Por Marcial Biageti. 
Tamaño letra:

 

Tres semanas para unas elecciones que nadie quiere. Ni los ciudadanos, ni los gobiernos ni los opositores. Sin clima electoral, totalmente subordinado al agudo ambiente económico social, al punto que el resultado siempre importante cambiará muy pocos las cosas como lo decíamos en la columna de la semana pasada en la que comparábamos la situación del país con un trabado juego de solitario.


 Lo cierto es que el gobierno marcha hacia el crucial examen electoral resignado frente a la crisis económica exhibiendo índices en su mayoría negativos. Todas las mejoras, si vienen, quedan para más adelante, mientras son del presente los indicadores negativos que impactarán en el resultado. Se sabe que se pueden perder elecciones y luego arremeter en busca de la mejora. También se sabe que para ello hay que tener poder político, actitud y capacidad de maniobra para torcer los rumbos.

 

El interrogante es si ante un cuadro como éste, el macrismo tendrá o generará, esas condiciones a dieciocho meses de un recambio presidencial.


 Para la oposición, los interrogantes son similares a los que se suma la ausencia de liderazgos que superen su fragmentación. O sea, otra vez acudimos a la imagen de la Argentina atrapada en la coyuntura, trabada, depositando las ilusiones en el fondo de las grietas que nos aquejan.


 Se supone que no todo es tan negro como parece, que este período, en el peor de los casos generará una transición necesaria para que lo peor del pasado pierda vigencia y vaya mermando su capacidad de daño político. Lo termina de resumir Alfredo Cornejo el gobernador de Mendoza, anfitrión de la Cumbre del Mercosur que se realiza en esa provincia, diciendo: aunque al Presidente no le guste, este es un gobierno de transición.


 Esto explica la centralización de la campaña, por parte de Cambiemos, en la corrupción kirchnerista con epicentro en la expulsión de Julio De Vido de la Cámara de Diputados ‘por indignidad moral‘. Con esta discusión y la incógnita sobre si alcanzan los votos para ese objetivo, llegarán al segundo domingo de agosto tratando de eludir la negatividad de los indicadores económicos. Como curándose en salud el macrismo se refugia en las dos etapas, PASO y generales de octubre, que ofrece el sistema, lo que tiene alguna lógica porque con los resultados de las PASO, el gobierno es el actor principal y con mayor capacidad de maniobra de cara a octubre.


 Hablando de curarse en salud, el gobierno de Río Negro tomó este rumbo con “honestidad brutal”: estamos peor que antes, despachó el Gobernador Weretilneck sin anestesia. Pensar que un par de semanas antes estaba preocupado por una similar toma de distancia con el macrismo que había trasuntado Pedro Pesatti. Lo cierto es que el Alcalde de Santander revoleó el frac de las misiones al exterior con Mauricio y al parecer lo arrojó tan lejos que no piensa usarlo por un tiempo.


 Es evidente que estas legislativas se le han convertido al gobierno rionegrino en un cuello de botella que si lo supera tendrá posibilidades ciertas de maniobrar en busca de la continuidad. Por ello se aferra a la figura del Gobernador, ni siquiera a una gestión, que por otra parte cuesta visibilizar y mucho más defender. El grupo que rodea a Weretilneck en Juntos Somos Río Negro debiera filmar un spot para Polémica en el Bar reproduciendo lo que desde el inicio de esta etapa rionegrina todos cantan obsecuentemente a coro ¡Albertito, Albertito, Albertito! Y que no tienen más remedio que seguir cantando cada vez más fuerte.


 Es la energía que se necesita para seguir caminando, mucho más teniendo en cuenta que el déficit y el endeudamiento genéricamente representan catorce sueldos por año por el impacto de los intereses. Hace noventa días que no cobran las empresas constructoras, desde abril no lo hacen los medios, Salud, IPROSS, y la mayoría de las empresas del Estado arrastran moras de más de un trimestre. Con el tema deudas surge un malestar tardío entre los intendentes por el Plan Alberto Por Siempre o Plan Castello en relación a las elevadas tasas de interés con que se aprobó en la Legislatura. Triplica la tasa internacional, que no llega a cuatro puntos mientras se aprobaron nueve puntos sin quedar claro el coste de las comisiones.


 Las luces amarillas sobre las elecciones están encendidas, para todos porque nadie puede asegurar nada. En la incertidumbre aparece como más sólido por historia pasada y reciente, el voto del Frente para la Victoria que encabeza María Emilia Soria. Tendrá que vencer las resistencias internas del sufrido peronismo rionegrino, tarea en la que su hermano, Intendente de Roca, no avanza lo suficiente. Hay que ver que la dilatada geografía provincial demanda un mínimo de mil seiscientos fiscales para cubrir otras tantas mesas. La nacionalización de la Legislativa de medio término complica la pretensión provincializadora edulcorada de los que marchan al grito de ¡Albertito, Albertito, Albertito! Las huestes macristas de Cambiemos dan la bienvenida a la nacionalización que al menos los muestra por encima del potencial propio. Hay incógnitas por arriba, es decir quién gana y quiénes se reparten las dos bancas, donde se anotan el FPV y JSRN. Y el otro interrogante es por abajo para ver quiénes son terceros y cuartos entre Cambiemos UCR y el ARI de Magdalena Odarda.


 Las vacaciones de invierno muestran los cambios de estilo y escaso compromiso en la práctica política. Quien se mencionó como posible candidato del gobierno, Claudio Di Tella, Presidente del IPROSS, partió de vacaciones por un par de semanas seguramente estresado por la definición de la lista. No es para preocuparse, solo se ausentará de sus funciones cuatro días, sumando los dos semanales que trabaja. En Bariloche se destaca la buena imagen de Carlos Valeri, ministro de Licitaciones, más el peso del apellido de la segunda candidata del oficialismo (Balseiro). Sorprendente.


Dicen que los gobiernos se ven en las crisis. La nieve de Bariloche mostró que el gobierno rionegrino no puede ni organizar una venta de panchos en el Aeropuerto más importante de la Patagonia con veinte vuelos diarios en Alta Temporada. El Ministerio de Las Fugas, mal llamado de Seguridad, fue noticia, para variar, por un intento de fuga. Un preso fue transportado en un coche para bebés que tuvo la mala suerte de hundirse en el barro de las calle de acceso al penal. Igual fue noticia nacional, un logro.


Para el equipo de gobierno de Río Negro Polémica en el Bar, de lunes a viernes, en América a las 20,15 horas, es cita obligada para ir ensayando y no desentonar.  

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas