El análisis político de la semana
Tamaño letra:

 

Como le gusta decir al Gobernador Weretilneck, Río Negro ha entrado en la historia grande. La sufrida misión técnica, calificada por el primer mandatario como un equipo de lujo, logró colocar en Estados Unidos un bono por 300 millones de dólares destinados al financiamiento del Plan Castello. La intermediación, hecha por los que realmente trabajaron y cobrarán por ello, estuvo a cargo de los Bancos Patagonia y Francés. El resto de los funcionarios viajeros se trasladó a la Gran Manzana para la foto. Durante los últimos dos años Río Negro gestionó o canceló letras por un promedio de 25 millones de dólares mensuales. Esta operación equivale a un año todo junto, con intereses más bajos y vencimientos de mediano plazo.


 Todo funcionó a la perfección, como dijo el gobernador, incluyendo el pacto de silencio que cada integrante de la Delegación debió firmar antes de partir en la Secretaría General que preside Nelson Cides, de quien depende la Escribanía Mayor de Gobierno. En este documento se comprometieron a no divulgar que los fondos serían gestionados por el Ministro de Licitaciones (Obras Públicas) Carlos Valeri que a partir de ahora deberá convertir en las obras que cambiarán la geografía de la provincia. Si trascendía que Valeri llevará adelante las obras, corría serios riesgos el éxito de la operatoria.


 Lo cierto es que este acontecimiento neoyorquino es comparable al espectacular aterrizaje del Airbus 300 de US Airways el 15 de enero del 2009 que se depositó sobre el Río Hudson a la altura de la calle 48, a unas 40 cuadras de donde Weretilneck dio un paso más en esta espectacular venta de humo que lo tiene ocupado desde que es Gobernador. Nunca nadie, ni el mismo protagonista, hubiera imaginado seis años atrás que el humo patagónico oscurecería en el invierno neoyorquino, el cielo de Manhattan como sucedió esta semana. De esta manera hay dos nombres nítidos para estas dos décadas del siglo XXI en New York. ‘Sully‘ Sullenberger Alberto Weretilneck, ambos comandantes, uno del Airbus con 155 pasajeros y otro de una provincia argentina al sur del Río Colorado. El primero realizó una genialidad con los motores parados, y el segundo está logrando un milagro muy parecido, con los motores de la provincia en similar emergencia.


 En tanto esto sucedía en Wall Street, en Bariloche ocurrían dos acontecimientos. Por un lado la muerte de Rafael Nahuel en el marco de la ocupación en las márgenes del Lago Mascardi por la comunidad mapuche. Y por el otro la reunión del G20 custodiada por 1500 efectivos, repasando la logística de la Cumbre del año que viene en Argentina, y que Macri preside desde esta semana. Una postal del complejo y contradictorio presente argentino, del país que quiere y no puede, que a veces nos hace suponer que no puede porque no quiere.


 Los que habitamos estas tierras del Sur somos de los más sorprendidos por los acontecimientos que produce el reclamo mapuche. Como algo que no estaba en nuestro paisaje, y que nadie podía suponer que emergiera con semejantes niveles de confrontación. A tal punto que se puede especular con una energía extra región, como si aquello que no visualizamos lisa y llanamente no formara parte de nuestro paisaje.


El trasfondo económico presente en la ocupación del territorio a fines del siglo XIX en tiempos de la Presidencia de Roca pareciera tener un paralelo en estos tiempos con las sustanciales diferencias del siglo y medio entre una época y otra. Sin duda el valor estratégico de los espacios, el agua y especialmente la incalculable riqueza de Vaca Muerta le ponen a estos conflictos de intereses el inocultable valor de las riquezas en juego. Estamos hablando de la segunda reserva de gas del mundo, que requiere de sofisticadas y cuantiosas inversiones que para establecerse buscan condiciones mínimas de seguridad jurídica y financiera. Lo saben los que necesitan imperiosamente que se establezcan los capitales y lo saben quienes quieren condicionar esta etapa. Es decir, lo sabe y necesita el gobierno y así lo asumen accionando aquellos que reclaman derechos, espacios y mejoras en sus vidas.


Es para otra nota y análisis, pero estas geografías del norte de la Patagonia ya son el teatro de un crecimiento exponencial de los hidrocarburos, del gas especialmente. El eje Neuquén - Bahía Blanca en una veintena de años va en camino de un Rosario - Córdoba en la medida que se complemente con infraestructura industrial la riqueza de Vaca Muerta y el petróleo. Los presupuestos de Neuquén y Río Negro crecerán sustancialmente, lo que obliga a los futuros gobernantes a visualizar y asumir este fenómeno. Río Negro marcha hacia esta etapa sin ideas claras, con objetivos exasperantemente cortoplacistas, casi como un simple protagonista que presta su territorio, mero observador del eje Neuquén - Bahía Blanca.


Como sucede siempre, en el último mes del año se dan a conocer los reclamos gremiales de aquellos que sienten que la inflación golpea y no llegan los acuerdos del nuevo año en marzo. Así lo hizo notar UPCN que como es su estilo incorpora la solución al pedido: un adelanto inmediato a cuenta de los futuros aumentos. UNTER con similar objetivo suma a Maldonado, Nahuel, la reforma previsional y laboral, lo que trasunta la resignación de pasar al 2018 con la carga de retraso de un semestre que lo perdió en las discusiones anteriores.


El IPPV a través de su titular Jorge Barragán se quejó del retraso del FONAVI, y su eventual desaparición, criticando al gobierno nacional. El roquense Juan Martín le recomendó que se dedique a ‘terminar las viviendas actuales‘ insinuando que no hay proporción entre los fondos que recibe y las que construye.


ATE apoya la nominación del abogado Jorge Crespo a la Procuración con el argumento de Weretilneck: tiene el mérito de no pertenecer la Justicia. En este mundo del revés ser de la Justicia es un disvalor, y hace coincidir a ATE con el Gobernador. El Poder Judicial transita el desprestigio en varios frentes. Luego de nueve años la causa Flavors terminó en nada. La politización y mediatización que condenaron a priori a todos resuman su disgusto: ‘quedaron impunes‘ titulan. Los magistrados que ganaron ascensos con sus actuaciones realizadas a medida del pedido de la prensa y apostando a la política para canalizar sus ambiciones debieran retroceder a las fiscalías y juzgados desde donde parcializaron sus conductas. De paso reintegrar al erario público algunos emolumentos de los que hoy disfrutan en cargos a los que no debieran haber accedido, haciendo mal su tarea.  

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas