Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

 El devenir político argentino no deja de sorprender, hay para todos los gustos. Desde el Papa Francisco mirando por la ventanilla de Alitalia su tierra camino a Chile dejando ‘para después‘ a Argentina hasta Don Alberto Weretilneck prometiendo no obstruir el emplazamiento de una Central Nuclear en la provincia que dice gobernar y en la que rige una ley que prohíbe una infraestructura de esta naturaleza. Ley cuya autoría es de un tal Alberto Weretilneck, Gobernador de la Provincia de Río Negro.


 Hará un año que el Presidente interrumpió sus vacaciones en Villa La Angostura para ocupar una semana en los medios y lanzar en Plan de Desarrollo Patagónico y darle una señal a esta región compensando el Plan Belgrano para el Norte Argentino. No hay noticias de ninguna de las dos iniciativas, la Patagónica preveía reuniones de trabajo técnicas trimestrales y semestrales institucionales. Nada de nada. Este año la interrupción de las vacaciones presidenciales llevó a Macri a Mendoza por los incendios y a Chubut por los Parques Eólicos. Luego se supo que estos emprendimientos energéticos pasaron de una empresa española al Grupo Macri que a partir de la prioridad que el gobierno le dio al sector generó una ganancia de cuarenta y ocho millones de dólares a la familia presidencial. Como era de esperar todo está en los tribunales por la denuncia de los diputados Martín Doñate y Luis Tailhade, vecinos del Valle Medio rionegrino que habitan el Congreso Nacional en el sector de La Cámpora.


 Se sabe que la primera víctima en las guerras es la verdad, y en política la coherencia. Volviendo sobre el tema de la Central Nuclear china hay que señalar que este emprendimiento ha venido para quedarse en la agenda de esta provincia. Macri anotició al Gobernador que su gobierno impulsará la radicación, a su juicio clave para el desarrollo de este territorio. Lo cierto es que la ligazón con China desde lo político y económico cobró fuerza y concreción con Néstor Kirchner y lo profundizó Cristina.

 

China financió la debacle en las cuentas del kirchnerismo y allí surgieron los compromisos de la Hidroeléctricas de Santa Cruz (Kirchner y Cepernic) adjudicadas a grupos chinos asociados con nacionales (Lázaro Báez, Calcaterra). Mauricio Macri inicialmente dudó sobre la conveniencia de continuar esta línea. No tardó en asumir que no había espacio, los chinos no renovaban los préstamos y le ponían bolilla negra a Argentina. Fue a China, emprolijó los contratos de las Centrales podando unos tres mil millones de dólares y avanzó con las Centrales Atómicas. A su lado respiraron los empresarios Marcelo Mindlin de Pampa Energy y los adjudicatarios de las Hidroeléctricas. Ergo, la Central Atómica es, si se quiere, una consecuencia menor de un entramado de política y economía internacional que excede largamente las variables costeras rionegrinas. Para enemistarse con la usura hay que tener el cuello fuera del agua, situación que para nada es la actualidad del país.


 En menor escala le sucede a Don Alberto Weretilneck que hace magia con sus actitudes, declaraciones y mira el final de su mandato como el nadador agotado que cruza el río y visualiza la orilla cada vez más lejos. La fotografía rindiendo examen y cuentas antes el Ministro Frigerio y el Presidente Macri sugiere un festival de reproches, advertencias y condiciones. Apriete que le dicen. La Casa Rosada no le cree, y hace bien. A partir del sainete de la Planta Nuclear AW perdió la estima nacional, sus vaivenes completan el cuadro. Sergio Wisky, Miguel Pichetto aderezan la caricatura. Pero a AW no solo le queda resto sino que primerió con el financiamiento del Plan Castello, al que incomprensiblemente el gobierno nacional dio luz verde. Sucede que para apretar también hay que ser eficiente, materia ausente en la administración macrista.


 Al gobernador rionegrino los reproches del gobierno nacional le entran por un oído y le salen por otro. Escuchó al Presidente y el Ministro mirando de reojo el reloj y pensando en el próximo partido de Sol de Mayo para distraerse. Les dijo que cumple el Pacto Fiscal bajando alícuotas, que hace rato congeló la planta de personal, que se hagan cargo de la crisis frutícola y que defenderá la autonomía municipal de Sierra Grande. Un maestro, a esta altura solo cabe una explicación: Weretilneck tiene un hermano gemelo. No hay otra.


No es el único con doble discurso. El sorista Rochas calificó al Gobernador de cachivache. Ese sector financió la campaña electoral del malogrado Carlos Soria con plata de las mineras a cambio de la derogación de la Ley Anticianuro de la gestión Saiz. Así se hizo y Soria Gobernador recibió en su primera audiencia a Van Ditmar, representante del magnate Joe Lewis hoy identificado con el macrismo. Los Soria apoyaron sin vueltas con su voto los Acuerdos con China con las Centrales Nucleares adentro. Nucleares con Cristina, antinucleares con Macri, contaminantes con Carlos Soria. Anticontaminantes con Weretilneck. Más gemelos.


Sierra Grande encamina su protagonismo. El intendente Nelson Iribarren estableció con su decisión línea directa con la Casa Rosada y colocó a su pueblo en el centro de atención de una política de estado con anclaje internacional. Se aparta de Weretilneck con respaldo del gobierno nacional, provincializa su accionar con mucho camino por recorrer con la perspectiva de mucho por ganar y poco para perder. Estará en la discusión política central de cara al 2019. Por ahora no requiere de gemelos.
Sergio Wisky será la cara visible de la arremetida macrista en la Justicia por la Central Nuclear. Un espaldarazo y una piedra en la mochila a la vez, camino a sus pretensiones de suceder a Weretilneck. Debería ir pensando en un gemelo.


La Federación de Clínicas (FECLIR) cuantificó la deuda del IPROSS en cien millones de pesos, Claudio Di Tella dijo que es inexacto, que son seis millones menos. El Ministerio de Salud, como el resto del gobierno de Rio Negro no paga a nadie desde mediados de noviembre, aunque es un sector ‘que anda bien‘ dijo Martín Soria. Ministro Fabián Zgaib, estás nominado piensan desde Juntos Somos Río Negro. Tiene una salida a mano para esquivar el lapidario elogio y salir del horno: imitar a Don Alberto y decir que Soria se refiere a su hermano gemelo.

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas