Análsis político por Marcial Biageti. 
Tamaño letra:

 

A la Patagonia la persiguen historias de misterios y leyendas desde el descubrimiento de estas tierras. Una de las que más ha perdurado en el tiempo es la de la Ciudad de los Césares, el enclave de oro y plata diez veces mayor que la riqueza que Francisco Pizarro le arrebató a los Incas en Perú. Antes de conocerse como Patagonia allá por el año 1500 se hablaba de ‘tierra de Cesares‘ o Trapalanda denominación genérica para todo el territorio por debajo de Cuzco. Trapalanda es sinónimo de riquezas por descubrir; y según dichos del escritor Martínez Estrada es escenario del conflicto entre ilusión y ficción que se produce cuando los conquistadores llegan a América, un sinfín de riquezas y la apuesta a un futuro que nunca se cumple.


 Ya en los tiempos que corren desde Bariloche se recrea el misterio de Trapalanda. Una región donde Pedro Valdivia y Francisco Villagra pisaron y conquistaron tras las huellas en el Perú de Francisco Pizarro y Diego de Almagro que sigue siendo centro de magnificiencia natural y concentración de riqueza. Dos nombres vayan de ejemplo: Joseph Lewis y el Grupo Trappa. El primero juega en la Champions League europea, los segundos la Superliga de la AFA. El primero apuesta a la energía, el petróleo, las finanzas. Los segundos al transporte, los servicios, el turismo, la ganadería. Ambos entran y salen de los despachos oficiales sin necesidad de audiencias previas, así se trate del gobierno nacional, del provincial o el municipal. Lewis y su representante Pampas Energy invierten en petróleo, eólica y apuestan a lo nuclear.

 

Los Trappa son transportadores oficiales del Gobernador Weretilneck con su empresa de taxis aéreos, contratistas de sus servicios de transportadores terrestres, proveen de la leña a todos los operativos invernales. Todo ello sin licitación pública a pesar de tratarse de montos millonarios. Son concesionarios del Cerro Catedral y terminan de proponer una prórroga de treinta años de la misma luego de pretender cincuenta. Joseph Lewis y el Grupo Trappa transitan caminos comunes y con su trama de intereses construyen afinidades entre el Presidente Mauricio Macri, el Gobernador Alberto Weretilneck y el Intendente Gustavo Gennuso.


 Desde el gobierno nacional baja una línea de apoyo clara al Intendente de Bariloche por lo que no extraña que sea el más asistido por los Aportes del Tesoro Nacional (27 millones en un año). A ello se suman los programas nacionales, las obras delegadas, los fondos para terminar un millar de viviendas. Weretilneck termina de incorporarlo a la carrera por sucederlo rescatando su condición de Intendente y responsable de una ciudad, la más importante de la provincia, recalcó. Una sutil y directa manera de dejar al costado a aquellos que no gocen de esta condición de jefes con territorio. Al mismo tiempo le dio a Gennuso luz verde para convocar y ser anfitrión en su ciudad del relanzamiento de Juntos, el partido del gobierno, durante la última semana de febrero.


 Ser bien visto por el gobierno nacional, contar con el apoyo del macrismo y aparecer en Juntos Somos Río Negro como eventual sucesor de Weretilneck con su consentimiento más el cuadro del paisaje barilochense detrás suena fuerte. Si se le agregan las afinidades conducentes de Lewis y Trappa podemos arriesgar que Río Negro con una candidatura de Gustavo Gennuso va en camino de reverdecer desde Bariloche las ilusiones de Trapalanda o la Encantada Ciudad de los Césares, aunque sería adecuado escribir Trapalanda con otra ‘P‘ en sintonía con el presente: tierra de los Trappa.


 Para el endeble andamiaje de Cambiemos en Río Negro esta salida ‘por Gennuso‘ sería una suerte de volver a dar las cartas, pero con la Casa Rosada manejando el mazo. Todo volvería a fojas cero sin el entramado de compromisos anudados estos dos años que no hacen otra cosa que enturbiar la marcha del proceso. El diputado Sergio Wisky como candidato proclamado desde las legislativas, el Intendente de Viedma José Luis Foulkes que termina de manifestar similares pretensiones, Aníbal Tortoriello de Cipolletti que suena en el mismo rumbo y Adrián Iribarren que logró visibilidad en los últimos tiempos se suman al lote de aspirantes. Ninguno llega a aportar el plus que exhibe Gennuso: Weretilneck y el gobierno provincial, sin cuyo concurso no se podrá derrotar al peronismo.


 Tiene contundente lógica y explicación la afirmación del Gobernador cuando dice que nosotros (por JUNTOS) iremos con candidato propio. Está pensando, ante la demora y confusiones del macrismo rionegrino, en instalar un candidato llave en mano, poniéndolo a disposición de Cambiemos Se viene Trappalanda, en la que la energía, el petróleo, los aviones y el Cerro Catedral seguirán el lucrativo curso de los negocios arraigados en Río Negro hace más de una década con el poder político en subordinada sintonía.


 Hablando de lo que viene acotemos que febrero llega con debate salarial en medio de un descontrol inflacionario que nadie vislumbra menor de veinte puntos. El gobierno nacional acelera el recorte atacando el corazón del problema que es el déficit fiscal. En Río Negro habrá coletazos de los serios y con efectos poco gratos. El presupuesto nacional dispuso 44 mil millones para Río Negro, el más alto de la Patagonia y superior al presupuesto provincial. Creció en un 37 % con respecto al año anterior Es llamativo el porcentaje en obras donde se destacan casi una treintena de jardines y las viales, especialmente las rutas 23 y 22. Río Negro es la novena jurisdicción con respecto al gasto nacional. De toda la Patagonia Río Negro se lleva el 34%. La mala noticia es que el recorte se viene y es de suponer que las prestaciones del Anses y los planes sociales no se afectarán por la poda, por lo que las miradas de ajuste apuntan a la obra pública, el presupuesto universitario, ciencia y tecnología, misiones satelitales, desagües cloacales. Se confirma que la idea que los presupuestos son expresiones de deseos, mucho más en medio del vaivén inflacionario y el tironeo político. Por otra parte es dable esperar escasez de buenas noticias en años sin elecciones.


 Villa Regina aparece en el horizonte electoral cercano. Los primeros sondeos confirman un podio con el peronismo arriba, Cambiemos segundo y el partido del gobierno tercero. Llama la atención una recomendación en la encuesta de Cambiemos, centralizar campaña en el candidato local despegándolo de la imagen nacional. Macri aparece con un negativo que supera el sesenta y cinco por ciento.


 Se viene un año movido en Trappalanda. 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas