Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

El lenguaje de la política termina siendo indescifrable, porque casi siempre las palabras definen momentos, y como los momentos cambian las palabras vuelan con las circunstancias. Esta flexibilidad idiomática es la que permite licencias que cubren el arco que va desde el bolazo más grande a la verdad indiscutida en una misma definición. Macri dice lo peor ya pasó, ocupémonos de lo que verdaderamente vale la pena: el medio ambiente y hagamos un parque de Campo de Mayo; de la igualdad de género y que las mujeres ganen similares salarios a los hombres; de la temática del aborto y por favor discutan con la verdad. Y a no olvidarse el cinturón de seguridad. Elude, en su retórica de pastor optimista, la gravedad de situaciones que mantienen en tensión a la sociedad: el quiebre del sistema educativo, del el de salud, del desboque inflacionario, la desocupación, el déficit. Filosofa en línea directa con la gente con temas que requieren una agresiva presencia del Estado, que involucran a la mayoría de los ciudadanos: los pobres, las mujeres, los desocupados. Pero el gobierno que preside no hace pié en el manejo del Estado que tiene que pasar a la acción y se recicla en el minué de la retórica. ¡Miente!, dispara Martín Doñate desde el rencor de La Cámpora; es razonable y conciliador apostrofa Miguel Pichetto; es discurso de estadista exagera Gabriela Michetti, se equivocó de país sentencia Felipe Solá. Acomoda la realidad mediante el consejo del marketing el Presidente con su discurso y se acomodan los opositores con definiciones desde el lugar en que se colocan según sus intereses.


 Río Negro no le va en zaga, aunque por esta geografía la venta de humo además de un estilo supone un vuelo de menor altura. El Gobernador Weretilneck emulando a Fidel Castro eligió la extensión del discurso de Apertura de Sesiones como novedad. Logró su objetivo: lo más novedoso fue la exageradamente larga y tediosa exposición de cuatro horas donde definió como revolucionaria re estructuración del Estado el pase a planta de los becados, cuando un par de años antes las ofrecía en paquetes de cincuenta a opositores y punteros para sumarlos a Juntos Somos Río Negro. Rescató como un hecho constructivo el ‘ahorro‘ en el Plan Castello de ciento cincuenta millones. Debe leerse como la ruptura del pacto con las constructoras rionegrinas que acordaron con el gobierno que preside los presupuestos oficiales que contemplan las necesidades de todas las partes y que por la ineficiencia del Ministerio de Obras Públicas se le colaron las empresa foráneas con los valores del mercado que dejaron al desnudo el sobreprecio de cada obra del Castello. De allí que las obras cuyo volumen supera los cincuenta millones será todas de fuera de la provincia. No es malo, pero no es lo que se quería hacer, y hay algunas partes que quedarán disgustadas y se pagará con obras suspendidas, no iniciadas y cuando no, alguna rescisión. Se puede definir como impericia, otro dirá mejicaneada, otro, como el Vice Gobernador Pedro Pesatti resaltará que se está cambiando la matriz productiva de Río Negro. También por acá las palabras se acomodan como les conviene a las partes.


 Hablando de mejicaneada, hay rumores de enojos y tiros desde la Legislatura en los bloques de Juntos Somos Río Negro y la media docena de peronistas que votan a Weretilneck ‘el desarrollo histórico de Río Negro‘. El ‘desarrollo histórico‘ tiene el nombre de un par de leyes, en realidad las únicas dos leyes que se puedan calificar de tales, que sancionó la Legislatura en este último año. La continuidad de la Licencia al Banco Patagonia y el Plan Castello.


 Sucede que las manos de los legisladores tienen diferente peso. Son más pesadas las cúpulas de los bloques, especialmente los claves para la mayoría especial como Juntos y el peronismo dialoguista. Hay una segunda línea de manos más livianas. Ponele, como dicen los chicos ahora. Luego viene la tercera línea, que son los que se conforman con la dieta, algún nombramiento de un pariente o afines y les basta con lo que ya lograron, una banca para contarles a los nietos y apostar a un incremento de una futura jubilación.


 Para no darle más vueltas, los pesados o primeras líneas se sienten mejicaneados en la Ley del Banco Patagonia y por el Castello. Las miradas apuntan al Alcalde de Santander al que visualizan maniobrando con demoras en las palabras empeñadas y entornado por un grupo de confianza, laderos que le dicen, que no supera la media docena y que desde hace un tiempo califican como ‘sabaneros‘. Es decir los que detrás de Weretilneck continuarán en sus bancas incorporándose en los espacios seguros de una lista sábana.


 Toda una novedad en el lenguaje político rionegrino porque lo de sabaneros para este columnista, hasta ahora, remitía a los habitantes de la Costa Atlántica Colombiana, con su música, lenguaje y comidas típicas de esos Valles que comprenden a las provincias de Sucre, Bolívar y Córdoba.


 La gran incógnita es organizar el no peronismo de la provincia e impedir el triunfo del clan Soria con el Intendente de Roca a la cabeza. Si no lo pueden hacer los dirigentes queda el recurso de acotar y forzar el camino con una ley de segunda vuelta que obligue a un final de dos fuerzas. Los sabaneros con sus bancas aseguradas y las segundas líneas con promesas de cargos en el futuro gobierno más un ponerse al día por los esfuerzos del Castello y ley del Banco completan la tarea que hay por delante. No se puede decir que será lo mejor, pero todo indica que es casi un único camino posible, siempre con Weretilneck y los sabaneros como actores centrales, con Cambiemos y el resto del No Soria en el entorno más cercano.


 De esta manera el Gobernador, que en su sexto año de los ocho que gobierna ha descubierto que tiene que ordenar el Estado, con sus coraceros o sabaneros devenidos en Grupo de Tareas estarán atentos a todas las variables. Si no hay balsas para treinta, con seis lugares cubrirán sus necesidades, que hasta Martín Soria la podría proveer. Sobran muestras que indican que están dispuestos a navegar en todo tipo de mares y con diferentes marineros.

Comentarios

Video del día