Por Marcial Biageti.
Tamaño letra:

 

Todos sabemos qué es un pagaré.


Se trata de un documento que extiende una persona a otra mediante el cual contrae la obligación de pagarle una cantidad de dinero en la fecha que en él se fija. Cuentan que nació en el norte de Italia durante la Edad Media con el objetivo de evitar el traslado de grandes sumas de dinero.


Los señores feudales propietarios de la tierra que habitaban fortalezas en lo más alto de la zona (Castello o Castillo) se comprometían a cancelar sus deudas con los dueños de los otros Castellos mediante la firma de este instrumento.


La ley que se termina de aprobar autorizando al Gobierno de Río Negro a contraer deuda por quinientos ochenta millones de dólares es un pagaré que los representantes del pueblo autorizaron a emitir al Poder Ejecutivo que de ahora en más comienza la segunda etapa del proceso que desembocará, según la versión oficial, en un antes un después de la Provincia posibilitando de esta manera la infraestructura vital para su desarrollo.


Esta primera etapa ha sido lo más parecido a una gran humareda, con gobierno, intendentes y legisladores azuzando la atmósfera mientras se sumaban los votos necesarios para su aprobación.


En este tiempo, como parte del humo, se fueron preparando los argumentos a favor y los en contra.


Hace seis meses que se viene hablando de la iniciativa y como no podía ser de otra manera hubo quien pidió una prórroga de un par de semanas.


La prórroga debiera ser declarada monumento nacional.


Se entiende desde el pragmatismo político la movida del Gobernador. Viene con sus cuentas en rojo hace más de un año, con el final feliz cada vez más lejos e ilusorio porque nada indica que el promocionado despegue económico macrista surta efectos en las arcas provinciales al menos por un año más.


Imagínese el lector que sus ingresos no le alcanzan para vivir, ni viajar, ni poder pagar los estudios de los hijos ni cambiar el auto.


Pero puede endeudarse para todo eso y algo más con la ventaja que los vencimientos lo pagarán otros y más adelante. Tentador sin dudas. Agréguele que mientras usted pinta el nuevo y feliz panorama a su familia, ya nadie se acuerda que la plata no alcanza y que las únicas peleas se originan en cómo gastar el dinero del crédito.


Todos hemos visto esas terribles escenas en que desde los aviones se arrojan comida a los pueblos africanos golpeados por la hambruna.


La segunda etapa de este proceso de fumata gigante requiere canjear el pagaré por plata.


Esto viene acordado desde hace un tiempo en el marco de suplir emisión por dólares del exterior que alienta el gobierno nacional.


Condición básica y excluyente que la plata no vaya a déficit ni a financiamientos de gastos corrientes...


La misma condición con que se aprobaron las renegociaciones de los contratos de renovación de las áreas petroleras.


Como darle la plata a un comedido para que nos saque la entrada desde el interior de la cancha de fútbol así evitamos hacer cola frente a la ventanilla.


Dos cosas pueden suceder: que cumpla y saque la entrada. La otra no hace falta escribirla, basta mirar la suerte de los fondos petroleros.


Para negociar el pagaré hace falta el visto político y técnico del gobierno nacional y de bancos que faciliten el crédito.


El gobierno nacional tiene en su propio descalabro que le acota su maniobra y por ende su límite de autorización.


Entre Ríos y Buenos Aires que van delante de Río Negro están peleando su trámite, con riesgo de suspensión y de reducciones. Pregunta al margen, se juntarán los mismos que lo hicieron para repartirse las obras para hacer la mitad de ellas.


Es una posibilidad que la mitad se quede sin obras habiendo aportado su voto.


En esta segunda etapa es prioritaria la succión permanente de la humanidad del macrismo, alabarlo, desearle suerte, acompañarlo, defenderlo, justificarlo. Hacerle de maletero. Este proceso ha sido cumplimentado con creces por parte de Río Negro. Solo falta ofrecerle la seguridad de los penales rionegrino a Gustavo Arribas si el escándalo Odebretch lo complica.


Ser una ‘Macriprovincia‘ asegura una menos complicada segunda etapa del pagaré para financiar el Plan Castello o Alberto PS (Para Siempre). Superada esta segunda etapa, queda la tercera y última. Que el país y la provincia sean sujetos de crédito y garantía de repago al momento de la demanda de fondos.


Con lo cual el resultado de las elecciones legislativas marcará la suerte, y el momento, en que todo el operativo culmine.


El primer ladrillo del Plan Castello que el Gobernador y su virtual Ministro de Obras Carlos Valeri prometieron para noviembre apunta a que fraguará con más tiempo, recién en 2018. La humareda igual mantendrá a todos entretenidos, y ocultos, hasta esa época.


Es un pagaré el financiamiento aprobado para el Plan Castello, lo fue la ley que autorizó los fondos petroleros y también lo fue el papel que asegura al tenedor del mismo dos botellas de cervezas y una de fernet con la firma y sello de un funcionario provincial.


Este último es, por ahora, el único pagaré que se efectivizó porque no se conoce reclamo al respecto.


Quienes acompañaron los votos necesarios para la mayoría que posibilitaron la aprobación carecieron de creatividad.


Salvo la espontánea, y por lo tanto honesta confesión de Alejandro Palmieri, titular de la bancada de Juntos e informante del proyecto.


Dijo: ¡nunca he trabajado tanto! Ricardo Arroyo reclamó audacia en un tono solidario que lo presumía poseedor de esa materia prima, sabedor que al gobernador se le pueden endilgar algunas cosas, mas no carecer de iniciativa y audacia.


Tanto humo tendrá un adicional impactante con la radicación de la Central Atómica.


En la campaña que se avecina habrá que circular con máscaras, y habrá más humo que en una noche de helada en el Alto Valle.


De ahora en más se vienen las listas y las candidaturas. Parece inevitable la nacionalización de la elección.


Habrá que ver cuántas listas competirán en Río Negro. Si se trata del gobierno con Juntos, del Frente para la Victoria, del Frente Renovador, de Cambiemos y del ARI sobrarán opciones para manifestar apoyos y disconformidades. Será la hora de registrar la efectividad de tanto humo reinante frente a la realidad que mantiene la tensión social intacta y agazapada. 

Comentarios

Video del día

Noticias Relacionadas