Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

El intento de radicar en el territorio rionegrino la quinta Central Nuclear termina su periplo de noventa días de la peor manera, con una ley cuya sanción fue impulsada por el gobierno como un manotazo de ahogado, buscando a través de este hecho, la credibilidad que quedó hecha añicos durante el debate electoral y resolución de las PASO. De paso el gobierno simplifica hacia afuera y hacia adentro la explicación de su derrota, obviando lo obvio, que se trató de un claro desacierto en la estrategia frente a una elección nacionalizada a la que concurrió con un nonato denominado Juntos Somos Río Negro.


 Los acontecimientos desde el anuncio del Gobernador Weretilneck de integrar la delegación Presidencial a China hasta la ley de prohibición de generar energía nucleoeléctrica debieran utilizarse de aquí en más en los seminarios de Ciencias Políticas en las Cátedras de Estrategia. Es un modelo de lo que no se debe hacer el conjunto de desaciertos y falta de percepción que exhibiera el Ejecutivo rionegrino ante tamaño emprendimiento. El fracaso político queda para los anales de la corta historia de la provincia, y aunque la comparación no sea la más adecuada por el tema que se trata, solo le faltó el hongo de las explosiones de mediados de siglo en Japón. Para distender la tensión del caso, alguien debiera reclamarle al Gobernador la devolución de los viáticos de su periplo chino, que en tiempo de escasez como los presentes debieran ser considerados. Estamos hablando de quinientos dólares diarios, unos ciento veinte mil pesos.


 Pero vayamos por tramos. El Gobernador acentuó una faceta que viene desplegando hace un tiempo como lo es una tendencia a la sobre actuación. Luego de las reuniones de análisis y catarsis hizo un tweet y un comunicado anunciando la cancelación del proyecto de instalación de la Planta Nuclear. Más tarde envió una ley. No les dio tiempo a sus legisladores a cambiar en ciento ochenta grados sus discursos y argumentos. Como los generales japoneses que retrocedían ante los chinos e ingleses en la segunda guerra que les decían a sus soldados que ahora avanzaban hacia el lado contrario al que traían.


En un gobierno donde todo lo hace y decide el Gobernador es sencillo arrancar para la contraria, basta decir que el Gobernador mandó pegar el viraje. Así se hizo, y a otra cosa. Lo que no se puede decir es que no pasó nada, porque la credibilidad o confianza, si la había, quedó difuminada.


Debemos recordar que un consultor aconsejó al exgobernador Miguel Saiz detectar un tema convocante con efecto central en la zona andina. Así surgió la iniciativa de la ley anticianuro que afectó electoralmente al oficialismo de entonces en Jacobacci, con la pérdida de medio centenar de votos y reportó más de treinta mil en Bariloche y Bolsón.


Luego vino Carlos Soria que concertó con el senador Miguel Pichetto la derogación, previo acercamientos al empresariado minero y convirtiendo en promesa de campaña su compromiso con los empresarios pasó a derogar la ley antiicianuro. Ganó y fue lo primero que hizo. Las leyes suelen tener tanta vigencia como los humores y los intereses en juego, que por estos lares son mercadería por demás fungible como se observa.


En la crisis el Gobernador Weretilneck sobre actúa cambios y decisiones. El dos de Desarrollo Social, Daniel Badie estaba ido antes de las PASO y la Ministra de Turismo, Silvina Arrieta venía herida por esfuerzo propio por su conflicto privado con la tercerísima edad que se hizo público. No se puede hablar de cambios, salvo que se confirmen los rumores que abundan. Dan por “renunciados” a los titulares de IPROSS, Obras Públicas, Salud, Secretaría General, Seguridad y segundas líneas del Ministerio de Gobierno.


En una insólita modalidad para perder el tiempo, el gobierno “renuncia” públicamente a los funcionarios y al mismo tiempo anuncia que se quedan un tiempo más. No está claro como se conduce alguien al que le han pedido que se vaya y al mismo tiempo se le pide que siga trabajando y cumpliendo objetivos. Es lógico que hasta quien les sirve café tenga dudas de cómo conducirse ante semejante dualidad y contradicción. Es el caso de Turismo, debe decir el Ministerio Renunciado de Turismo, Deportes y Cultura.


La realidad es más cruel, ya que el intento de refaccionar el descolorido edificio gubernamental debe demorarse hasta octubre. Es elemental que no hay muchos en condiciones de aceptar cargos hasta ver qué pasa en octubre, y cuidado que desde allí al nuevo gobernador hay un año y medio. Salvo aquellos que se hayan endeudado en el Plan Ahora Dieciocho que estarán pensando en aceptarle un cargo al actual gobierno para saldar cuentas. De ser así, ha llegado la hora de funcionarios golondrinas, como aquellos obreros que sin arraigo vienen en busca de un trabajo que los conduzca al próximo hasta encontrar la estabilidad. En la primavera que se viene nace un gobierno golondrina.


Además de las ya mencionadas credibilidad y confianza, otras de las víctimas del complicado momento que transcurre el Gobierno es el humor. Nadie se sonríe en las fotos, cortan una cinta y el clima es de velorio. En un par de entrevistas radiales el Gobernador levantó la voz, llegando a “renunciar” a una funcionaria de Educación durante la entrevista. En otra discutió con el periodista reclamándole que le pidan explicaciones a las legisladoras Odarda y Soria por el apoyo a la ley que prohíbe las carreras de galgos, advirtiendo que siempre estuvo de acuerdo con los galgueros y su actividad.


El gobierno nacional contestó desde el Ministerio de Energía el viraje nuclear rionegrino, el Ministro Frigerio atendió las explicaciones del Gobernador. La política se nutre de momentos, lo que es hoy mañana puede no serlo. Pero los hechos terminan siendo antecedentes que construyen relaciones y conforman reacciones hacia el futuro. Ya nada será igual para el gobierno rionegrino. Hacia sus entrañas, frente a la población de la provincia y frente al Gobierno nacional. Como dijera el Gobernador, la Planta Nuclear marcará un antes y un después para Río Negro. Nunca imaginó que acertaría solo la primera parte, ya que esa definición aplica más a su gobierno, y por su estilo, a su devenir político. 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas