo. Cierra iniciativas con gran porcentaje de acuerdos económicos apuntando al financiamiento del proyecto político. Así debe leerse el manejo de las paritarias y la prórroga de la Concesión del Cerro Catedral que monitorea en apoyo al Intendente Genusso y cierra sus acuerdos con el Grupo Trappa, beneficiario de la concesión. Se centra en el Plan Castello para generar imagen y dinámica de gestión y, otra vez, financiamiento electoral. Impulsa la ley de Participación Público Privada, eligiendo no quedar expuesto, y entonces utiliza los servicios de un legislador leal como Leandro Tozzi. Se trata de una ley hecha a medida de los intereses de los inversores privados, que elimina todos los pasos burocráticos de las compulsas licitatorias de la Ley de Obras Públicas y permite asociar la infraestructura a la inversión privada con la garantía del Estado. Funcionó en Chile, en España, y en no muchos lados más.


En Río Negro viene impulsada por los vientos del Valle Medio, concretamente se trata de un canal de regadío en el paraje Negro Muerto que generaría una superficie bajo agua similar a todo el Valle Medio actual. Una pena que iniciativas tan trascendentes se impulsen en clima de trastienda, sin que el Poder Ejecutivo haga suya tan trascendental proyecto. Es dable esperar que en el debate de la segunda vuelta se expliciten más claramente los números y objetivos, alejándose de la lectura que se está ante una maniobra con nombre y apellido.


El gobierno rionegrino no lograr ordenar el desmadre salarial, entre otras cosas porque los excesos vienen desde el inicio de su mandato cuando amplió sin límites la planta de personal, incorporó sumas al básico sin gradualismo y concedió beneficios de zonas desfavorables sin condiciones. Hoy de cada cien pesos el gobierno decide sobre veinte, todo los demás es para salarios.


Pronosticamos que el gobierno le haría pito catalán a los docentes en agosto. Nos equivocamos, se lo hizo esta semana caminándolos con los aumentos acordados por unas semanas más, aduciendo razones burocráticas y administrativas. Si fuera así podría haber pasado al final del cronograma a los docentes y ganar seis días para el trámite, incluyendo el aumento pactado. La verdad es una sola, se les vació la lata, no hay plata. Todos los fondos específicos y las transferencias internas fueron confiscados para los salarios. Solo la ausencia de la oposición, su falta de contracción al trabajo y el desconocimiento total de cómo funcionan las cosas explican que estas situaciones no salgan a la luz y lleguen a los tribunales. No hay que descartar que el gobierno silencie voces con parte del déficit, que otra vez se ubica en cuatro mil millones anuales.


UPCN trae la novedad de su negativa a los aumentos propuestos. Si se mantiene obligará a decretar la escala salarial, un hecho que, como dice Juan Carlos Scalesi ni siquiera llevaron adelante los gobiernos militares.


Con veinte escasos meses por delante cada una de estas situaciones apunta a la política, y si tienen contenido económico apunta a la campaña electoral. Así será de acá hasta mediado del año que viene. Y si se sabe lo que va a pasar está garantizado el aburrimiento.

Comentarios

Video del día