Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

Es una de las frases hechas muy populares, con inescrutable origen: perdido como turco en la neblina. El mágico Google ayuda: es por el clima seco y desértico de Turquía sin neblinas por la ausencia de humedad o por un vino de Turquía que generaba borracheras con visiones borrosas. Lo cierto que lo traemos a colación por el estado de confusión que se observa en el gobierno rionegrino luego de las PASO que lo dejaron más que descolocado. La única expresión del gobierno es la figura del Gobernador, por lo que los análisis, las catarsis, los mea culpas y las nuevas estrategias solo las puede hacer Weretilneck. Es la razón por las que nadie se hace oír en sus reuniones, la causa por la que se indigna cuando escucha que el gobierno fue castigado con el 17%, que es una manera de decirle que el castigado es el Gobernador. Los más indulgentes encuentran en la Planta Nuclear china la calidad de chivo expiatorio, el propio Gobernador echa mano a la nacionalización.


 Nadie asume que una derrota de esa característica obedece a varios motivos, y que por ser generalizada en todo el territorio provincial existe una causa que repercute en toda la geografía. El Gobernador no va a admitir un error de diagnóstico por el cual se toma una estrategia tan equivocada como suicida. Entre otras cosas, porque al ser titular de un unicato es el responsable central, como en su momento lo fue de las victorias. La manera de neutralizar una elección intermedia legislativa nacional es disfrazarse en un sello nacional o en una alianza. El gobierno rionegrino hizo lo contrario: hizo debutar un sello provincial en soledad frente a un electorado que sólo sabe de Macri y Cristina. Los Soria se quedaron con Cristina, los de Cambiemos con Macri, lo de Juntos Río Negro con nadie. No es cuestión de hacer leña del árbol caído y con el diario del lunes, pero la borrachera del 52% hace dos años atrás tiñó de soberbia las decisiones de las PASO. Es adjudicarse aquel abultado porcentaje a título personal cuando la acumulación en JSRN era un medio para neutralizar a Miguel Pichetto y un kirchnerismo ya herido, más un radicalismo que olfateaba seguir siendo partido de gobierno. Mucho voto prestado que se asumió como propio, aquella contundente victoria incubó este estruendoso fracaso.


 Ese coletazo de poder sigue nublando el futuro del gobierno, que al parecer con bronca dispara para el lado del fuego.


Sin la Central Nuclear el resultado era parecido. Si no se admite y asume la crisis de gobernabilidad de la que no se puede salir en soledad el gobierno rionegrino está en serios problemas. Como añadidura acelera la llegada de Marín Soria a la gobernación. Ante eso tiene que ponerle alegría al velorio y hacer sonar la canción de moda: Felices los Cuatro. ¿Quiénes son los cuatro? El Gobernador Weretilneck primero que tiene que asumir el cierre lo más ordenado posible de su segundo gobierno. Para ello necesita del gobierno nacional y el ascendente macrismo, es decir el segundo integrante del cuarteto feliz. El tercero es Cambiemos, la franquicia provincial del macrismo que vía Casa Rosada debiera encabezar la entente hacia el 2019, mientras contribuye a la gobernabilidad del presente. El cuarto es el peronismo disidente de Soria, el mismo que el roquense ninguneó hace dos años cuando se dirimió la gobernación.


Lejos de este panorama el Gobernador decide poner distancia y confrontar al macrismo. Ratifica su equipo de gobierno cuando debe mandar a la casa a la mitad de ellos. No tiene gabinete, no desde ahora, desde hace rato. Sin Obra Pública significativa y pagando a los contratistas a seis meses de las certificaciones, sin Obra Social, sin respuesta en fruticultura, en turismo, en los hospitales, sin Bariloche, sin Roca, con dificultades en Cipolletti y ahora en Viedma. Sin posibilidades de reelegir encabezando una fórmula con su persona, el único de JSRN en condiciones de juntar votos. Si hoy vale seis, el riesgo es valer tres en octubre, con los dos años últimos de gobierno por delante.


Como prueba de la confusión y obstinación en ver el problema en los demás el Goberndor termina de rechazar la instalación de la Planta Nuclear en Río Negro. Si el objetivo es recuperar votos, que vaya sabiendo que los que no lo votaron por eso lo harán de la misma manera para que no cambie de idea otra vez, y los que lo votaron no lo harán en gran número por su falta de entereza. ¿Dónde está la ganancia?


Además se malquista con la Casa Rosada que maneja la única balsa que lo puede llevar a la orilla. Se enojarán los chinos que financiarían el primer parque eólico rionegrino. Pasa a Cambiemos a la oposición activa con lo que acumula ocho de cada diez rionegrinos en contra. Hizo hablar a todo el gobierno, intendentes y legisladores en favor del emprendimiento y ahora los deja colgado del pincel. En lugar de morir con las botas puestas, maniobrar en alianzas de acuerdo el mensaje del voto, asumir su condición de gobernador por dos años, sale a la desesperada en busca de una reivindicación mucho más personal que de su condición de gobernante. Se encamina a morir en patas, sin tener siquiera las botas puestas.


Respiran, mientras tanto los empleados de ALPAT SA que recibieron un préstamo subsidiado del gobierno como los mineros chinos de Sierra Grande, los pescadores artesanales de SAO. Subsidiar a ALPAT es hacerlo al Grupo Cristóbal López. Es imposible no pensar en los cortes de Ipross, el retraso de los aportes a la poda en el Alto Valle, los pagos retrasados a proveedores, la falta de insumos a los hospitales. Qué fundamenta otorgar dinero público barato a una empresa de Cristóbal López, que no sean los votos en San Antonio. Siguiendo la lógica del gobierno, a juzgar por los resultados de San Antonio, habría que ir ahora y sacarles la plata al igual que se decide con el asentamiento de la Central Nuclear.


Háganse cargo los que no laburaron dijo el Gobernador, notificando a sus seguidores que nada tiene que reprocharse, ya que él trabajó. Alcalde de Santander en estado puro. 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas